Oda al sofá

En el centro del departamento se rige él, eterno compañero, especialmente de tardes y noches frías. Enorme, negro, poderoso. Cubierto, por la frazada que una abuela tejió y muchos colores. Bajo la cual yacen sus cicatrices y marcas de guerra: rasguños, alguna tajada, marcas varias, producto de lo mucho que vivió y sobrevivió, en la casa de algún amigo o ahora en la mía.

Es el apoya cosas. Es llegar a casa y arrojarle la cartera y la campera. Si no encuentro mi celular es probable que esté hundido entre sus almohadas.

Es sofá y cama. Cama muchas veces sin necesidad de desplegarlo antes, cuando me quedo dormida y hago una siesta improvisada o es de noche, tarde y me da fiaca caminar hacia la cama.

Es mi asiento para comer, aunque la mesa ratona resulte bajita y termine improvisando una bandeja con alguna almohada. El lugar donde leo mientras suena algún disco de fondo. Nuestra butaca de cine favorita, ya que hemos visto incontable cantidad de películas sobre él.

Detrás suyo se esconde mucho más que la ventana. Cajas de cómics viejos de los que en algún momento nos vamos a deshacer. El paraguas (siempre seco) colgando del caño. La aspiradora. Una bicicleta fija que uso cuando se me antoja.

Es una casa dentro de otra casa. Sofá, cama, refugio. Un habitante más.

Experimentando

Quiero escribir sobre “The Girlfriend Experience” pero no sé cómo abordarla. Eso pensaba hoy. Y es así. Pero de todos modos, al escribirla acá, en mi blog, para mí y quienes quieran leerme, no es necesario, supongo, que sea de un modo ni formal ni adecuado. Se supone que es como yo quiera, personal, es mi fiesta y voy a llorar si quiero hacerlo.

the-girlfriend-experience-staffel-1

Lo cierto es que esta serie me resultó, justamente, toda una experiencia. Me la vi toda en un solo día y no soy de las personas que se ven una serie en un día (quizás en un fin de semana pero sólo lo he hecho, creo, con dos: Girls y Orange is the new black; creo que me interesan las series sobre mujeres principalmente). Es cierto que es corta, trece capítulos de menos de media hora. Pero también es cierto que es una serie que se toma sus tiempos, que cada capítulo no tiene necesariamente un eje principal, una acción o hecho importante, y muchas veces incluso el final de cada uno se siente abrupto, azaroso. Hoy leí que Soderbergh sugiere ver esta serie como si en realidad fuese una película muy larga, de unas seis horas aproximadamente. Y puede ser que así funcione porque así me funcionó a mí.

Christine, el personaje en cuestión, es calculadora y fría. La serie es fría también, los colores siempre son fríos, no hay nada de calor, planos muy calculados, muchas veces desde afuera, a través de ventanas o vidrios. Hay distancia, la misma que la propia Christine genera con cada una de las personas que la rodean. Juega a que uno crea conocerla pero ella sabe que en realidad nadie sabe todo de ella, quizás ni ella misma.

El último capítulo es el más extraño. El penúltimo funciona a simple vista mejor como cierre de temporada. Sin embargo, hay todavía más por ver ahí. A una Christine metida más y mejor que nunca en el mundo de las escorts, un mundo que en realidad entendió desde un principio. Recuerdo que el Joker de Heath Ledger decía “Si eres bueno en algo, nunca lo hagas gratis”, y esto parecería aplicarse a ella. El sexo es más bien algo que tiene de manera compulsiva, es otro de los mundos en donde quiere tener el control. Y en el último capítulo, que gira en torno a, digámoslo del modo más bruto, “un turno más”, a ella se la ve desenvolverse con total experiencia, aún ante situaciones que para muchos nos resultaría absurdas.

El mundo de la prostitución, de las escorts de lujo en este caso, fue tratado muchas veces en el cine. Incluso la serie tiene su origen en la película homónima de Soderbergh protagonizada por la increíble Sasha Grey (la quiero mucho). Pero creo que esta serie logra, más allá de su tono tan frío, retratarlo fuera de los juicios morales más básicos que podrían girar en torno al tema. “Porque me gusta”, contesta de la manera más directa y brutalmente honesta que encuentra la protagonista a su hermana sobre el tema. ¿Y qué si es así?

Mandarinas

Pensar en cítricos, especialmente en las mandarinas, me rememora inmediatamente a mi infancia. A cuando yo tenía cuatro años y mi madre estaba embarazada de mi hermana menor, el único de sus embarazos que puedo recordar (mi otra hermana nació casi inmediatamente después que yo). Recuerdo que vivíamos (alquilábamos) en una casa de San Martín, con patio y dos árboles: uno de limones y uno de mandarinas.

Puedo recordar también momentos como cuando nos subíamos a un poste que había y le tirábamos, con mi hermana un año menor que yo, piedras al gato del vecino. Recuerdo incluso que teníamos un gato, uno negro, uno que en realidad un día vino a casa y se quedó allí, uno que mis padres no planeaban tener. Y recuerdo que un día simplemente desapareció y no supimos más de él. No sé si mis padres habrán sabido y no nos quisieron contar o si realmente un día se fue, a la larga era un gato callejero.

Pienso en mi mamá embarazada y no tengo forma de recordar pero sí me han contado que siempre sintió antojos por lo cítrico. Y que, cuando por algún motivo el doctor se lo prohibió o se lo desaconsejó, nunca sé ni entendí (no entiendo qué tiene de malo comer cítricos pero tampoco sé qué es estar embarazada), mi padrino, que ayudó y estuvo mucho en nuestros años más tempranos, el hombre más bueno que hay sobre la Tierra, le traía a escondidas bolsas de naranjas.

Pero lo que sí recuerdo por mí misma, aunque vaya uno a saber cuánto se puede haber deformado ese recuerdo con los años, es cuando estábamos en esa casa de San Martín y mi madre estaba enorme a causa de su tercer embarazo, y no podía parar de comer. Y una de las cosas que más disfrutaba, era de las mandarinas. Lo que recuerdo es que se comía tantas que no le daba tiempo al árbol para que diera nuevas frutas, o al menos para que éstas maduraran. Me acuerdo que ella me convidaba, porque a mí también siempre me gustaron los cítricos, y me acuerdo que se comía muchas verdes. Literalmente, estaban verdes. Pero eran ricas igual, porque yo las comía con ella y no recuerdo que me disgustaran. Hoy pienso y supongo que eran más ácidas, pero eso no lo recuerdo.

El otro día pasé con el colectivo, como paso siempre, por las mismas calles cerca de casa. Como paso siempre por los mismos lugares, a veces dejo de mirar porque simplemente doy cosas, lugares, paisajes, por sentado. Estaba por bajarme y veo fugazmente un árbol con mandarinas. Lo vi tan rápido que hasta un poco dudé de mi vista.

Hoy, que no tuve que ir a trabajar, salí a comer, sola, por el barrio, a un lugar que siempre quise visitar, de tanto pasar frente a él con el mismo colectivo, pero no lo había hecho aún. Al volver, recordé ese árbol y lo busqué. Estaba segura de que estaba en cierta esquina y cuando llegué allí y no lo vi, dudé una vez más de mí misma. Había otros árboles, más aburridos, sin frutas, sin otro color que no sea el verde. Pero seguí caminando y a la esquina siguiente lo encontré. Estaba ahí. No pude porque estaba muy alto pero no hubiese agarrado seguramente uno de sus frutos. Sólo le saqué una foto, desde abajo porque soy chiquita y así sentí que me envolvía. Esta foto:

Mi problema con Suicide Squad

Hola, soy una más de la incontable cantidad de personas que vio Suicide Squad y no le gustó. No soy la más indicada para hablar sobre la película, porque DC en el cine no me suele gustar. Y no me interesa, ahora, jugar a ser crítica de cine.

8792

Así que me limitaré a decir que mi problema principal tiene que ver con un guión que, más allá de no saber desarrollar varios (casi todos) los personajes, me duele especialmente con esta dupla que tanto me gusta: Harley Quinn y el Joker.

Me gusta no porque crea como una boba que son una pareja loca y hermosamente enamorada, sino porque son dos personajes oscuros y traumados. Harley Quinn no es una heroína, ni cuando la quieren obligar a serlo, es víctima de un amor/obsesión irremediable que siente hacia una persona que en realidad sólo la maltrata, usa y abusa de ella. A él no le importa en absoluto su bienestar, salvo que le convenga. No puede amar a nadie.

En la película, la trama de ellos dos se reduce a una tonta historia de amor como la que lee Harley en la escena de la foto que elegí para ilustrar el post.

En cuanto a las actuaciones, Margot Robbie está encantadoramente sexy como Harley Quinn. Imposible no amarla, por eso da tanta bronca que no supieran aprovecharla. Con respecto a Jared Leto, nunca me convenció como el Joker. Entiendo que quiso hacer algo distinto, no copiar (menos mal) a Heath Ledger por ejemplo, pero nunca pude ver al Joker, ni siquiera en los trailers que prometían un mejor retrato del personaje. Siempre vi a Leto disfrazado.

Y después me reservo el derecho de mencionar las muchas otras cosas que no me gustaron de la película.

Random

La espera me agotó

No sé nada de vos

Dejaste tanto en mí

El nuevo editorial de Raquel Zimmermann, para la revista Harper’s Bazaar, me contó una historia que me rememoró a esta canción.

Mis historias y otros devaneos

Enseño, aprendo y escribo

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

El mundo de Juana

Escritura sanadora

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Pinta y Troquela

Pinta y troquela es mi blog, en el que ire colgando algunos de mis trabajos de scrap.

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

Chica Latinoamericana

crónicas de una vida nómada

Encuentratuvoz

"La mujer que lee, almacena su belleza para la vejez''.

lados b y rarezas

este blog no va a cambiar el mundo, pero me servirá para escribir sobre música.

No me Olvidé de Vos

Cartas entre personas que todavía creen en las cartas.

El segundo estante a la derecha

Blog literario donde comentar y compartir lecturas de diferentes temáticas