Qué lindo que es estar en Mar del Plata…

…con mis nuevos pepés (?).

Bueno, volví de Mar del Plata, tras días en los que me dediqué a ver muchas películas, alejarme de la playa más allá del buen clima de varios de los días, encontrarme constantemente con amigos, comer de manera poco sana pero abundante, tomar cervezas en ocasiones casi surrealistas y luego encerrarnos en un hotel a comer, mirar tele y dormir.

No voy a hacer una crónica hablando sobre cada película que vi, porque las pueden ver en Visión del Cine, donde más abajo les dejo los diferentes links.

A Mar del Plata se llegó un día hermoso, de esos que estaban para ir a la playa. si no son como yo, que en general soy poco amiga de la arena y del agua fría y salada.

El clima del festival es tan distinto, o sea, estamos lejos de Capital, de esa vorágine, se respira otro aire. Habrá cosas que te gusten o no, pero eso no se puede negar.

Conmigo a todos lados iba mi netbook (pobrecita, las que se bancó! pero no iba a traer mi compu nueva que es mucho más grande), la grilla, y un cuadernito donde anotar cosas sueltas que no quería olvidarme. Como tengo problemitas, como con muchas cosas soy compulsiva, tengo un montón de cuadernos que me compro porque son bonitos y ni uso, así que elegí uno de esos para llevarme y fue este bien bonito de cupcakes. También conmigo un librito que me regaló mi novio justo antes de viajar, otra excusa para recordarlo.

El primer día que lo empecé tempranito, tempranito, pero tempranito de verdad, fue el miércoles. Lo empecé bien temprano porque a las 9 estaba la función de prensa de una de las películas que más ganas tenía de ver: Drinking Buddies. Sabía además que el director, Joe Swanberg, iba a estar así que no iba a perdérmelo.

A la tarde, la conferencia de prensa con el director de The Host, además presidente del jurado de esta edición, Bong Joon-ho, en la cual se suponía que iba a hacer alguna pregunta pero no sé por qué esperaban eso de mí si me conocen y saben que soy la persona más tímida del mundo.

No obstante, a la noche pasó algo que no esperábamos. Probablemente fue en recompensa por el mal humor que nos agarró al empezar tan atrasada la función de The Host, porque la idea era ver otra película al terminar esa y ya no iba a poder suceder. Y es que casi sin darnos cuentas, queriendo simplemente nuestra entrada de The Host firmada por su director, terminamos en el pub de enfrente tomando unas cervezas con su gente y algunos programadores y un espectador más como nosotras.

 

 

Después, gracias a mi amiga Mily, termino tomando cervezas con el director de Drinking Buddies y admás Max Barron (uno de los culpables de esa hermosa película que se convirtió en mi preferida de las que vi acá, Everyone’s going to die).

 

Como si con todo esto no me alcanzara, al día siguiente compartimos una función con John Landis y me saco la foto que me faltaba.

El festival se me termina y llego a dos días de puro ocio, con room service incluido, en los que sólo nos dedicamos a comer, dormir, hacernos las uñas, mirar tele y poco más.

Pasamos por la playa porque se supone que una no tenía por qué verla de lejos tras más de 10 días allá, ¿no? Pero sí, la bikini la saqué a pasear y no me preocupa. Hubo días divinos para ir a la playa pero yo estaba muy ocupada viendo cine o, uno de esos días, durmiendo siesta por acostarme a cualquier hora y madrugar para ver películas después.

(Todas fotos calidad Instagram)

Les dejo los links a mis crónicas cinéfilas del paso por la ciudad feliz:

 

How long will I love you?

As long as stars are above you.
And longer if I can.

Si hay un director que sabe enamorarnos, contándonos historias de parejas, que se aleja del cliché o, si recurre a él logra salir airoso, porque ante todo se perciben honestas y frescas, ése es Richard Curtis. El director de dos películas que nunca me voy a cansar de ver, “Love Actually” y “Pirate Radio”, dos películas que tienen mucho más en común que lo que se ve a simple vista, son más que historias de amor, sino historias sobre los vínculos, sobre la vida al fin y al cabo, regresa a las pantallas con “una comedia romántica”. Así la generalizan pero, como sus películas anteriores, es más que eso.

“You have to use it to make your life the way you want it to be”.

Esta vez con cierto toque de fantasía, de magia en el aire, nos cuenta la historia de un joven abogado que descubre que pertenece a un linaje en el que los hombres pueden viajar en el tiempo cuando así lo deseen, ya sea para cambiar algo (y luego atenerse a las consecuencias, claro), para ver con otros ojos lo que ya pasamos, o volver a vivirlo por el simple placer de repetirlo. Pero antes que nada, él quiere enamorarse. Es ése el fin que piensa darle a este don. Y lo hace, lo hace de una joven lectora, naturalmente bonita, espontánea y dulce, fanática de Kate Moss y de dormir. Con las grandes enseñanzas que le da su padre, el siempre perfecto y actor fetiche del director, Bill Nighy, va transitando su vida para llegar a descubrir de qué modo quiere hacerlo. Porque la idea de volver a un pasado que no nos termina de convencer es tentadora, pero no soluciona problemas, mucho menos los que no tiene que solucionar él, como el de su divertida y frágil hermana.

Porque al final todo se reduce a eso, a aprender a vivir el día a día sin estar estancado en el pasado. Porque las segundas oportunidades siempre son tentadoras, pero la gracia se pierde cuando dejamos pasar las primeras sin siquiera darnos cuenta. Porque lo bello reside en los pequeños detalles que hacen que despertar sea ameno, junto a la persona que uno ama, y que va a seguir amando mientras las estrellas se posen sobre ella.

Y es que es viernes y estoy enamorada.

Prada + Wes Anderson

Nos vemos allí

Cuando el cine se tiñe de rojo sangre II

Si bien había varias películas que me hubiese gustado ver que dieron esos días, el fin de semana del BARS no asistí: hay otra vida allá afuera. Pero, los días de semana, al salir de trabajar, de esa parte rutinaria e inevitable de la (mi) vida, volvía allí.

“It’s a beautiful day” es una co producción entre Japón y EE.UU.; sucede en este último país, pero con gente proveniente del primero. Mientras una joven estudiante de intercambio no logra encajar en su grupo de compañeros durante un receso en el que ellos sólo piensan en beber, drogarse y tener sexo, “Es un hermoso día para estar vivo” va a cantar una y otra vez un americano sin mucho sentido de la moralidad, lo va a hacer en el cuerpo de quien esté, mientras va dejando cadáveres y sangre, mucha sangre derramada.

“Truth or dare” está dirigida por una tocaya mía, Jessica Cameron (creo que me enamoré) y es in cre í ble. No apta para impresionables, pues desfilan escenas una peor que la otra. Cuando pensamos que esto no podía ser peor, pasa algo que demuestra que sí, que siempre se puede. Además, si bien se nota el bajísimo presupuesto de la película (y detalles en los que no ahondan, por ejemplo, un personaje se mete a cada rato a ver cómo le va al video que subió a internet… pero la pantalla de la notebook está apagada, lo juro), hay una muy interesante construcción psicológicas de los personajes, todos tienen miles de mambos.

“Wither” peca de parecerse demasiado a “Evil Dead”, y no exagero, es como una versión sueca de la misma. La trama, la caracterización de estas personas poseídas, el tono. Aún así, no se puede negar que está muy bien lograda. Es muy entretenida y la disfruté mucho. Así que intento pensarla más como homenaje. Intento.

“Chimeres” es una historia de amor con vampiros, es lo que “Twilight” debería haber sido y no fue. Creo que alguna vez mencioné que no leí ni vi nada de la saga Crepúsculo, pero por las dudas aclaro que me baso en mis prejuicios más que nada. Pero si la versión de Drácula de Coppola quedó un poco old fashioned (aunque para mí es simplemente eterna, como el amor de Drácula) y se busca una versión moderna de este tipo de amor, “Chimeres” es perfecta. En este film somos testigos del amor de una pareja, que es tan grande que va a deber enfrentarse a problemas como… que él se convierte en vampiro, y no va a poder volver a compartir un atardecer con ella, y tiene que encontrar una forma de alimentarse y superar la tentación de beber de ella. Se la percibe honesta, hay cierta cotidianidad a la hora de retratarlos que, el hecho de que uno de ellos sea vampiro, no es casi más que un detalle.

Y para el último día, la española “Para Elisa”. Un thriller muy atractivo a nivel visual pero, si bien tiene un ritmo ágil, uno no puede evitar pensar que le faltó algo. Y ese algo no tiene que ver con lo abrupto del final (o del final de uno de sus personajes), sino con que al final la presencia de Beethoven es escasa y lo que comienza prometedor se termina sintiendo monótono y repetitivo.

Después de ver esa, entré a ver “Blastfighter”, de Lamberto Bava. Sin dudas me interesa más conocer su faceta como realizador de películas de terror. Ésta es una película de acción setentosa que, no pude evitarlo, me recordó demasiado a McBain (sí, el Arnold Schwarzenegger de los Simpsons).

Luego le llegó el turno al documental “Rewind this”, el cual me encantaría recomendar a los cinéfilos y nostálgicos. ¿De qué va? Del VHS. A medida que recorremos su historia, también conocemos a personajes para los cuales el VHS ha sido muy importante en su vida, ya sea porque disfrutaban sus películas y tienen enormes colecciones (llenas de rarezas) en sus casas, porque son actrices y no serían reconocidas si no fueran por él, o porque encontraron su forma de filmar y hacer películas así. Imperdible, de lo mejorcito que se pudo ver. El VHS, a mí personalmente, me recuerda muchísimo a mi infancia. Recuerdo el alquilar películas, el mandarle el tracking hasta que la imagen se vea bien, cuando a mi padre le prestaron una videograbadora y copiaba algunas películas, recuerdo el grabar videos musicales o programas en los que aparecían mis artistas favoritos, que mis padres nos filmaban y todavía tenemos ahí videos que ya no me gustaría ver de mí hecha una niña…

Y el cierre mío lo hice con “Hermanos de sangre”, de Daniel de la Vega. Esta película ganó el año pasado en el Festival de Cine de Mar del Plata y es un reconocimiento merecido. La película es divertida, tiene sangre, está muy bien actuada y, sobre todo, pues siempre es lo más importante en una película si me preguntan, muy bien escrita. Ojalá se estrene en algún momento.

Y eso ha sido todo, amigos. Mis comentarios más “serios”, los pueden leer acá.

Cuando el cine se tiñe de rojo sangre I

No, desde que descubrí este festival, no falto. Y este año no iba a ser la excepción. Sólo que tuve el placer de ir acreditada y por lo tanto estar cubriéndolo para Visión del Cine. De todos modos, no podía tampoco faltar mi crónica más personal que cualquiera otra, al fin y al cabo así me gusta pensar a mi blog: personal antes que nada.

Así que este es mi último paseo por los cines del Rojo Sangre.

El miércoles anterior fue la noche de apertura y asistí a la avant premiere de “Carrie”. Película muy esperada por quien les escribe que terminó en una enorme decepción. Creo que hasta el momento no tuve tiempo ni lugar para hablar sobre esta película, así que aquí voy. Primero y principal, Chloe Moretz es una genia (la rompe en Kick Ass 2 por ejemplo) pero el papel no le queda. Sissy Spacek tenía una belleza casi enigmática, misteriosa, y así de hermosa como era también tenía cierto aire tenebroso, daba miedo. A Chloe no le podemos creer que sea una marginada en la escuela, no porque no podría pasar, pero nos cuesta (acá recuerdo otra vez Kick Ass 2 y la que menos me gustó de las tramas que es la que tiene que ver con ella intentando integrarse a las chicas populares de la secundaria). Julianne Moore no falla, ella es una actriz sobresaliente pero tanto el personaje de madre como el de hija (incluso algunos que las rodean también) están al borde de lo ridículo. La película no genera miedo, pero casi tampoco lo hacía la original, la primera versión cinematográfica de una novela de Stephen King, dirigida ni más ni menos que por Brian De Palma. Y es que si hay un grave error que se puede cometer, es el que hice yo: ver primero la de De Palma, y luego esta remake. No se pueden comparar, son dos productos distintos. Pero si bien la de 1976 era ante todo un drama sobre una adolescente marginada en la escuela y con una madre extremadamente católica que la criaba como en una burbuja, ésta versión moderna intenta generar climas de terror desde el comienzo, pero volvemos a rozar lo ridículo. A grandes rasgos, salí tan decepcionada del cine…

Al día siguiente sí pude comenzar como tenía previsto esta edición del Buenos Aires Rojo Sangre. Y la primer elegida fue una película española (aunque en co producción con otros países), “El Cosmonauta”, de esas que no se suelen ver demasiado en un festival en el que predomina el terror y el gore, incluso el humor. Este drama de ciencia ficción es una historia de amor y amistad que queda a la deriva como uno de los protagonistas de este triángulo, que tras volver de la luna regresa a otra dimensión del planeta, un planeta Tierra desolado, igual a este pero en el que se encuentra totalmente solo.

Le siguió la función de la tan comentada “Sharknado”. Confieso que ese día estaba casi sin dormir y con un mal  humor de perros… que se me fue inmediatamente tras ver esta película. Baratísima y berretísima, con un guión predecible y la loca premisa de los tornados de tiburones, “Sharknado” es un espectáculo desopilante. Se podrá ver el 22 noviembre a la medianoche por el canal Sy Fy.

Esa noche la cerré con “Found”, sobre un niño que descubre que su hermano es un asesino y así pasa por  un torbellino de emociones. Y es que el mismo hermano que lo defiende ante sus padres y con quien comparte el gusto por las películas de terror, es de repente el que esconde cabezas humanas en un bolso. Impresionante el final.

Al día siguiente vi una nueva versión de “Hansel y Gretel” que nada, o casi, sólo los puntos en común que siempre tienen estas adaptaciones, a la versión que protagonizaron Jeremy Renner y Gemma Arterton. Esta película “De los productores de Twilight” (así te asustan :p) tiene como bruja a la olvidada Lara Flynn Boyle. Una de las cosas más curiosas de una película en que cambian las golosinas por marihuana, es ella, esa actriz diosa de la década de los 90s a la que las cirugías y el tiempo no la ayudaron. Por eso es gracioso que su personaje sea una anciana que a medida que chupa la juventud de los chicos se va convirtiendo en la mujer joven y bella que alguna vez fue.

Sólo un segmento de los cortos en competencia llegué a ver, y me encontré con productos bastante dispares.

Luego vi la secuela de una de mis primeras películas del BARS. Allá por el 2010 caí de casualidad en “Trash”, junto a mi hermana menor, que creo que me odió. Y es que la película está dirigida a un público muy particular, y mucho de ese es el que asiste a este festival. Su secuela, “Trash 2: Las tetas de Ana L”, sigue la misma línea que la primera, cambiando al protagonista masculino por este femenino, pero todo se vuelve excesivo. Sin duda, uno de los eventos de la semana, y es que además el film entró en la Competencia Internacional (mientras la primera en la Iberoamericana).

Mi segundo día en el BARS lo finalicé con una alemana, “On Air”, película con un villano que habla a lo Bane (no tendrá la máscara pero es casi la misma voz pero hablando alemán). Un asesino serial de mujeres (siempre hermosas y sexies ellas, claro) que atormenta a un locutor de radio en el aire, haciéndolo responsable del futuro incierto de esta joven a la que tiene atada (en una sexy lencería, claro). El film maneja muy bien los climas de tensión, y hay varias vueltas interesantes.

Mis historias y otros devaneos

Enseño, aprendo y escribo

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

El mundo de Juana

Escritura sanadora

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Pinta y Troquela

Pinta y troquela es mi blog, en el que ire colgando algunos de mis trabajos de scrap.

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

Chica Latinoamericana

crónicas de una vida nómada

Encuentratuvoz

"La mujer que lee, almacena su belleza para la vejez''.

lados b y rarezas

este blog no va a cambiar el mundo, pero me servirá para escribir sobre música.

No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

El segundo estante a la derecha

Blog literario donde comentar y compartir lecturas de diferentes temáticas