Otro año a la playa para ver cine

En tres días comienza una nueva edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Y por tercer año consecutivo estaré allí cubriendo parte de su grilla para Visión del Cine.

En mis valijas además de mucha ropa (porque además de ser mujer y ser indecisa y llevarme de todo “por si lo quiero usar”, el clima extraño hace que no sepa si apostar más a la ropa de invierno o a la de media estación/calorcito) irán libros y cuadernos porque quiero hacer todo en esos diez días. Seguramente, como me pasa todo el tiempo, y como dice Celine, “Hay muchas cosas que quiero hacer y al final no hago nada”.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 9 de Ago de 2015 a la(s) 7:27 PDT

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Ando muy metida en el #journaling (escribir, escribir es mi mejor catarsis) y no quiero dejarlo siquiera durante esos diez días. De libros me llevo el de Ed Wood, “La sangre se esparce rápidamente”, y el último que me pedí de David Foenkinos, “Los recuerdos”.

En cuanto a lo que más me concierne, el cine, hay más de treinta películas que estoy intentando meter en mi grilla con calzador (me está costando y mucho y no estaría queriendo aceptar dejar ninguna de ellas afuera) y éstas son algunas de ellas: link.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 23 de Oct de 2015 a la(s) 10:03 PDT

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Nos vemos de nuevo en la playa, arena que apenas piso y sol que nunca me ve con la bikini que llevo a pasear, no importa el calor que pueda hacer algún día. Lo mío es de encerrarme en salas de cine, soy como un vampiro pero mi fuente de vida no es la sangre sino el celuloide. Sí, soy un poco enfermita también.

Anuncios

Día de cine

No es raro en mí que me encierre un día a ver muchas películas (mi récord fueron 6, y creo que por la duración promedio que tienen no creo que sea posible de superar), pero no siempre sucede que: 1. me acompañen (mis maratones suelen ser en festivales de cine donde hago la mía), 2. sean todas en 3D, un formato que no suele ser mi favorito pero que últimamente se apoderó de las salas de Buenos Aires… Hay que ir con una cabeza y vista muy sanas, supongo, para bancarse seis horas en un solo día en 3d. Pero eso no viene al caso.

 

Sí, The Martian, The Walk y Pan fueron las elegidas, películas que no había podido ver antes y, ansiosa como soy, no quise esperar más para hacerlo.

A grandes rasgos, The Martian me gustó bastante y las películas con temáticas especiales tienen que ser muy entretenidas para que no me aburran. Interstellar, adivinarán me pareció innecesariamente rebuscada y aburrida. Pero The Martian cuenta con algo que para mí es un plus: está escrita por Drew Goddard.

The Walk vale más que nada verla en el cine. Estoy segura que en el living de tu casa es bastante olvidable. Es que la historia, la construcción de personajes, es bastante desabrida. En cambio, en el cine se logra generar vértigo, y pone los pelos de punta.

Pan es una película extraña, visualmente desbordante (es Joe Wright, quien con Anna Karenina ya empezó a jugar con esas cosas), rockera (suenan versiones de Nirvana y de los Ramones) y muy divertida, creo que tanto para público infantil como adulto. Esta precuela sobre la historia que todos conocemos se encarga de llenar algunos huequitos (no todos) y presenta personajes muy coloridos, todos logran destacarse.

 

En fin, un día de cine, donde no pude evitar traerme un poquito de cine, digamos, literatura y música…