Placer culposo

Anna and the French Kiss, de Stephanie Perkins

Es un libro muy de minita, muy obvio, y aun así me encantó. Entre otras cosas, porque su protagonista es una adolescente que sueña con ser crítica de cine (sí, sueña con escribir sobre películas en algún sitio popular y viajar a festivales de cine). Y entre sus directores favoritos aparecen nada menos que Wes Anderson y Sofia Coppola, En realidad es ella su opción favorita.

It’s about isolation and loneliness, but it’s also about friendship. Being exactly what the other person needs. At one point, the girl ask the man, “Does it get easier?” His first reply is “no”, and then “yes”, and then “it gets easier”. And then he tells her, “The more you know who you are, and what you want, the less you thing let things upset you”.Anna and the French Kiss, by Stephanie Perkins.

It’s about isolation and loneliness, but it’s also about friendship. Being exactly what the other person needs. At one point, the girl ask the man, “Does it get easier?” His first reply is “no”, and then “yes”, and then “it gets easier”. And then he tells her, “The more you know who you are, and what you want, the less you thing let things upset you”.

Anuncios

Fathers, fathers everywhere

Así es el cine de Wes Anderson. Lleno de padres. Aún cuando no tiene intenciones de que así sea; en alguna entrevista sobre The Darjeeling Limited comentó que al tener como protagonistas a tres hermanos a los que se le había muerto el padre, esta figura no iba a estar presente como siempre, pero entonces se dio cuenta de que lo iba a estar más que nunca. Y de hecho, su quinta película es sin duda en la que el padre como figura toma mayor relevancia. Pero en ninguna brilla por su ausencia.

En su primer película, “Bottle Rocket”, no hay padres, y que no lo haya no es un dato menor. Sus protagonistas, Dignan por sobre todo, están perdidos. Y es por eso que cae ante la figura de Henry, porque encuentra en él a un mentor. Mientras que Bob se refugia, ya cerca del final, en su hermano mayor con quien tiene una relación problemática.

En “Rushmore”, Max perdió a su madre y tiene como padre a un barbero al que no termina de aceptar como tal. No lo hace porque Max nunca aspira a cosas pequeñas, por eso miente y dice que es un neurocirojano. Y a la vez, Herman Blume es padre de unos mellizos toscos que no toleran, a su modo, el divorcio de sus padres.

Para su tercer película, Wes Anderson hace más que reunir un gran elenco. Pone a la familia como el centro de todo, como esa palabra que no es una palabra, sino una oración. Y en esta película de muchos personajes, dos de los que mejor terminan relacionándose son un padre y un hijo. Chas y Royal.
Chas es padre pero también es viudo y vive con miedo a que le pase algo a sus hijos. Y además, siente con mucho dolor la ausencia de su padre durante prácticamente toda su vida, ya que él nunca reparó en disimular su preferencia hacia Richie. Cuando los Tenenbaums se separan, las invitaciones de Royal sólo se extienden a Richie, dejando a Chas y a su hija adoptada, Margot, de lado. Pero nunca es tarde, o eso nos gusta creer. Y Royal vuelve por las razones equivocadas pero se termina quedando por las correctas. Y todo se resume en estas palabras:
Y a la vez que Royal descubre también su rol como abuelo, Chas se permite acercarse a él tras un “año muy difícil”, y termina acompañándolo en sus últimos momentos de vida, siendo el único testigo de su muerte.
 
Su siguiente película, vuelve a poner en foco a un padre que no asume su rol de padre hasta que, quizás, es muy tarde. Es cierto que en un principio, Steve tiene la excusa perfecta, que nunca supo de su hijo, pero a la larga sabe y Ned lo descubre que eso no es del todo cierto.
Pero a veces uno nunca quiere algo hasta que se da cuenta que no es así. Y cuando Steve, que nunca quiso ser padre y nunca va a poder serlo por culpa del océano al que le dedicó toda su vida, lo pierde a Ned se da cuenta de lo mucho que le hubiera gustado adoptarlo más allá de su edad.
Y como Wes Anderson a veces parece que tiene muchas cosas para decir sobre un mismo tema, o quiere hacerlo de diferentes maneras, es que en su quinta película, “The Darjeeling Limited”, como decía anteriormente, si bien no quiso hablar inicialmente sobre padres toda la película termina girando ante esta figura. Porque Jack, Peter y Francis viven con el equipaje que su padre les dejó, les pesa pero no lo sueltan, todavía no están preparados. Primero necesitan descubrirse, localizarse y conectarse el uno con el otro y consigo mismos. Necesitan ser testigos del dolor de un padre al que se muere su hijo, un niño al que Peter no pudo salvar, Peter, que tiene a su mujer a punto de parir en otro lado del mundo, porque nunca imaginó que iba a llegar a ser padre, si incluso cuando se casó pensó que eventualmente terminarían divorciados (“¿no es así como terminan todas las parejas?”, seguramente habrá pensado).
Con “Fantastic Mr. Fox” hay una aparente ruptura en la filmografía del director, pero lo cierto es que el film es rápidamente identificable como un producto suyo (sí, es animado; sí, se animó al stop motion, y sí, no es por vez primera una historia original suya) el Sr. Fox es la figura del hombre de la casa, del padre. Es el que tiene que darle de comer a sus hijos, y proveerles las enseñanzas que le servirán el resto de sus vidas. Pero este Mr. Fox es también, como todos o casi todos los personajes de Wes Anderson, un niño en un cuerpo de adulto. Y como Max Fischer, no quiere aspirar a cosas pequeñas.
En “Moonrise Kingdom”, esa bella historia de amor entre dos niños muy adultos que deciden escaparse para estar juntos, la figura del padre se encuentra presente de diferentes formas. Sam no tiene padres, es huérfanos, y la familia que lo adopta no tarda en darse cuenta que quieren deshacerse de él ante el menor problema. Suzy tiene un padre que casi no está, es decir, se lo ve, está ahí, pero es casi como un fantasma, está como ausente. Es un marido y padre que sólo funciona por inercia, que siente hastío, aburrimiento y no hace nada para cambiarlo. El scout master, el Edward Norton que desde hacía tiempo había querido ver en una película de este director, va a sentir empatía cuando se entera que Sam es adoptado, es el momento en que deja de estar enojado consigo mismo por perder a uno de sus niños para comprenderlo. Y quien va a cumplir finalmente con el rol de padre es el policía, un Bruce Willis melancólico que adopta a Sam.
Y por último, “The Grand Budapest Hotel”, en otra película que, a lo “The Royal Tenenbaums”, está llena de actores y personajes y por lo tanto de historias.Con un comienzo con un autor que no sólo narra la historia en cuestión, sino que en esos pequeños minutos vemos interactuar con un niño, en esta película la figura paternal más importante está en el entonces desconocido Tony Revolori como Zero, que es huérfano y llega a este país escapando de la guerra que lo dejó sin familia. Y la figura del padre reside en su mentor en el hotel y en la vida, Mr. Gustave, un Ralph Fiennes brillante, que irradia sobre todo mucha calidez y es quien le deja todo su legado.
 
Así son los padres en el cine de Wes Anderson. Ninguno se siente como tal, muchos no quisieron llegar a serlo, y otros nacieron naturalmente ante la necesidad de alguien más. Se equivocan, se redimen, desaparecen, vuelven a aparecer… y sin dudas son inolvidables.

El estilo de los hombres de Wes Anderson

Así acudía parte del multiestelar elenco de la nueva película de Wes Anderson, y su director, claro, a la avant premiere en NYC. Sin duda fueron los hombres los que se resaltaron por un estilo interesante. Mientras que Saoirse Ronan, la única protagonista mujer de la película que asistió a tal, llevó un poco interesante Proenza Schouler.

Wes Anderson
Jeff Goldblum
Siempre derrochando glamour, Waris Ahluwalia
El newbie Tony Revolori
Adrien Brody
Ralph Fiennes
Willem Dafoe
Bill Murray
F. Murray Abraham
Beck también asistió
Gracias Zimbio por todas las fotos (?)

Se pudo ver por primera vez The Grand Budapest Hotel

Llegó el día de su estreno, ni más ni menos que la apertura de la Berlinale. Parte del elenco (de un elenco realmente enorme) se reunió junto a su director en Alemania tanto de día para la conferencia de prensa y photocall de la película como a la noche para la alfombra roja de su premiere.

Photocall:

Conferencia de prensa:

Premiere:

Ya se puede leer la primer review de la película y es muy buena, lo que no hace más que aumentar (si es que acaso se puede) más mis expectativas. Acá se puede leer. Seguramente desde ahora en adelante aparezcan comentarios y algunas entrevistas también así que es muy probable que regrese a mi etapa (que me conocen, creo que además de los tags generales como “cine”, el de “Wes Anderson” es sin duda el que más he usado en este blog) en la que me torno monotemática hablando de todo lo referente al hombre que más me ha inspirado en la vida.

El mundo de Wes Anderson

Hace sólo unos días se lanzó un libro titulado “The Wes Anderson Collection” con fotos y datos y experiencias que recopila el crítico de cine Matt Zoller Seitz. Lo había fichado desde hace tiempo, en que en bookdepository.com (página que recomiendo para comprar libros de afuera) se podía pre ordenar. Y hace unos días que ya salió el ejemplar que me pedí, pero hace tan poco que MÍNIMO dos semanas tendré que esperar hasta poder tenerlo en mis manos.

El tema es que de repente aparecen en sitios como Vulture pequeños adelantos. Y este realmente me pone la piel de gallina. Pocas personas pueden comprender lo mucho que el mundo de Wes Anderson significa para mí, y en especial, el de los Tenenbaums, esa familia tan perfectamente imperfecta. Debo confesar que pasaba tras estas fotos y los ojos se me tornaban lagrimosos. The Royal Tenenbaums para mí es un mundo, un mundo al cual me encanta escaparme cada dos por tres. Porque es hermoso así, nostálgico, melancólico.

Les dejo las fotos, en el link a Vulture que puse arriba podrán leer los maravillosos textos que las acompañan que son de la misma persona que toma las fotografías. Las fotos son de Laura Wilson, sí, adivinaron, tiene algo que ver con los hermanitos Wilson, es ni más ni menos que la madre, que se dedica justamente a la fotografía.

Miren y suspiren.

Un reino bajo la luna

You’re doing what’s right. For everyone. Except me.

Con un estreno previsto (luego de un par de fechas que se corrieron) para el 11 de octubre en nuestro país, confieso que no pude conmigo misma y vi finalmente “Moonrise Kingdom“, lo que no quiere decir que cuando la estrenen vaya al cine, y probablemente más de una vez.

Es que la última película de mi director preferido, aquel hombre del cual ya me cansé de halagar y alabar en este blog (es una forma de decir, no me canso), es perfecta. Cada plano es una obra de arte. La historia de amor entre los niños es preciosa, incluso dan muchas ganas de volver a tener esa edad para enamorarse de ese modo, del cual yo creo más allá de mi edad, que todavía lo hago. Porque es ése primer amor. Sam y Suzy se entienden, de un modo que nadie más logra hacerlo. La parte documental, que quizás no aporte demasiado a la historia, tiene su encanto de la mano de Bob Balaban. Familias disfuncionales. Personajes perdedores. Adultos perdidos. Incluso la escena en slow motion que nunca falla, con un uso de la música que la hace mágica. También, como toda película de Wes Anderson, está llena de pequeños momentos.

La película empieza con uno de esos característicos movimientos de cámara hacia atrás de Anderson (Robert D. Yeoman vuelve a ser el director de fotografía, tras el intervalo de Fantástico Mr. Fox) que descubre y describe, como si de una casa de muñecas se tratase, los espacios y la familia del hogar de Suzy, al compás musical y narrativo de Guía de Orquesta para Jóvenes, de Benjamin Britten. * (Esto lo cito textual porque es información ‘técnica’ que no tenía en mi conocimiento).

Suzy Bishop (Kara Hayward) se ha convertido en mi nueva álter ego, siendo una especie de mini Margot Tenenbaum. Siempre con los ojos muy maquillados, leyendo, escuchando discos. Se deprime. No es adoptada pero quisiera ser huérfana, como las heroínas de los libros que ella lee. “Perdí los estribos conmigo misma”, le explica a Sam cuando se conocen por qué tiene la mano vendada.

Jared Gilman es Sam, un niño nada popular, al que sólo registran cuando se escapa del campamento. Huérfano, que vive con una familia que lo adoptó pero que no tarda en querer deshacerse de él porque es ‘emocionalmente disturbado’.

Edward Norton es el líder de la tropa. Es también profesor de matemática, aunque en su interior. Es otro de esos ‘perdedores’ a los que las cosas no le salen como él quisiera.

Bruce Willis está muy bien en el papel de un policía “tonto y triste”, como lo definen un par de veces. Pero no es tonto, aunque sí lo persigue la melancolía, quizás a causa de un amor que no es correspondido, al menos no del modo que todo amor debería ser correspondido.

Frances McDormand y Bill Murray son los padres de Suzy, viven en esa especie de casa de muñecas, ella les habla por el megáfono y él quisiera en una tormenta “que el techo se vuele y me succione al espacio”.

Tilda Swinton es ‘Social Services’, simplemente, quien quiere llevar a Sam a un Refugio Juvenil, lo cual asusta al policía interpretado por Willis, sobre el futuro del niño allí.

Jason Schwartzman y Harvey Keitel también tienen su pequeña pero primordial participación.

Resumiendo, “Moonrise Kingdom” es una película maravillosa, una obra de arte. Y si bien también tiene su melancolía, su nostalgia, deja una sensación muy agradable al finalizar (comparándola por ejemplo con The Royal Tenenbaums o The Life Aquatic With Steve Zissou). Intento alejarme de mi fanatismo por el director y ser un poco más objetiva, pero ya no distingo. Sólo puedo recomendarla.

Olvidé mencionar que está escrita por su director (como de costumbre) y Roman Coppola.

Más novedades de Moonrise Kingdom

Se han dado a conocer nuevos stills de la próxima y tan esperada por esta muchacha película de Wes Anderson, además de un retrato del que también surgió un nuevo póster y detalles sobre el soundtrack.

El soundtrack saldrá a la venta el 22 de mayo, es decir tres días antes del estreno (limitado) en USA. Paste Magazine (en el link pueden escuchar dos canciones del soundtrack) cuenta que incluye trabajos de Leonard Bernstein, el compositor clásico Benjamin Britten, la Filarmónica de Nueva York, Françoise Hardy y Hank Williams. El compositor de la película es Alexandre Desplat y además incluyen partes de percusión de uno de los más antiguos colaboradores de Wes Anderson, el co-fundador de Devo, Mark Motherbaugh.

Estas son las nuevas imágenes:

 

10 años


Hace diez años, Wes Anderson estrenaba en el festival de cine de Nueva York su película más exitosa hasta la fecha. Mi película preferida. Aquella que mencioné incontables veces.

Por eso, parte del elenco volvió a unirse en esta edición del festival. Wes Anderson se reunió con Bill Murray, Anjelica Huston y Gwyneth Paltrow (además de con su hermano Eric y Noah Baumbach) para volver a verla y luego hablar sobre ella.
Se habló sobre Gene Hackman, quien ya está retirado de la actuación y parece no fue tan fácil trabajar con él. De que la versión de la película que se vio hace diez años no era exactamente igual a la que todos nosotros conocemos, pues tenía más canciones de los Beatles, pero cuyo derechos no se pudieron conseguir, más allá de que a Paul McCartney le gustó la película sólo que no tenía nada que ver con los derechos, como le dijo a la propia Gwyneth.
Pero les dejo unos videitos de alguien que grabó todo y lo subió a youtube. Como son muchos, les dejo sólo los links.

El cine de Wes Anderson: The Life Aquatic with Steve Zissou

Let me tell you about my boat.

Wes Anderson sigue en el terreno que mejor conoce. La figura del padre ausente. En este caso, no adrede.

Ned Plimpton va a ver a Steve Zissou tras la muerte de su madre, diciéndole que es muy probable que sea su hijo. Zissou lo intenta, pero ser padre le cuesta. Es que, como él mismo confiesa, “I hate parents and I never wanted to become one”.
A esto le agregamos el contexto de un equipo (Team Zissou) que se dedica a hacer documentales, pero no les va muy bien. Además Steve acaba de sufrir la muerte de un gran amigo suyo a manos de un, como él lo bautiza, tiburón jaguar. Es por eso, que su nuevo documental tendrá cómo hilo narrativo la búsqueda de este tiburón para matarlo, así simplemente, por venganza.
Por supuesto las cosas no le van muy bien, hay muchas situaciones absurdas, y, si bien es una comedia, Wes Anderson hace algo muy parecido a lo que hizo en The Royal Tenenbaums, que es en algún momento volverse un poco más trágico de lo que esperamos, siendo muy probable que nos haga llegar a derramar alguna lagrimita (y yo que no soy nada sensible y que las películas de Wes Anderson no me llegan en lo absoluto…).
Bill Murray es esta parodia de Jacques Yves Costeau. Owen Wilson (que es la primer película del director que no co-escribe, dejando este cargo en manos de Noah Baumbach) es Ned Plimpton, este supuesto hijo. Anjelica Huston es Eleanor, la esposa de Steve, que lo deja no muy empezada la película, y es el cerebro del equipo. Cate Blanchett es una periodista embarazada que va a complicar también bastante la relación entre Zissou y Plimpton, y de quien nunca sabremos exactamente de qué escapaba. El elenco lo completan Michael Gambon, Jeff Goldblum y Willem Dafoe, entre otros.

Algo genial en la música de la película, es que además de la música compuesta por Mark Mothersbaugh nuevamente, y algunas canciones como de David Bowie, o Iggy Pop, o incluso Devo, en la película actúa Seu Jorge interpretando a uno de los miembros del equipo, Pelé Dos Santos. Y es él quien interpreta varias canciones de David Bowie traducidas por él mismo al portugués. Y créanme, no tiene desperdicio alguno. Si no me creen, les dejo uno de los temas:

 

El cine de Wes Anderson: Rushmore

I guess you gotta find something you love to do, and then do it for the rest of your life. To me, it’s going to Rushmore.


Ése es el secreto de Max Fischer.

Rushmore es el segundo largometraje de mi amado director. Si intento ponerme lo más objetiva posible, probablemente la considere su mejor película (me refiero a que no es mi preferida porque, bueno, ya saben cuál es).

Para este film, Wes Anderson hace un casting buscando a su Max Fischer. Y allí aparece en escena Jason Schwartzman, sobrino de Francis Ford Coppola. Dicen que fue vestido muy parecido a como Max Fischer se viste durante la mayor parte del film. Dice Jason también que se sorprendió mucho al llegar y conocer al director, pues le pareció muy joven y hasta que podían ser amigos.
Es además la primer película donde trabaja con su luego actor fetiche, Bill Murray.
Escrita nuevamente por Wes junto a su amigo Owen (quien esta vez no actúa aunque si aparece en un pequeño cameo junto al director), la película trata sobre un estudiante que se la pasa haciendo mil actividades en su escuela, donde es becado y donde no le va precisamente bien en los estudios y escribe obras de teatro. Bill Murray es Herman Blume, un hombre millonario, con dos brutos gemelos de hijos, una esposa que lo engaña y de la cual se separa a lo largo del film. Los dos tienen en común que se enamoran de la misma mujer: Rosemary Cross. Ella es maestra, viuda (su marido muerto, Edward Appleby, aparece en una fotografía y resulta ser Owen Wilson), y como dice en algún momento Herman Blume: “She’s sweet, but she’s fucked up”.

Como Wes Anderson nos tiene acostumbrados, el soundtrack es de lujo. Música original de Mark Mothersbough más canciones de bandas como The Kinks (en alguna entrevista confesó que pensó en un principio en utilizar sólo temas de esta banda para la banda sonora), The Who, Roger Waters y John Lennon.

té de flor

lettering, bullet journal, infusiones, libros, labiales y lugares.

Bitácora de pensamientos

Lugar donde entierro las palabras y sentimientos que surgen de la voz de mi inconsciente, la cual es sutil, pero no descansa hasta ser escuchada.

Letrologias

Aqui danzan las palabras, formando galaxias de inspiracion, donde habitan millones de letras buscando sentido a su existencia...

Nada es real

Mi visión particular de las cosas

caminando...

mirando hacia adelante, buscando mi destino

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

En un viaje hacia mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.