Como en casa

Hoy apareció en el inicio de mi facebook, una frase de una de mis películas preferidas. Una frase que por supuesto me sé de memoria, como toda la película, porque la vi incontable cantidad de veces. Pero hoy la vi e inmediatamente me acordé de una frase de otra de mis películas preferidas.

Mi mente hace asociaciones todo el tiempo, algunas más coherentes que otras. En esta creo que estoy bastante bien (o eso espero).

Andrew (Zach Braff) le dice a Sam (Natalie Portman) en una bella escena en la bañera, escena nada sexual, como quien no vio la película puede presuponer al leerme. Él le dice: “When I’m with you, I feel so safe. Like I’m home”. Para una persona como Andrew, el sentirse en casa es algo importantísimo, porque hace mucho que no le sucedía. “You know that point in your life when you realize the house you grew up in isn’t really your home anymore? All of a sudden even though you have some place where you put your shit, that idea of home is gone”. Esa idea de casa, eso no le sucedía desde que estaba su madre. “And I can remember, even as a little kid, thinking to myself, this is love… this is love“. Y eso pienso yo, que esa sensación de estar en casa es la que mejor define al amor. Probablemente no lo haga del todo, creo que todos coincidiremos en que es imposible definir al amor, además de que cada uno lo siente diferente, pero todos sabemos cuando lo sentimos.

Y entonces, tras esa frase, tras el “Like I’m home”, me acordé de Rob Gordon (John Cusack) cuando se da cuenta deque quiere estar con Laura. “It’s a mistery of human chemistry and I don’t understand it, some people, as far as their senses are concerned, just feel like home”. No es necesario agregar nada más, él lo dice todo en esas dos líneas.

Me conocen. Soy una citadora compulsiva. Y creo que dos de las películas más citables de mi vida son estas dos. Y hoy no pude evitar conectarlas.

Pequeñas epifanías de comedias románticas

Se me viene a la cabeza un pequeño detalle de una película, una película que es un guilty pleasure pero un detalle hermoso. Preciso. E inmediatamente me acuerdo de otra película, que apenas me gusta, pero tiene un detalle igual de lindo y exacto.

Hablo primero de “Because I Said So“, película en la que una madre interpretada por Diane Keaton decide buscarle un novio a su hija, la que no puede mantener relaciones estables. Pero cuando aparece “el hombre perfecto” aparece otro. El morocho es arquitecto, tiene dinero, es elegante y culto. El rubio es separado, tiene un hijo y es músico. Toda madre optaría por la primera opción como novio de su hija, y en esta película no hay una excepción (al menos no por ahora). Y ella, Mandy Moore, también duda y decide probar un poco con cada uno. Hasta que algo le hace saber cuál es el camino correcto.

Puede ser una estupidez, pero funciona tan bien, que siempre me llega. Primero, ella está con su buen partido y sin querer, porque es naturalmente torpe, rompe un objeto muy valioso de su casa. Él se enoja, ella pide disculpas desesperadamente, se ofrece a pagarlo y él le contesta mal que no pudiera ni aunque quisiera.

Después, está con el otro. Están en su casa, ella cocinando (a eso se dedica) y se le caen unos platos o fuente (no recuerdo bien). Intenta recoger todo rápidamente y vuelve a pedir sus disculpas sintiendo querer morirse por dentro. Hasta que él le dice que se detenga, que no tiene que pedir disculpas, porque ni siquiera fue su culpa.

La otra película de la que me acuerdo al pensar en este detalle, es bastante olvidable. Se trata de “Made of Honor“, esa copia de “My best friend’s wedding” en que los roles se intercambian. En ella, Michelle Monaghan se está por casar en Suecia. Aquí es al revés. Primero, la experiencia, en este caso cotidiana, con su amigo, con quien ordenan postres que terminan compartiendo, pues ninguno tiene que pedir permiso al otro para sacarle una cucharada del suyo. Pero justo antes del casamiento, en un gran banquete, ella hace lo mismo con su futuro marido y éste se molesta, y le dice que si quiere comer del suyo que le pida y él le comparte un pedacito en su propio plato. Bueno, menos efectivo, sí, y además ella se tarda un poquito más en darse cuenta.

Mi ejemplo de mujer

Their tiny little hands grabbed on to mine. There was a child’s hand around every finger of mine. More children grabbed on to my wrists -my arms. It was nearly impossible for me to walk. I wanted to take each and every one of them home with me.

Por cosas como esta, como lo que ella relata en este libro (mi primer compra por bookdepository.com y muy satisfactoria sobre todo teniendo en cuenta que por error puse mal el código postal), es que me es imposible no amarla más y más cada día.

No fue esto lo que hizo que me enamorara de esta mujer, porque me enamoré mucho antes de que se conociera, de que incluso ella conociera, esta parte de sí misma. Pero que hoy se haya convertido en esta mujer hace que no sólo la ame sino que la admire, que me inspire, que me haga querer ser mejor persona. Lo dije una vez: ojalá hubiera más Angelinas en este mundo. Y sigo pensando lo mismo.

Roles intercambiables

Lo conociste una tarde de primavera. Te convertiste en su amante. Dijo que se casaría contigo. No cumplió su palabra.

“Una Histoire D’Amour” no es como el título lo indica, una historia de amor. Es una historia sobre dos personas que podrían haberse amado, pero que no se aman lo suficiente a sí mismos como para amar al otro. Es una historia sobre dos personas perdidas, que se ven pero no se encuentran. Es una historia sobre personajes sin nombres, el banquero, la joven mujer, el marido, el psicoanalista, el mayordomo. O quizás sí es una historia de amor, como lo indica el narrador al comienzo, “las historias de amor son planetas privados que se desmoronan y desaparecen cuando sus habitantes salen. Obedecen las leyes que el resto del universo no conoce. Leyes que incluso los interesados ​​pueden no ser conscientes de ellas”.

Él es un banquero, rico, aburrido, que disfruta de las putas y del sadomasoquismo. Ella es una hermosa joven, prostituta, pero que vive con su marido, le interesa el dinero y cree en sus promesas. Al principio parece que sí, que lo que vamos a ver es una historia de amor. Al menos en ese primer encuentro, torpe al principio, pero que luego deriva en golpes que él disfruta y en un abrazo fuerte tras el goce. Pero no, no es amor lo que sigue, sino una obsesión.

A él le gusta que lo humillen en la cama, pero fuera de ella, es él quien tiene el control. En lugar de ser sumiso, es el amo, y es ella la sumisa, su esclava, la que acepta cada orden y humillación. Los roles se invierten constantemente. Él está tan perdido que quiere morirse, pero teme que alguien lo mate, excepto que se lo pida. Ella acepta un millón de dólares que él le ofrece, quien incluso le pide casamiento. Pero a sus promesas se las lleva el viento. Y todo se termina transformando en un círculo vicioso para terminar siempre en el mismo lugar: con él humillándola y haciéndole saber que es una puta y lo que él piensa que es una puta. Al fin y al cabo a él le gusta tener el control. Y es que en el sadomasoquismo, al contrario de como uno lo piensa en una primera instancia, quien tiene el control es la persona sumisa, es quien decide cuándo el juego se termina en una relación de mutuo consentimiento. Y acá es así, es él quien decide cómo desea que sea el sexo, violento, para con él, pero es él también quien decide cuándo esto se acaba. Pero así como pretende controlar todo, no puede controlar la fascinación, la atracción desmedida que siente por esta mujer (¿y cómo culparlo? Laetitia Casta es de las mujeres más bellas que hay sobre la tierra). Que sí, que no. La película es un tumulto de decisiones que no se toman… hasta el final. En el que alguien por fin decide terminar con algo que no es sano para nadie, no importa las consecuencias qué esto acarree.

La película de Hélène Fillières presenta climas constantemente densos, pesados; la música acompañada de una puesta en escena fría, nos hace mantenernos al vilo de lo que va a venir, algo que no sabemos que es pero que a la vez no se puede evitar.

Aunque basada en hechos reales, esta historia es ficción. Esa es la leyenda que aparece cuando la película termina, la pantalla se pone en negro y justo antes de que empiecen a llover los créditos.

Un pasado real

Cómo el tiempo se me escurre como agua entre mis manos. Me es raro pensar en eso, pero así lo siento. Ya no tengo noción del tiempo, cuánto pasa, cuánto pasó. Tres años se me sienten como uno,y diez años como veinte.

Recuerdo ciertos hechos de mi vida y me resultan tan lejanos, casi como si le pertenecieran a otra persona, a otra yo, quizás de otra vida. Un personaje ficticio, ni más ni menos que el gran y sabio Hannibal Lecter, dijo, “las cicatrices están para recordarnos que el pasado fue real”. Y no podría coincidir más. Algunas no se borran, están siempre ahí, y aunque muchas veces sienta que no me pertenecen, que ya no, son mías, no puedo erradicarlas.

Reina del universo

Ella, la siempre imitada pero jamás igualada, leonina y capaz de llevarse el mundo por delante, quien demostró que todo lo puede, siempre innovadora y provocadora, cumple años.

 

Being blonde is definitely a different state of mind. I can’t really put my finger on it, but the artifice of being blonde has some incredible sort of sexual connotation. Men really respond to it. I love blonde hair but it really does something different to you. I feel more grounded when I have dark hair, and I feel more ethereal when I have light hair. It’s unexplainable. I also feel more Italian when my hair is dark.

Feliz cumpleaños, JLaw

Desde que tengo memoria que soy asidua a hacerme fanática. De un programa de televisión, de una película, de una cantante o banda, de un actor o actriz. Actriz. Hoy cumple años Jennifer Lawrence, ídola de miles de personas, más jóvenes o no que yo, que ella.

Recuerdo cuando era adolescente (probablemente mi época de peor fanatismo porque era muy extremo, sea con lo que fuera), que observaba a ciertas actrices o cantantes, o modelos, y por más jóvenes o chicas que fueran, siempre era algo a lo que yo todavía no había llegado, a preguntarme dónde estaría yo cuando llegue a la edad de ella. No porque quería ser actriz o cantante, no iba desde ese lado, desde otro más personal.

Y ahora me pasa al revés. Veo a Jennifer Lawrence (como me puede pasar con otras actrices que admiro) y hoy cumple 23 años. Y yo soy más vieja. Y no sé por qué pero me deprime un poco pensarlo. Es una sensación rara. No sabría decirlo por qué. Probablemente el problema lo tengo yo, en que cada vez odio más cumplir años, me gustaba siempre ser la más chica, de un grupo por ejemplo. No me sienta bien crecer, no me llevo con el “madurar”.

Obsesión Infinita

Mi registro de lo que es la exposición sobre Yayoi Kusama, en el Malba hasta el 16 de septiembre. Imperdible.

Ya sé que soy una pésima fotógrafa, no lo mencionen, gracias.

Cosas que amo

Pensar en cosas que odio y cosas que me molestan me terminó poniendo de mal humor, y sólo acumulé bronca, al escribirlas no me sentí descargada, liberada, todo lo contrario. Hoy lo puse a prueba. Por eso, acá, en este lugar tan mío, esta vez decido hacer lo contrario. Estoy segura que hay más cosas que amo y que me gustan que cosas que odio y/o me molestan. Pero me pondré un tope de 15. Así que aquí van, algunas de mis cosas preferidas en el mundo…

+ el otoño y caminar pisando las hojas secas. Amo el color y amo los sonidos. Y el clima fresco que no llega a ser frío.

+ dormir. Descansar. Poder levantarme sin horarios y sintiéndome descansada.

+ merendar algo rico y algo que no acostumbro a beber o tomar.

+ comprarme algo lindo e innecesario sólo porque me gustó.

+ dedicarme el fin de semana a hacer lo que me gusta, encerrada en casa.

+ recibir algo inesperado, ya sea un regalo o algo que encargaste y ni te habías acordado.

+ estrenar ropa, zapatos o alguna cartera.

+ dormir y despertar bien acompañada.

+ comer chocolate sin culpa alguna.

+ aprender algo nuevo. En una época se me había dado por llevar en un cuaderno las notas de todo lo que iba aprendiendo día a día, por más chico e insignificante que fuera, lamentablemente luego perdí la costumbre.

+ calmar la sed con un jugo de naranja recién exprimido.

+ encontrar de manera casual e inesperada aquel libro o película o cd que tanto querías y no tenías.

+ estar triste y escuchar canciones bajoneras; estar contenta y escuchar canciones que te ponen de aún un mejor humor.

+ poder encontrar alguien con quien hablar de cosas de las que nunca hablás.

+ juntarme con amigas. Aunque me torturen con videitos de youtube y realities de E! Entertainment, no me puedo reír tanto!

Mis historias y otros devaneos

Enseño, aprendo y escribo

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

El mundo de Juana

Escritura sanadora

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Pinta y Troquela

Pinta y troquela es mi blog, en el que ire colgando algunos de mis trabajos de scrap.

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

Chica Latinoamericana

crónicas de una vida nómada

Encuentratuvoz

"La mujer que lee, almacena su belleza para la vejez''.

lados b y rarezas

este blog no va a cambiar el mundo, pero me servirá para escribir sobre música.

No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

El segundo estante a la derecha

Blog literario donde comentar y compartir lecturas de diferentes temáticas