Una de las canciones que más escuché este año

Lo mejor y peor del 2011

En cuanto a cine, obvio. Basta de balances personales.

Voy a mencionar las películas que más me llamaron la atención. No sé si hubo mayor cantidad de mejores películas (siempre en cuanto a mi parecer) o es simplemente que aquellas que no me gustan las olvido rápidamente y no me inspiran a escribir demasiado. Resalto también que pongo películas que han sido estrenadas aquí este año, aunque no todas sean del 2011.

Mi película de este año no creo sea una sorpresa para quienes me vinieron leyendo, porque la mencioné en más de una ocasión y siempre explayándome en lo mucho que la había disfrutado, a mi manera, sufriéndola. Y es Blue Valentine. Aquella película que me llegó en el momento justo (o no) y quizás también a eso se deba todo lo que provoca en mí. Pero aún separándome de todo eso, me encuentro con un film extremadamente realista, honesto y sobretodo brillantemente actuado por esos dos jóvenes grandes actores que son Michelle Williams y Ryan Gosling. Esa estructura interesante que permite no sólo saltar de una historia a otra, sino contrastarlas fuertemente hasta llegar a un final inevitable.

Este año también pudimos ver en el cine lo último de una de mis directoras preferidas, Sofia Coppola. En Somewhere nos encontrabámos con una joven Sofía (aunque no se llame así) interpretada por una Elle Fanning estupenda, natural, hermosa y sutil, que irrumpe en la vida caótica (aunque en la película reine el ritmo lento) de su padre famoso, un gran Stephen Dorff. Una película que retrata más emociones que acciones, el cine de Sofía en su máximo esplendor.
Otra linda sorpresa la tuve cuando vi en el BAFICI pero no mucho después llegó también a los cines comerciales, Copie Conforme, con una Juliette Binoche más hermosa que nunca. La película retrata un encuentro (¿o reencuentro?) entre un hombre y una mujer al mejor estilo Before Sunrise, enmarcada en la bella Toscana italiana. Una película romántica, divertida, llena de diálogos geniales y la frescura que hace a Binoche aún más hermosa de lo que es.
Linda fue también la sorpresa de que, cuatro años después, llegaba a nuestros cines Les Chansons d’Amour, una película de Christoph Honoré, un musical romántico, protagonizado por Louis Garrell, Ludivine Sagnier y Chiara Maistroianni. Una película donde sus protagonistas cantan sus sentimientos, se enamoran, sufren, pierden, se pierden, se vuelven a enamorar y se encuentran.
También tuvimos oportunidad de ver en el cine Last Night, una película que si bien no es del todo perfecta (insisto en que hay una línea argumental ahí que no me termina de convencer) es capaz de provocarnos sensaciones, recuerdos quizás. Una película sobre las decisiones que tomamos en nuestras vidas, que a veces no son las mismas que nos dicta el corazón.
Volvió y con todo Lars Von Trier y nos trajo su hermosa Melancholia. Este hombre que se deprime y hace películas, y nos deprime también, aquí nos cuenta una historia de dos hermanas y sus dos visiones sobre el apocalipsis que se aproxima, todo con un conjunto de hermosas imágenes hermosamente musicalizada. ¿Repetí mucho la palabra hermosa? Es una de las que mejor define para mí esta película.

Dentro del cine nacional, aún me quedan varias por ver. El Estudiante por ejemplo recibió gran cantidad de críticas favorecedoras y todavía siguen dándola (y prometo que la voy a ir a ver). Vaquero fue otra bien recibida. Aballay la vi y si bien creo está bastante bien la película no llegó a maravillarme. Revolución, el Cruce de los Andes también me pareció buena. Pero yo me quedo con una película más pequeña: Medianeras. Por su modo interesante de contar una historia que no es historia hasta el final y por cómo retrata nuestra caótica y querida Buenos Aires, por esos personajes tan particulares y cercanos.
Y por último, película que no llegó a las salas pero fue una muy linda sorpresa, Submarine. Prácticamente todo lo que me gusta del cine está ahí. Personajes singulares y aniñados (sean niños o adultos), situaciones absurdas, linda música, en este caso de Alex Turner, e historias de amor y de familia que se mezclan y entremezclan, que una afecta a la otra. Imposible no encontrar la influencia de mi director preferido, Wes Anderson, en ella.

Películas malas, o que a mí no me hayan gustado, también las hubo. Creo que en mi primer puesto está La Profecía del 11-11-11. Una película de terror, horriblemente filmada, sin sustos verdaderos, con un protagonista bastante cliché (escritor de terror que ya no cree) para una película que trata sobre la religión y un final forzado que pretende tirar por la borda todo lo que se contó en los minutos anteriores de la película. Un poco como pasa en la primer Saw, del mismo director, el final llega de manera rápida para develarnos lo ‘impredecible’. Bastante aburrida, se hace más larga de lo que parece.
El género de terror y suspenso me encanta, pero es donde más fácil es hacer una película mala. Carlos Sorín se introdujo en este género de lleno y estrenó El Gato Desaparece. Sólo puedo rescatar de esta películas las actuaciones de sus dos protagonistas y que, cada tanto, se generan buenos climas. Pero la historia, a simple vista interesante, no termina siendo muy fuerte y la película pasa de un falso susto a otro (que ni siquiera creo puedan llamarse sustos) hasta un final que ni bien empieza la película nos piden no contemos después de verla, muy innecesario.
Steven Soderbergh nos trajo otra película con un elenco súper estelar y una historia que habla sobre la paranoia que se genera ante la aparición de cierto virus que se propaga rápidamente. Kate Winslet, Marion Cotillard, Matt Damon, Gwyneth Paltrow y Jude Law son algunos de los actores que se pasean por la película, cada uno con su propia trama, que o nunca termina de empezar, o nunca se termina de cerrar. Personajes con los cuales no se genera empatía. Tampoco logra los climas suficientes para generar tensión entre tanta paranoia. Bastante decepcionante.
También tuvimos la oportunidad de ver a dos actores hermosos haciendo de pareja en The Tourist. Si años atrás me hubiese enterado que iban a protagonizar una película juntos, probablemente me hubiese desmayado de la emoción. Bueno, cuando lo hice me emocioné bastante. Pero lamentablemente ni Angelina Jolie ni Johnny Depp son los mismos. Ambos tienen un pasado más salvaje, que los hace más sexies también. No sé si es el paso de los años, la madurez de cada uno, o simplemente que parecen no gustarse en absoluto, pero lo cierto es que, entre otros tanto, el gran fallido de esta película es la poca química que hay entre ellos, que siempre parecen fríos y distantes, haciendo aún de esas escenas con beso romántico, algo muy sobreactuado. Hay algún gag efectivo, una linda fotografía (bueno, unas hermosas locaciones), y varias escenas de acción. Hay también personajes secundarios desaprovechados, escenas súper clicheadas, y el típico final ‘impredecible’.
De Nicolas Cage, que se la pasa estrenando películas, sólo he visto recientemente Seeking Justice. Una película que parte de la premisa de la venganza para derivar en una historia con varias vueltas de tuerca, una película de acción con grupo que se parece bastante a Los Simuladores, pero bastante más malos. Más malos porque son malos, asesinos; y más malos porque mientras los simuladores hacían todo de manera cuidada y por lo tanto ‘perfecta’, acá cometen bastante tropezones. Por momentos parece un delirio y más que un conjunto de ‘buenas escenas de acción’ no le encontré.
Por último, como modo de balance, menciono mi experiencia con el final de la saga Harry Potter. La menciono porque hasta el día de hoy me siento un poco decepcionada con tal.
Y algunos grandes regresos emparentados al cine de terror. El de dos directores emblemáticos, John Carpenter y George A. Romero, y el de la saga Scream.
No deja de ser un año interesante para el cine, entre tant0 3d, ¿no?

Recibida

 

Comparto con ustedes algo muy importante: desde anoche soy una guionista de Cine y TV recibida. Si bien creo que uno es guionista simplemente cuando escribe guiones, el hecho de tener una carrera atrás lo avala aún más porque es la prueba de que se hace ‘sabiendo’.

Y que esto suceda en este momento no sólo implica que me recibí en fecha (porque no dejé materias colgadas, estaba muy dispuesta a dar todo no importa si costaran más horas de estudio), sino que llega en el tiempo en que uno hace balances. Y, como me dijo mi profesor, ‘¡Qué buen plot para tu vida!’.

Balance. Odio esa palabra. Odio hacer balances. Mis últimos balances han sido horribles. No porque me hayan pasado cosas malas (o mejor dicho, no porque todo haya sido malo, siempre hay cosas malas), sino porque con los balances uno se da cuenta en qué lugar está y hasta se propone en el corto (cada vez más corto) trayecto de un año cambiar todo aquello que a uno no le gusta. Y no siempre es fácil. Y a veces no alcanza. Y en mis últimos balances me sentía estancada.

Tengo 24 años. Y si me preguntaban cuándo era chica dónde me imaginaba a esta edad, es un lugar muy lejos del que estoy. Pero estoy encaminada. Y así como tras dejar una carrera que no resultó lo esperado y meterme en una que no sólo no me aseguraba nada, sino que fue elegida rápidamente (me iba a anotar en Dirección pero ésta me dio mucha más curiosidad), me propuse terminarla, hay otras cosas que también me propongo concluir. No las escribo. Ya no. Porque cuando el tiempo pasa y uno se da cuenta que aún no llegó, es triste. Pero ya no me pongo deadlines. Bueno sí, sí tengo un deadline pero es más ‘coherente’ que aquellos ficticios de ‘en un año…’.

Si hablo de este año que pasó puedo hablar de muchas cosas. El CIEVYC se convirtió un poco en lo que es Rushmore para Max Fischer. Aquel lugar al que disfrutaba ir (sí, a veces renegaba un poco) y en el cual me encontraba con esa gente que hoy es tan importante. Con esas personas que hoy puedo llamar ‘mis amigas’. Con aquellas que no sólo compartimos interminables horas de estudio y de películas, sino infinitas meriendas, pijama parties y salida varias.

Y descubrí que sí, que lo que mas disfruto en esta vida es escribir. Aunque a veces nadie me lea. Ya sea en un papel, con tinta, o presionando teclas que dibujan letras en mi monitor, escribir me permite expresarme y/o descargarme. Los que me conocen saben que a veces hablo poco. Y sí. Muchas de las cosas más importantes que he dicho en mi vida, han sido escritas. En un blog, en una carta, en un mail o incluso en mensaje de texto. Si hasta mi primer ‘Te amo’ salió en un mail.

Este año vi mucho cine en pantalla grande, vi más teatro del que acostumbraba y dediqué mis horas libres a leer.

Este año conocí a un grupo de gente con la cual hoy me hablo día a día por medio de cientos de mails. Con quienes si podemos nos juntamos, ya sea a tomar algo, comer, o ir al cine. Un grupo de gente que irrumpió así de la nada en mi vida y hoy siempre están, incondicionales, con las palabras adecuadas.

Este año conocí a alguien que todavía está sin estar.

Este año crucé la frontera.

En fin, no sé qué me depararán los siguientes años. No sé si podré vivir de lo que me gusta. Pero lo intentaré. Y no dejaré de escribir. Porque me gusta y me hace bien. Sí, todavía hay gente qué me pregunta qué es ser guionista. O cree que sólo es escribir los diálogos. Gajes del oficio.

Y se acerca fin de año. Las fiestas. Nunca me llegan demasiado. Pero este año me sensibiliza un poco.

Me emocionaron, por ejemplo, las palabras de Adri, cuando, con la noticia de mi recibimiento, me escribió ‘Sos mi Margot preferida‘.

Ojalá me convierta en uno de esos personajes de las películas que tanto quiero, aún con sus miles de defectos, que son los que los hacen especiales.
Aprovecho para desearles, en caso de no escribir antes, lo cual es muy probable, unas muy lindas fiestas.

Somos cómplices los dos

Last Night cuenta paralelamente dos noches que son la misma.

Una es la de Michael, el marido, frío, que intenta no tentarse con Laura, su compañera de trabajo que no para de provocarlo (Eva Mendes, quien me parece muy poco atractiva por cierto, y bastante mala actuando). Michael hace un viaje de negocios, donde por supuesto ella va, y de quien su mujer, Joanna, ya comienza a sospechar. Trillada y aburrida, que no tiene más que ver con la atracción sexual, no importa las conversaciones que tengan sobre sus parejas y su perspectiva de estas relaciones.
La otra, la parte más interesante, es la noche de Joanna, una escritora que ya no escribe, excepto artículos, espontánea, que disfruta de fumar y beber a veces un poco demás. Aquel mismo día que se queda sola se cruza con Alex, un amor del pasado que es evidente que nunca olvidó. Una noche tienen, pues él al día siguiente viaja. Es una noche entre dos personas que se conocen, aunque ya no estén al tanto el uno del otro, que se miran, se ríen, se abrazan y cada tanto se confiesan. Recuerdan y se reprochan y tratan de entender por qué no están juntos.
Mientras que la otra historia pasa más por lo sexual, ésta pasa más por lo romántico. Es más inocente y cómplice. Y más triste. Y la química que tienen ambos actores (Keira Knightley y Guillaume Canet) es inversamente proporcional a la que tienen Sam Worthington y Eva Mendes, que no me gustaron ninguno demasiado en este film.

In the middle of the night when I can’t sleep, I still reply you.

Si conoceré esa sensación. Agradable y horrible a la vez.

Last Night puede ser vista como una película sobre la infidelidad. Pero no creo sea sólo así. Para mí es una película sobre las elecciones que hacemos en nuestra vida. Es una película que supo conmoverme, estremecerme y quizás un poquito lagrimear.

What I wouldn’t give to have tired of you.
 
Esas historias que nos llenan pero a la vez no parecen haber nacido para ser compartidas, sino para guardarse para uno (por algún motivo, cuenta ella, ni siquiera en momentos de mucha felicidad con su marido, o de cierto emborrachamiento, nunca sale a la luz). Para recordarnos cómo somos y cómo sentimos. Aunque nuestra elección sea la más correcta y segura y por lo tanto menos apasionada.

Le tengo fé.

Angelina Jolie no para. Si no está corriendo en rodajes, está cuidando de sus seis niños, llevándolos a pasear. O quizás visitando campos de refugiados y dando conferencias de prensa. Promocionando sus películas y haciendo sesiones de fotos para revistas. O encerrada en su casa escribiendo un guión para después dirigirlo.
Angelina se anima a todo. Multifacética y con las ideas súper claras, esta MUJER (así con todas las letras y en mayúsculas y en negrita) se encuentra promocionando su primer película como realizadora.

Hoy en día hay cientos de actores que al pasar todo el día en un set de rodaje se creen capacitados luego para dirigir su propia película. Algunos de esos productos son malos, otros valen la pena.
Angelina Jolie está sobretodo influenciada por el hombre también actor/director que la dirigió en Changeling. Ni más ni menos que Clint Eastwood.
Y si le tengo fé a esta película no es sólo porque está firmada por aquella mujer de la cual me encuentro perdidamente enamorada, y a quien admiro tanto, sino porque leo entrevistas suyas y veo cómo fue gestando este proyecto y siento que no puede salir algo mal de todo eso. No lo sé, cuando la película se estrene en algún momento en nuestro país, la veré y sacaré mis propias conclusiones. Hoy, son sólo expectativas.
In The Land Of Blood And Honey es una historia de amor situada en el infierno: Sarajevo de los 90s. El guión de la película surgió como una forma de descarga de parte de la actriz (que sabemos está muy comprometida con los problemas del mundo). “It began as a private exercise, an excuse to get out some of my frustrations [with] the international community and justice issues“. Y como a la hora de buscar director se dio cuenta que no quería dejarlo en manos de nadie más, decidió sentarse ella misma en esa silla. Y por supuesto antes se encargó de que periodistas, escritores y gente de Serbia y Bosnia lo leyeran y lo aprobaran, de lo contrario no la hubiera hecho. La película está protagonizada por actores locales y desconocidos que incluso se presentaron al casting sin saber quién los dirigiría. Su protagonista femenina, Zana Marjanovic, dice que cuando se enteró que era de ella no lo podía creer, ya que su personaje era tan auténtico que parecía haber sido concebido de alguien de esa misma tierra. Y es que Angelina dice “I read a lot of books about the war. I talked to a lot of people, I watched, I listened. I just wanted to tell the real story”.

A Angelina le gustaría volver a dirigir. Pero dice no estar segura de tener la confianza de que es buena haciéndolo. “It still feels like a private thing, that littlescript sitting in my desk“.
Ahora resta esperar a ver qué sale de todo esto. Insisto, le tengo fé.
Extractos de Vanity Fair USA Octubre 2011, Marie Claire US Enero 2011 y Newsweek Diciembre 2011

Narciso Ópera Rock, en su despedida

Narciso toma forma y cuerpo en la Ópera Rock que Mariano Taccagni y Damián Mahler nos ofrecían hasta hace unos días en el Teatro El Cubo. Sí, porque la función a la cual asistí fue la despedida. Quizás en algún año la retomen, pero por ahora no puedo recomendarla porque sería cruel de mi parte ya que no tendrían opción de verla. Una pena.

La historia de Narciso es conocida. Aquel hombre que se enamora de su propio reflejo y se ahoga en él, lugar donde luego nace la flor con ese nombre.
Aquí nos cuentan una historia de amor y miedo al compromiso, de una necesidad, más que de amar, de ser amado. Una necesidad tan pero tan fuerte que lo lleva finalmente a quedarse solo. Porque el amor que necesita es más del que un humano puede dar.
La joven a la que desea hasta que finalmente la tiene. El amigo que se va a casar y para no perderlo tiene algo con su mujer, como si al tenerla a ella también lo tuviera a él.
Pero bueno, esto es lo que tiene que ver con lo que se cuenta. Lo interesante de esta obra es cómo se cuenta. Con la banda de fondo en el escenario, a la vista de todos, una construcción escénica minimalista, y pocos pero grandes intérpretes cantando, actuando, mimetizándose en sus personajes, la experiencia es estremecedora.

Nadie sabe

Que no sabe qué hacer.
Que se encuentra perdida.
Que tiene miedo.
Que extraña.
Que llora.

Vivió escondiéndose tras máscaras, tras corazas. Pero el tiempo pasa y necesita ser ella, así como es, con cada uno de sus defectos. Y que la quieran como tal. Que la soporten aunque sea difícil.
Sueña con el reencuentro que no se da, que no se quiere dar, que probablemente nunca se dé.
Fantasea, porque en su imaginación, la vida es más agradable.
Y espera, porque en el fondo, tiene esperanzas de que todo mágicamente se dé del modo en que ella lo desea.

Hasta dentro de 5 años


Anoche Pepe Cibrian nos dio un gustito y nos permitió despedirnos de nuestro querido Conde en una noche hermosa dedicada más que nada a sus fanáticos. Lo digo porque no fue de las más perfectas de las presentaciones (de hecho hasta en algún momento se cortaron las luces del escenario y casi a oscuras siguieron unos minutos hasta que se solucionó), pero nunca se oyeron tantos aplausos y hasta el propio Pepe nos dejó sacar fotos durante toda la función (yo me dediqué más a disfrutar de la obra que a sacar fotos, la verdad) y Ángel Mahler nos invitó a cantar, los coros.

Mi querido Conde Drácula, mi personaje ficticio preferido, descansa ahora en su ataúd y se levantará recién dentro de 5 años. ¿Quién sabe dónde estaré yo dentro de 5 años? Prefiero ni pensarlo.

Pero Drácula, y no hablo sólo del musical, significa mucho para mí. Representa un amor más grande del que creo sea posible vivir alguna vez en la vida. Representa mis fantasías más oscuras.
En fin, restará escuchar el cd y, cuando salga, tal como prometieron, disfrutar del dvd.
VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Enseño, aprendo y escribo

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

El mundo de Juana

Escritura sanadora

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Pinta y Troquela

Pinta y troquela es mi blog, en el que ire colgando algunos de mis trabajos de scrap.

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

Chica Latinoamericana

crónicas de una vida nómada