To be inlove with the masterpiece

Si hay alguien que supo lo que es ser una celebrity, esa persona fue Wallis Simpson. Wallis se casó dos veces y fue después de estos matrimonios que conoció al amor de su vida, Eduardo, quien luego se convertiría en Rey de Inglaterra. Y ese amor fue correspondido. Y cuando no aceptaron este amor, éste decidió dejar el trono por ella. Esta es la historia a grandes rasgos del “romance más grande la historia”.

La película que dirigió Madonna, y aquí se estrenó largos meses más tarde, más exactamente el mismo día que dio su primer show en Buenos Aires, está en su mayor parte basada en esta historia. Aunque la línea principal del relato es la de otra Wallis, una Wallis moderna que vive tras la sombre de esta mujer que tanto admiró, una mujer que vive un matrimonio problemático, como el que la duquesa también tuvo que vivir.

Debo confesar que decidí ver esta película sin prejuicios, pero a la vez sin expectativas. Y la verdad, es que la disfruté mucho. Sé que en general no tuvo buenas críticas, pero a mí no sólo me atrapó la historia de una mujer que siempre me pareció fascinante, sino la estructura, cómo estas dos mujeres que viven en diferentes épocas se cruzan y se dan consejos, y el amor, claro. Porque ante todo, es una película romántica, dramática y romántica.

costumescreencaps:  W.E., 2011

Andrea Riseborough es quien tiene la mayor responsabilidad, en ella recae el papel de la Duquesa de Windsor, hermosa y rebelde. Abbie Cornish es la Wallis más moderna, que no deja de visitar la exposición sobre la Duquesa día a día, lo que la va a llevar, sin esperárselo, a encontrar el amor.

Con mucho estilo videoclipero, Madonna filma una película hermosa, caprichosa por momentos, y refleja en ella lo que es ser una celebridad, el tenerlo todo pero no poder ser libre. ¿Quién arriesgó más con este romance? ¿Quien se ve obligado a renunciar a su reino para estar con la mujer que ama? ¿O la mujer que está confinada a estar hasta el día de su muerte alejada de su país?

La escena del baile me pareció preciosa, y me recordó un poco (salvando las distancias) a lo que hace Sofia Coppola en su Marie Antoinette, al agregarle un poco de rock al relato y así haciéndolo más fresco.

Durante la película no suena ningún tema de Madonna, al menos no hasta que los créditos empiezan a llover. Es entonces cuando empieza a sonar el que es probablemente el mejor de su último álbum, “Masterpiece”. Es por eso que uno no quiere irse de la sala hasta que la pantalla se apague.

Si fueras la Mona Lisa, estarías colgado en el Louvre. Todos vendrían a verte, serías imposible de mover. Parece que para mí es eso lo que tú eres, una rara e invaluable obra de arte… En fin, les dejo la canción, que fue ganadora de un Globo de Oro.

Anuncios

Jo jo jo Feliz Navidad!

En el post anterior cometí una terrible omisión, me olvidé de otra gran película para ver por estas épocas.

 

Jack Skellington y yo (?) les deseamos una feliz Navidad.

3 películas para ver en Navidad

Hay miles de películas con temática navideña. Los canales se cansan en esta época de repetir Mi Pobre Angelito y Milagro en la Calle 34. Mi propuesta, son en realidad 3, y bien diferentes.

1. Una de miedo.

Silent Night, Deadly Night, es una película de la década del 80, que trata sobre un joven que cuando era niño vio morir a sus padres en mano de un hombre disfrazado de Papá Noel, por lo que quedó bastante traumado. Entonces, así como Papá Noel le trae regalos a los niños que se portan bien, esta persona se encarga de castigar a aquellos que se han portado mal, claro, disfrazado y con criterios sobre ‘portarse mal’ muy amplios. Bueno, no da miedo, pero es muy entretenida y tiene escenas de matanzas muy interesantes para el cine de género. Como dato, este año salió la remake, pero aquí no tiene fecha de estreno (y presiento que irá directo a dvd).

2. Una de risas.

Billy Bob Thornton me cae muy bien y no sólo por haberse casado con Angelina Jolie y haber desfilado junto a ella en las red carpets más sexies de mi amada actriz. También es un actor que me gusta y mi interpretación preferida suya es la de este Santa no tan santo (como la tradujeron por estos pagos) que odia a los chicos, bebe mucho y se acuesta con Lauren Graham. Un capo.

3. Una romántica.

Porque soñamos con encontrar el amor en cualquier época del año, y cómo no hacerlo en Navidad. Muchas historias de amor se cruzan en la época de festividades, amores secretos, amores prohibidos, amores perdidos, amores que hablan en otro idioma, amores que no nos atrevemos a confesar… I feel it in my fingers, I feel it in my toes. Love is all around.

Yapa.

12 Days of Christmas Movies pt11 Admitted and especially if you include the wealth of mad for TV Christmas movies there is a relatively small number of great Christmas movies. But there are the ones you probably write off then perhaps someday end up seeing inadvertently and really enjoy. This was definitely one of those for me; Elf This movie came out when I wasn’t a huge fan of Will Ferrell. I didn’t dislike him but at the time SNL, of which he was a cast member wasn’t in there most charming years. I’m pretty sure I ended up watching this movie because I was told Jon Favreau and not only was I a fan of Dinner For Five, Made and Zathura, but I had also heard he was going to direct Iron Man. Anywho, it’s a clever tale that starts almost like a fairy tale of a average boy who grows up with Santa Claus and become a very different person than most. It also starsZooey Deschanel (whose name I’m proud for spelling right on the first try) and James Caan who for some reason I always like to point out as the guy that played one of my favorite characters from a western movie, Mississippi from the El Dorado.

En realidad me olvidé de una película que me parece primordial para estas épocas y es la protagonizada por el gran Will Ferrel, Elf. Aquí, él creyó toda su vida ser un duende más, hasta que se entera quién es su verdadero padre y va en busca de él, un James Caan genial. Así se introduce en un mundo completamente nuevo para él.

Lo que nos dejó el 2012

¿Balances personales? Olvídense. Creo que lo dije el año pasado, me deprimen. Me encuentro año tras año haciendo las mismas resoluciones.

También quiero destacar que últimamente ando escribiendo poco acá. No paso mucho tiempo en casa y me encuentro todo el tiempo recordando que quiero escribir sobre tal película o sobre tal otra, pero sin la posibilidad de poder sentarme frente a mi laptop, tranquila, con un café (o un jugo, un licuado o una Coca, si hace mucho calor) e inspirada.

El 2012 fue un año raro para mí. No se terminó el mundo, no conseguí novio (¿les conté lo mal que me va en tema relaciones?), no cambié de laburo, no me escapé a ningún lado y no me pasó nada terrible. Sí puedo decir que se me pasó volando.

En fin… ¿por qué sigo hablando de mí? Porque si hay algo que me sale bien, es divagar.

Volvamos al cine, a ese mundo que tanto me gusta, a mi modo de escape de una realidad tediosa…

“Kara (Hayward) is a big reader. I suggested some books that relates to her character, books like ‘Bridge to Terabithia’ and Madeleine L’Engle, but she’d already read them. There was one that she hadn’t read — ‘Over Sea, Under Stone’ by Susan Cooper. They’re all fantasy books like her character reads in the movie.”

El 2012 para mí estuvo marcado por el regreso de dos de mis cineastas preferidos. El primero ni es necesario que lo mencione después de la incontable cantidad de posts que le he dedicado, pero lo voy a nombrar de todos modos: él, Wes Anderson, y su Moonrise Kingdom. El hombre que me volvió a enamorar con una historia de puro amor, entre dos niños que se portan como adultos en un mundo en que los adultos se portan como niños. Ésa es MI película del año. Porque me hizo sonreír, me emocionó, me hizo enamorarme y suspirar.

Sparky is a devoted and playful bull terrier whose sense of curiosity is matched only by his beloved owner, Victor. Sparky enjoys chasing after balls and being the star of Victor’s homemade movies. He exudes tons of energy and enthusiasm, which even his untimely death doesn’t diminish.

El otro gran regreso para mí fue el de Tim Burton. Si bien su regreso fue doble, me olvido de su primer estreno del año y paso directamente a su última obra maestra, Frankenweenie. Porque cuando pensamos que Burton estaba cada vez menos inspirado, volvió al stop motion para regalarnos una película en la cual refleja su amor por el cine, por las mascotas y por los personajes raros y tan aterradores como queribles.

Otra de las películas que más me llegó este año, fue The perks of being a wallflower, porque si bien no logra transmitir todo lo que el libro, supo conmoverme hasta las lágrimas, hacerme sonreír y ponerme la piel de gallina.

Ruby Sparks fue la película que nos trajeron los productores de Little Miss Sunshine junto a la parejita conformada por Paul Dano y Zoe Kasan, quien además escribe. El amor ideal que no existe. Pero mágico al fin.

Como les conté varias veces, me encanta el género de terror pero no siempre veo películas que me gusten lo suficiente como para incluirlas en un “lo mejor del año”, pero creo que este año puedo poner a Sinister en esta categoría, porque logra crear climas de suspenso y terror, con un Ethan Hawke al que no estamos acostumbrados y un final muy atractivo.

En Shame me enamoré de Fassbender. Pero no sólo eso. Sufrí y me ahogué con su protagonista y lloré con la versión de New York, New York que interpreta Carey Mulligan.

Seven Psychopaths fue el regreso de Martin McDonagh, quien me compró totalmente con su In Brudges. Aquí, el humor negro se multiplica y un Sam Rockwell increíble se come la película.

Tinker Tailor Soldier Spy nos trajo a un fascinante Gary Oldman y un final rarísimo pero bellísimo.

Dentro del cine argentino, si hay una película que este año logró fascinarme, fue El último Elvis. Una película de la cual o no esperaba mucho o bien no sabía que esperar, pero que me conmovió muchísimo.

Otra película nacional que me gustó y mucho es La Araña Vampiro, que después de su paso por el Bafici tuvo su estreno comercial (por lo que aproveché y la volví a ver en pantalla grande). Un film que no entra dentro de ningún género, pues abarca un poco de cada uno.

De los festivales de cine, me quedo con la historia de amor juvenil de Un Amour De Jeunesse; Electric Children, sobre una niña que cree embarazarse de una canción de rock; y Masks, un gran homenaje alemán a la película cumbre del director Dario Argento, Suspiria.

Pero no todo lo que brilla es oro (ni toda la gente errante anda perdida), y entre lo peor del año encuentro películas como The Raven (horrible lo que hacen con mi querido Edgar Allan Poe), las secuelas Taken 2 (ridícula) y The Bourne Legacy (ridícula 2, no importa cuánto banque a Jeremy Renner), Cosmopolis (aunque Cronenberg esté entre mis directores preferidos, logró aburrirme y mucho acá), Rock of Ages (un musical con más Glee que rock), Snow White and the Huntsman (¿una secuela? ¿en serio? ¿es necesario? ¿otra vez Kristen Stewart?) y The Hobbit (perdonen a quienes les haya gustado, pero me aburrí y no me provocó nada más que sueño).

Oh My God!

Madonna canta así (des)vestida “Don’t Cry for me, Argentina”.

There’s only one queen and that’s Madonna, bitch!” canta Nicki Minaj desde la pantalla en el escenario del MDNA Tour que acaba de presentar Madonna en nuestra Buenos Aires.

Y es que ella sigue firme con su corona. Sigue estando en la cima conforme pasan los años, las décadas.

Con un poco de retraso y un post estado febril notorio, la reina no se dejó vencer y entregó una vez más todo su ser a su público. Si Madonna está donde está y no se baja de allí, es porque sigue trabajando para mantenerlo, sigue desviviéndose en el escenario.

Por eso se le puede que su estado vocal no la haya acompañado demasiado (incluso pidió disculpas porque aún no se sentía bien, y que la ayudaran a cantar, dejando que alguna que otra línea la completara el público que se cantó todo, por supuesto). Porque Madonna en el escenario deja todo.

A nivel espectáculo, el MDNA Tour me pareció mucho más atractivo que el Sticky & Sweet (al cual había ido yo también). En cuatro actos (para mí el más interesante es el primero, que es muy transgresor jugando con la religión y la muerte) Madonna nos brinda un show inolvidable, que termina en una pura fiesta, haciendo al público cantar, bailar y saltar, y delirar.

Mis partes preferidas del show:

El número de “Gang Bang”, en la que Madonna mata a diferentes hombres y la pantalla detrás suyo ayuda a teñir el espectáculo de rojo.

“Love Spent”, mi canción preferida del último álbum, en una versión conmovedora.

Como siempre, se me pone la piel de gallina cuando escucho “Like a Prayer”, canción que me acompañó literalmente toda mi vida.

Oportuncrisis

¿Sabías que en China la palabra crisis también significa oportunidad?

Las crisis podrían ser el tema principal de The Last Kiss. Si bien a los protagonistas les llega la crisis de los 30, también se habla de la crisis que puede sufrir una pareja a lo largo de estar décadas juntos.

Crisis que derivan en oportunidades. En la oportunidad de volver a estar solo y tranquilo, sin dejar de lado las responsabilidades. La oportunidad de hacer un viaje con tu amigo. La oportunidad de volver a intentarlo con tu pareja de toda la vida. Y la oportunidad de aceptar una vida planeada y sin sorpresas, pero perfecta (la perfección como lo que es, irreal), junto a la mujer que uno ama.

Sí, ya sé, la versión italiana es bastante superior, pero últimamente por culpa de I.sat (y de lo mucho que amo a Zach Braff) anduve reviendo bastante ésta.

Las Halloween de Rob Zombie

 

Rob Zombie es un director que probablemente no haga películas para todo el mundo, pero que a mí me ha capturado completamente, ya me explayé una vez sobre lo mucho que disfruté sus dos primeras películas. Y fue quien se atrevió a filmar su propia versión de la mítica película de John Carpenter.

Su primer “Halloween” me parece simplemente buenísima. A nivel estético es una película característicamente suya, pero además le suma una compleja construcción psicológica de Mike Myers, que a diferencia de la película de Carpenter, nos hace comprenderlo y hasta llegar a sentir pena por él. Cómo no hacerlo, al observar el hogar en el que vive, la familia. Sus días en la escuela, donde es el objeto de burla. Entonces él se entretiene matando animalitos. Zombie se preocupa por contestar preguntas que Carpenter quizás ni siquiera se formuló. Y por supuesto, la banda sonora ya no es aterradora como la original, sino que tiene temas de Kiss, o The Misfits, entre otros, bien a lo Zombie.

No pretendo decir que la película de Zombie es superior a la de Carpenter, porque eso me parece indiscutible. Pero sí es más fresca y accesible quizás para un público más joven, cuyas películas ‘viejas’ de terror ya no les provocan demasiado.

Lamentablemente su secuela fue bastante más floja, aún así disfrutable. Aquí se separa bastante más de la historia original para escribir libremente cómo continúa sus andanzas un Mike Myers que en realidad sólo busca a una persona. Realidad y ensoñaciones se entrelazan, pesadillas, visiones, que en un momento ya consiguen un protagonismo innecesario. La película empieza con todo, y termina decayendo bastante, para darle un cierre pobre, en comparación con el modo en que empieza.

Se anunció una Halloween III, pero que no dirigiría ya Rob Zombie, así que mis esperanzas son pocas. Mientras tanto, espero ansiosa The Lords Of Salem (click para visitar un artículo escrito por mí con más información sobre lo nuevo del director).

Nosferatu

En la década del 70, Werner Herzog filmó su propia versión de la película de Murnau, aunque al conde sí pudo nombrarlo (y así lo hizo) Drácula, a diferencia de la película de 1922, ya que Murnau no pudo conseguir los derechos para llevar a cabo la adaptación de la novela de Bram Stoker. Pero aparte del nombre, es poco lo que cambia de la historia. El primer vampiro de la historia del cine es el conde Orlock.

Ambas películas no se diferencian sólo por ser una en blanco y negro y la otra en color, o ser una muda y la otra sonora. Mientras el Nosferatu de Murnau provoca terror, por el de Herzog podemos llegar a sentir lástima, está más humanizado.

Allá por el 2000, también se estrenó una película que tiene conexión con la de Murnau. No es una remake, sino que trata sobre una especie de leyenda urbana que se originó alrededor de su rodaje, que a grandes rasgos dice que el director contrató a un vampiro de verdad, y le prometió al finalizar el rodaje, el cuello de su protagonista.

Max Schreck en la película de Murnau, Klaus Kinski en la de Herzog y Willem Dafoe en “La Sombra del Vampiro”. Tres rostros interesantísimos para representar a un mismo monstruo.

La película de Murnau es terrorífica. La de Herzog no llega a serlo, pero es hermosa. “La Sombra del vampiro” es una película entretenida que incluye bastante humor negro además.

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

El Surrealista, Absurdo y Excéntrico Mundo de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir... "Iä! Iä! Sibarel fhtagn!"

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Mamiga Blog

By La Pelu

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."