Mini diario Bafici 2017

Para variar, como casi siempre o peor que nunca, vi muchas películas. En Visión del cine encontrarán mis críticas (cubrí toda la Competencia de Vanguardia y Género, la más extensa pero al mismo tiempo mi favorita, por lo distintas que son unas de otras), pero acá dejo unas pocas impresiones sobre todo lo que vi.

People Power Bombshell. O cómo empezar el BAFICI con una de esas películas aburridas e inentendibles.

Las cinéphilas. Iba a verla otro día pero decidieron ponerme hora y media de tiempo libre entre las dos películas de prensa de la competencia que seguía… así que terminé viendo ni más ni menos que siete películas ese primer día (ya sé, estoy enferma). Mi futuro está en Las cinéphilas, yo voy a ser una de esas señoras, sépanlo (la que viaja a Mar del Plata, ya soy mucho ella).

Demonios tus ojos. Amo las historias retorcidas pero esta parece una telenovela que quiere ser jugada.

All this panic. Un documental sobre unas adolescentes en Brooklyn y su traspaso a la supuesta adultez. Sencilla, chiquita, al principio una cree que no van a salir de los “white people problems” pero la verdad es que se va tornando cada vez más profunda y cercana.

Cinema futures. Amar el cine y querer saber más sobre él. Un documental sobre el inminente futuro del fílmico con geniales aportes de personas como el gran Scorsese.

Rock’n’roll… of corse. Un documental sobre el carismático Henry Padovani, primer guitarrista de The Police, que lo muestra en todas sus facetas, inspirador y al mismo tiempo reflejo de una hermosa época musical.

Golden exits. Amo a Alex Ross Perry pero como, a excepción de Impolex, ya había visto todas sus películas, sólo fui a ver esta. Quería además verlo a él, pero fui la primera función, estaba muy cansado, y no hizo q&a post función (sí respondió algunas preguntas antes, porque la intención la tuvo). Igual como soy tímida nunca pregunto nada por más que sí tenga preguntas. Golden exits me gustó bastante, me pareció la faceta más madura del director (como cineasta, lo mejor es que sus personajes siempre se alejan de los cánones), con un tono perfecto entre el drama y la comedia. No es Listen Up Philip (su mejor peli) ni Queen of Earth, sino algo entre el medio.

Lilith’s awakening. Quería que me gustara mucho, pero lo cierto es que falla bastante. Llena de buenas ideas, y sin embargo se termina tornando algo ridícula.

The intestine. Me sorprendió que en mi competencia hubo varias canadienses. Ésta es interesante, aunque no mucho más, expone temas copados pero no todos los termina de desarrollar.

Une vie. Estaba entre dos francesas, una con Isabelle Huppert o la nueva de Stephane Brize… y ganó él porque vino como invitado y me interesaba presenciar alguna de sus funciones (también, las otras que daban las había visto todas menos una). Lindo drama de época, muy francés, como me gustan a mí.

Suspiria. La sola idea de ver en pantalla grande una de mis películas favoritas de uno de mis directores favoritos ya me fascinaba. Lo llevé a #novio que nunca la había visto pero todos sabemos que era una excusa, en realidad yo quería volver a verla. Y no hice más que confirmar que es una gran, gran película.

The void. Una de esas novedades que prometía mucho y sin embargo resultó algo decepcionante. La trama comienza a recargarse cada vez más hasta ya perder el interés. Una pena.

Correspondencias. En la función de prensa, un señor al que no vi porque estaba sentado detrás de todo en la otra punta de la sala donde estaba yo, se durmió tan profundo que roncó muy, pero muy fuerte. Al principio generó risas, pero cuando el ronquido seguía, una chica tuvo que levantarse y despertarlo. Creo que después se fue, pero lamenté no haber visto quién era, si lo conocía. Es cierto, la película es larga, dura poco más de dos horas, y a veces entrar a ver una película así a las diez de la mañana no es lo mejor, pero a mí de todos modos me gustó, aunque sí sentí su duración.

Santoalla. Un pequeño y modesto documental que se torna cada vez más atrapante. La historia parece de película pero es real.

Todo sobre el asado. Salí de verla y le mandé un mensaje a mi novio, que la veía esa noche: “Odié Todo sobre el asado. Necesito que la veas para saber si soy yo”. Si bien a él después le gustó algo más que a mí, coincidió conmigo en que trata muy mal a sus entrevistados. Queriendo ser gracioso (que encima a mí no me pareció en lo absoluto eso), se termina burlando de ellos hasta un modo exasperante. Su tono cancherísimo me puso de muy mal humor.

Zoology. Muy curiosa, con una trama atractiva (una mujer a la crece una cola), el film no termina de encontrar su tono. Divertida por momentos, dura por otros, es rarísima.

Mario on tour. Una de esas pequeñas grandes sorpresas que tiene el festival. Película argentina protagonizada por Mike Amigorena, acá en su mejor faceta, interpretando a un cantante que no encuentra otra solución momentánea para vivir que haciendo cóvers de Sandro. En el medio, enfrentar la reciente muerte de su madre, reencontrarse con su pequeño hijo, y seguir manteniendo a flote esa amistad con su agente. Hermosa y muy divertida, al mismo tiempo conmovedora sin caer en lugares comunes más allá de lo que uno podría esperar de su trama, que a la larga historias como estas han sido contadas tantas veces…

Adios entusiasmo. Otra de esas pequeñas sorpresas. Amo los retratos familiares que se pasean entre la drama y la comedia y terminan dejando un sabor agridulce. Algo así, pero de manera más curiosa, sucede con esta película.

Have a nice day. Una película animada a lo Tarantino que, de todos modos, me terminó aburriendo un poco.

Prank. Otra de las canadienses, en este caso una buena película con un par de recursos narrativos muy interesantes: la inclusión de pequeñas historias que dan lugar luego a las bromas que realizan sus protagonistas, y la representación ilustrada de películas de culto que el cinéfilo del grupo ama narrarle a sus amigos.

El candidato. La nueva de Daniel Hendler, una comedia que no es tan graciosa como una esperaría, pero más real de lo que uno quisiera. Si bien siento que le faltó un poco de fuerza, está bastante bien.

Higanjima: Vampire Island. La fui a ver por el tiempo que tenía libre, y porque estaba la palabra Vampire en el título. Me aburrí, creo que me dormí un poco incluso. Es bizarrísima y berretísima. Y algo que no sabía: es secuela, de una trilogía. O sea que es una historia que vi empezada, y de la cual aún no conozco su final.

Sambá. Iba a entrar a ver Wind, de la Competencia Internacional, pero por confiar en mi memoria me metí a la sala de al lado. Terminé viendo Sambá, de la Latinoamericana, que de todos modos me gustó mucho. Una historia contada mil veces, una redención a través del boxeo, pero que de todos modos se siente muy auténtica y el final está bueno porque no cae en lo esperable.

Toublanc. No leí nada de Juan José Saer y esta película pretende homenajear su obra. El film tiene lindos momentos y escenas, pero para mí nunca terminó de funcionar. Hay una trama principal, y casi nunca está, la de la investigación, mejor dicho la de dos investigaciones. Ninguna interesa, lo más interesante es el retrato de dos personajes solitarios.

O ornitólogo. Una película que va transformándose, así como su protagonista.

Therapy. Película de terror francesa a lo found footage. Odio el found footage pero ésta tenía de interesante que en realidad la trama giraba sobre unos policías que encontraban unos videos y a medida que los van viendo, se van acercando a la identidad de este asesino. Pero no tienen mejor idea de utilizar esto que a través de escenas repetidas que preguntan, “¿Tienes el siguiente video? Buenísimo. Veámoslo”. Y eso es todo. La otra trama, la de terror, la que está dentro de esos videos, cae en todos los lugares comunes del género, y algunas inconsistencias más del guión hicieron que no pudiera más que odiarla.

Pornocratie: Les Nouvelles Multinationales du sexe. Un documental con una temática muy interesante. La idea de una industria, la del porno, que consume todo el mundo y que sin embargo está muriendo. La realizadora Ovidie (ex actriz porno, ahora escritora, directora e ícono feminista) de introduce en lugares desconocidos para muchos, pero lamentablemente se nota que no pudo, que no le permitieron acceder del todo, y la resolución se siente apresurada.

La loi de la jungle. Divertidísima y absurda comedia francesa. Leí después que la Cahiers Du Cinema la había elegido entre las mejores películas del 2016. Muy recomendable.

La vida sin brillos. Lo que más me llama la atención es que los directores sean dos muchachos tan jóvenes,  que seguramente no vivieron las épocas de mayor gloria de las mujeres a las que les dedican el film. Las extinguidas, íconos de belleza de los 80s en su regreso al teatro, y al mismo tiempo un retrato íntimo sobre cada una de estas personas y personajes.

Ojalá vivas tiempos interesantes. Buena premisa pero mal desarrollado el guión. Si bien toma un tono cada vez más interesante, todo parece suceder porque sí y se torna larga (dura dos horas, y eso es mucho para este tipo de película).

Porto. Me enamoré. Me enamoré perdidamente de esta película y es probable que luego escriba algo más sobre ella en mi blog. Una historia de amor que dura sólo una noche pero de esas que se quedan con uno de por vida. Y sí, claro que ver a Anton Yelchin provoca muchas sensaciones, porque siempre se lo va a extrañar.

Dark Night. Una película a nivel visual hermosísima, pero nada más. Su director sabía mucho qué quería retratar, y la película es un conjunto de escenas sobre determinados personajes, estereotipos, de norteamericanos hoy en día. Una mirada oscura, oscurísima para un final que ya conocíamos. En el medio, una hora y media de escenas reiterativas que se agotan rápidamente.

El bar. Había muchas expectativas para lo nuevo de Alex de la Iglesia. Lo cierto es que empieza muy arriba, con buenos personajes, una locación y un conflicto aunque no claro lo suficientemente potente. No obstante, a lo último ya se la siente reiterativa y cansina, y la resolución resulta poco inspirada. Es divertida, sí, pero podría haber sido algo mucho más interesante.

Ceux qui font les revolutions a moitie n’ont fait que se creuser un tombeau. La sola idea de entrar a las diez de la mañana a ver una película de tres horas de duración me tuvo de malas varios días. Hasta que fui a verla y me terminé encontrando con una muy buena e interesante película, oscura y algo pesimista, pero muy potente. Al final, terminó ganando en la Competencia de Vanguardia y Género.

Rudzienko. La nada misma. En realidad, si uno sabe cómo fue rodada y por qué, se torna algo mas interesante. Pero si uno no tiene esa información, se encuentra con un film de largas y estáticas escenas que a veces no dicen nada. Y cuando hablan sus personajes, no tienen subtítulos para aparecer después esas líneas pasando sobre una pantalla negra.

The love witch. La estética del film es hermosa y perfecta, está en cada detalle su realizadora (de hecho cumple mil papeles además de directora, escritora de guión, vestuarista, escenarista, editora…). La trama está buena, quizás esperaba algo más pero cumple.

The Mole Song – Hong Kong Capriccio. Uno lee Takashi Miike y ya quiere. Bueno, ésta es una secuela y me enteré después, de todos modos se re puede ver por sí sola (tiene un breve resumen al comienzo). Una de acción muy divertida y bizarra. No decae nunca.

Dhogs. Una española que podría haber sido re interesante y termina cayendo en unas pocas e impactantes (y largas) escenas de gore. Lo mejor de la trama queda relegadísimo, en su lugar mejor mostrar el morbo. No me gustó.

Mimosas. Otra de esas películas pretensiosas y aburridas.

La región salvaje. Película mexicana sobre los peligros de dejarse llevar por el placer… en este caso, el placer que provoca un extraño alien. Para mí no termina de funcionar lo que nos quisieron contar.

Cemento – el documental. La historia del rock nacional pasa por acá y hoy está reflejado además en este documental. Muchos y valiosos testimonios.

I tempi felici veranno presto. Cuando empezó una señora se sentó al lado mío y no sé por qué, antes de irse, tuvo la necesidad de comentarme “esta película es un bodrio”. Yo la miré con cara de “y bueno, ¿qué se le va a hacer?”. Mi trabajo era verla, estaba entre la competencia que cubrí, así que me quedé (siempre me quedo, nunca me voy de las películas, ni de aquellas que entro a ver por mí misma), y si bien en la segunda mitad se pone más interesante, no me gustó.

My entire high school sinking into the sea. Una película animada, con una estética bastante psicodélica por momentos, y con voces de gente que quiero como Jason Schwartzman y Lena Dunham. Es una historia re chiquita, sobre adolescentes en medio de una situación catastrófica. Me gustó bastante.

Bliss. Película griega que tiene buen punto de partida pero para mí falla en su resolución. La actriz principal la rompe, como una mujer que cada vez se está volviendo más loca (me recordó por momentos a Queen of Earth).

SHOT! The Psycho-Spiritual Mantra of Rock. Obviamente lo amé. Amo las fotografías de Mick Rock, quien pudo adentrarse en la mejor época musical de la historia, que para mí es el glam rock. Además está contado de una manera muy atractiva, y cuando empezó me hizo acordar a 20.000 days on Earth, porque la ficción se introduce (en este caso, el propio Mick se ve a sí mismo años atrás cuando estuvo cerca de la muerte). Recomendadísimo, tiene todo lo que me gusta y seguro a todo el mundo también. Bowie, Iggy Pop, Lou Reed, Queen…

Merry Christmas Mr. Mo. Tenía que verla a la mañana pero por querer ver a toda costa My entire high school sinking into the sea, tuve que clavarme hasta las once de la noche para ver la que correspondía, la que tenía que ver para poder escribirla. Así que la estaba odiando de antemano por eso y al final me encontré con una película re linda. Hay que dejar de prejuzgar, tengo que dejar de prejuzgar.

Killing ground. Una australiana sobre una parejita que se va a pasar unos días tranquilos a un lugar casi desolado… y claro, no la van a pasar muy bien. El film juega con dos historias en distintos tiempos, pero rápidamente se pierde lo interesante de esa día. Tiene algunos buenos momentos, pero no mucho más.

Las malcogidas. Una comedia boliviana que, más allá de caer en algunos lugares comunes, resulta muy linda y refrescante. Hay algunas secuencias musicales que están geniales.

The assignment. Michelle Rodriguez como un tipo al que convirtieron contra su voluntad en mujer. Una de acción, dirigida por Walter Hill (quien hizo la gran Streets of fire, que gracias al Bafici pude ver en pantalla grande hace un par de años, también con la excusa de “voy a llevarlo a mi novio que no la vio” cuando todos sabíamos que yo quería volver a verla). Cumple.

Estiú 1993. La que ganó, por eso la vi, la verdad, muy linda. Chiquita pero profunda.

Medea. Crudísima.

The girl with all the gifts. Pensaba ver algo más el último día, pero me pudo la fiaca. Ya luego de haber cumplido con las críticas que me faltaba, me decidí tomar un día de relax en casa, y sólo me fui a ver esta película a la noche. Una de zombies interesante dentro de un género que ya no parece tener mucho para ofrecer.

 

Bueno, a todas estas películas se le han sumado litros de café y tabletas de actron, y calorías por montones. Y se le han quitado muchas horas de sueño. Los números de mi BAFICI fueron 51 películas y 21 críticas. Y eso que me quedé con ganas de ver mucho, mucho. Pero entonces me digo a mí misma, “tranquila, Jessi, no se puede ver todo en el mundo”.

Anuncios

La idea de una boda perfecta.

Primero confieso que sí, fui a ver Mi Primera Boda sólo porque Daniel Hendler estaba allí. No conozco a su realizador, sé que hizo Cara de Queso, y no me gusta nada Natalia Oreiro como actriz (aunque su belleza es innegable).

La película (que comienza con una secuencia animada ya muy atractiva), que a muy grandes rasgos trata sobre una boda frustrada, funciona muy bien como comedia de enredos. Sobretodo teniendo en cuenta que durante los primeros quince o veinte minutos sólo me estaba pareciendo ligeramente entretenida y no me sacó mucha risa. A medida que se sucede, hay gags más efectivos.
Sí sentí que durante el primer tercio de la película aproximadamente, ésta hace uso y abuso del protagonista hablándole al espectador. Empieza con Daniel Hendler en el papel de Adrián hablándonos sobre lo mal que parece salió la boda intercalándose con comentarios de Natalia Oreiro en el papel de Leonora en una especie de discusión a distancia.
Una vez que nos metemos sí en la boda (que es lo único que cuenta la película, ya que todo sucede este mismo día) comenzamos a conocer más que nada a estos dos personajes y un poco, no lo suficiente me pareció, a los más secundarios.
Martín Piroyanski, por ejemplo, es un actor que me gusta mucho. Su personaje es uno de los secundarios más ricos pero aún así cae en gags demasiado estúpidos para mí gusto (y que encima se repiten) como que se tropieza fácilmente y cae al piso. Aunque hay otros tantos que sí están muy bien, de hecho, es uno de los mejores para mi gusto.
Sebastián deCaro y Clemente Cancela son de madera actuando y si bien hubiese estado bueno conocer un poco más a estos personajes (porque sólo sabemos que son los ‘amigos desastre’ del novio) casi que podrían ni estar y ser la misma historia. A Clemente lo banco, aunque ya no tanto como solía. A DeCaro no lo soporto por hacerse el cool y después participar de El Debate de Gran Hermano (y el hecho de que me bloqueó de twitter porque le escribí que no leería su libro ni aunque me lo regalaran, no es más que un detalle).
Después tenemos a esta especie de ex de la novia, cuyo personaje la verdad no recuerdo el nombre, interpretado por Imanol Arias, quien aporta bastante a la historia más allá de no terminar de ser muy claro por qué está ahí (me resultó poco convincente la explicación de Leonora al inicio). También hay alguien invitada con quien él tuvo algo. Y si bien los dos personajes parecen un poco estar ahí porque quizás no olvidaron a aquella persona que ahora se está casando con alguien más, sólo el de él parece por momentos correr con un poco más de suerte. Y ambos terminan teniendo cierta importancia en la línea dramática principal de la película (bueno, ella medio como que nos hacen creer eso).
Muriel Santa Ana como la amiga de Leonora está genial, pero también es un personaje desdibujado. Ok, es lesbiana.
Los padres de los novios, cada uno parece interesante y promete mucho, tienen en general buenos momentos divertidos, pero tampoco se los llega a aprovechar del todo. ¿Puedo comentar lo estirada que está Soledad Silveyra? Bueno, eso. Igual le queda bien al personaje, esta madre que ‘compite’ con su hija (en realidad eso sólo lo vemos en una parte, porque se quedó ‘con su vestido’), piensa sólo en su imagen y ni se da cuenta de lo mal que Leonora la está pasando.
El final es muy típico de comedia romántica, con cosas que sólo pasan en la película. Y tras los créditos hay unos mensajes muy interesantes de los invitados en el video de la boda.
A grandes rasgos, la película cuya verdadera historia comienza cuando el novio pierde un anillo (para luego no tardar en perder el segundo), nos habla del matrimonio (yo no soy tan partidaria del matrimonio, dios sabrá si me casaré algún día, pero creo que en algún momento ya eran demasiados chistes y comentarios cínicos en contra del matrimonio que por supuesto en realidad funcionan para más cerca del final reafirmar lo contrario a esto), de las religiones (la idea es hacer un matrimonio mixto por lo que en el viaje hacia la boda que se desvía y alarga bastante más de lo esperado, el rabino y el padre conversan y discuten un poco sobre los diferentes puntos de vista y logrando varios de los diálogos más interesantes), de la familia, de la idea de felicidad y algunos temas más. El novio que se siente inferior más allá de intentar todo el tiempo estar a la altura de semejante mujer (y el tanto intentarlo hace que salga mal) y la novia que sueña con su boda perfecta y de a poco ve su sueño desvanecerse.
La película entretiene y al final uno logra sentir empatía tanto por el ‘nabo’ del novio como por la novia hermosa que de repente se encuentra despeinada, con la boca manchada de chocolate y el vestido lleno de tierra.
El final no me terminó de convencer, no por lo que cuenta, sino por el cómo lo hace. Cae en el típico final, como mencioné, más allá de lo ‘estrafalario’.

Mi último día del Bafici


Para el último día, sólo una película y de las que más esperaba: Norberto Apenas Tarde, el debut como director del gran Daniel Hendler.

Tenía muchas expectativas porque Hendler me parece una persona interesantísima pero conocía más su faceta que de actor que cualquier otra, por lo que me generaba mucha curiosidad saber cómo se manejaría desde el detrás de cámara.
Y me sorprendió. Para bien. Muy bien.
Hendler escribe y dirige una película que bien podría haber sido hasta protagonizada por él (el personaje de Norberto, salvo por ser ‘ese gordito’, se parece a muchos que el actor ahora director ha interpretado a lo largo de su carrera).
¿Y por qué me gustó mucho? Acá viene toda mi subjetividad (que en realidad en el blog creo está siempre muy presente). Norberto Apenas Tarde es de esas historias que a mí me gustan, pequeñas, sobre personajes ‘medio losers’ pero que se parecen demasiado a la gente normal, a nosotros, cómo se relacionan con el mundo, un mundo que a veces no lo entienden tanto. Con un humor ligero pero efectivo, gran composición de personajes más allá del protagónico, planos algunos muy atractivos, y con mucha naturalidad, Hendler nos cuenta un momento de la vida de Norberto en el que se encuentra perdido, perdido a nivel relaciones (está casado pero no está bien con su mujer que poco después se va de la casa), a nivel económico (acaba de renunciar, entra a una inmobiliaria sin un sueldo asegurado y encima debe dinero a varias personas) pero sobretodo a nivel personal. Hasta que va al teatro. De casualidad, ve una obra que al resto aburre. Y él se encuentra consigo mismo, descubre que es su pasión. Entonces, además como sugerencia de su jefe que en realidad le recomienda un curso de reafirmación personal para vencer su timidez, se anota en una escuela de teatro, donde conoce a gente con la cual se divierte y se siente cómodo, más allá de ser todos (salvo el profesor) más jóvenes que él. No es grave, Norberto no llegó del todo tarde, sólo un poco.
Divertida, conmovedora, necesaria, probablemente sea mis preferidas de las 18 películas que vi en el Bafici. Quizás no la mejor pero, insisto, la que más me gustó. Porque es el tipo de cine que más disfruto. Realmente deseo que Hendler siga explorando en el mundo del cine, que podamos ver más de él; pero mientras tanto tenemos su ópera prima que es, a mi parecer, una pequeña gran película.

Dato aparte: Mañana voy a ver la película de su mujer (quien en la película aparece en un pequeñísimo personaje), Los Marziano por culpa de dos críticas diferentes que leí y ambas decían que se alejaba del costumbrismo local para parecerse más al cine de Wes Anderson. Juro que los dos, Lerer y Battle, mencionaron a mi director preferido. Un poco de miedo me da. El resultado puede ser bueno o no. Veremos…

Una propuesta argentina a la que no nos tienen acostumbrados


Hoy fui al cine a ver Fase 7. Me enteré muy recientemente que había sido presentada en el Festival de Sitges pero, la verdad, en su momento ni me enteré y hasta hace unos días desconocía de la existencia de la película.

Tras ver la propaganda no es que no me había llamado la atención, es que quizás no me daba demasiada información y la hubiese pasado por alto si no fuera porque, a la hora de leer las críticas de la semana, me encontré no sólo con críticas muy positivas sino muy interesantes y sorprendentes a la hora de revelar aspectos de la trama.
No recuerdo, si las hay por favor menciónenmela, alguna otra película argentina parecida a la que nos compete.
A ver, unos pocos inquilinos de un edificio pasan a estar en cuarentena, y por lo tanto encerrados en ese edificio, por un extraño virus que parece estar propagándose alrededor del mundo. No son muchos, 4 o 5 departamentos nada más.
El protagonista es el uruguayo y siempre genial en esos personajes un poco losers pero súper queribles, Daniel Hendler, que aquí es Coco, quien espera un hijo junto a una embarazada (en la vida real mientras se rodaba el film) Jazmín Stuart como Pipi. Ella está de 7 meses de embarazo y la relación entre ellos no parece ir de lo mejor, entre muchos reproches y quejas.
Yayo (ese personaje tan terrible de la tv que personalmente detesto pero aquí está bastante bien) es el vecino paranoico, armado hasta los dientes, pero amigo de Coco.
Fernando Luppi aparece como un anciano amable y se termina convirtiendo en un villano tan atractivo como eficaz.
La película se sucede prácticamente (al final hay un poco de aire libre) dentro de ese edificio, mientras nunca se termina de comprender del todo qué pasa afuera, habiendo un gran trabajo y uso del fuera de campo.
Personalmente, lo que me gustó mucho de la película además de las actuaciones (aunque me molesta alguna parte que el personaje de Yayo putea mucho porque me recuerda justamente a Yayo y dejo de ver al personaje que interpreta) es la música y el tratamiento sonoro.

Resumiendo, la recomiendo porque es entretenida y está muy bien realizada. Aunque confieso, creo que sé cómo lograron conseguir el presupuesto de la película, con todas las marcas que aparecen en pantalla: la película empieza con planos a los estantes del supermercado, en el cual vemos TODAS las marcas. Eso sí me molestó un poco, que tomaran tanto protagonismo en la imagen.

Películas sobre familias #5: El abrazo partido


La única película argentina que incluyo en MI lista. No va a ser tan extensa esta entrada porque hace no mucho ya había hablado de la película, y es poco más lo que puedo decir sobre tal.

Un hijo que no quiere ser padre. Un padre que a veces parece se olvida de lo que es ser padre. Un padre que no estuvo, pero en cierto modo está. Un hijo que no quiere saber de un padre del cual ni se acuerda.

En fin, una película divertida, conmovedora, realista, bien retratada sobre esas relaciones familiares que tan difícil son de sobrellevar.

Sobredosis de Hendler.

Por culpa de I-sat, que el finde decidieron pasarte ese especial dividido en dos con películas que venía con ganas de ver y por algún extraño motivo todavía no había hecho.
Sólo dos películas del especial no vi porque ya las había visto antes, y repetidas veces: El fondo del mar y Derecho de Familia.


Empecé entonces, acorde a lo programado, con Una novia errante. Creo haber leído entrevista en la revista Viva si no me equivoco cuando se estrenó la película con su directora/escritora/protagonista que si no me equivoco también es la esposa de Daniel Hendler (o lo era, no ando muy al tanto, quizá ni casados están, mi memoria falla últimamente). En fin, no resultó más que una película aburrida en la cual pasa poco y nada; uno espera toda la película en vano. El personaje principal, el de esta novia errante, es difícil de soportar y si uno al principio sentía pena por el modo en que su novio la trata y la deja abandonada en aquel lugar donde iban a pasar su aniversario, después se da vuelta, lo comprende.

Esa misma noche, vi Los Paranoicos. Ésta resultó bastante más interesante, con un personaje principal más complejo: un guionista que alega estar trabajando desde hace tiempo en un guión en el cual nunca lo vemos trabajar, un paranoico, un cobarde, que se dedica a animar fiestas infantiles en las cuales se puede llegar a quedar dormido; con un (gran?) amigo que lo utiliza como inspiración para una serie con un protagonista que encima se llama igual que él; la novia de este amigo que aparece casi de casualidad y así también casi de casualidad pasa a quedarse en su departamento y a darle un poco vuelta las cosas. Película entretenida, en la cual también estás esperando que pase algo pero a diferencia de la mencionada anteriormente, sabés qué es ese algo que querés que suceda y sucede sí, en el último minuto del film.

Al día siguiente, vi una película que tenía pendiente desde hace bastante: El abrazo partido. Sin dudas, la que más me gustó del grupito de películas protagonizadas por el uruguayo. ¿Qué me gustó de ésta? Varias cosas: me gusta cómo te presentan diferentes culturas sin que ninguna tome un protagonismo no merecido; me gusta cómo la cotidianeidad es reflejada en cada uno de los personajes, tan comunes; me gusta su comicidad pero que también llega a conmover; y lo que más me gusta, o me llama la atención, es cómo están reflejadas estas relaciones tan complicadas entre padres e hijos. Aquí, porque este hijo se vio abandonado por su padre desde antes de que tuviera uso de razón, era un recién nacido. Porque este padre los abandonó pero no del todo: les dejó un localcito, pasa todos los meses una mensualidad y llama cada tanto desde Israel, donde estuvo todos estos años. Porque este hijo sabe con toda certeza que no lo quiere a su padre, no lo conoce, no le interesa conocerlo. No entiende por qué se tuvo que ir, aunque su madre haya intentado explicarle mil veces.
Es una película que me hizo acordar a dos películas más que nada. Dos cositas pequeñas me remontaron a estas películas. La primera, es cuando el protagonista le dice a la madre que no quiere tener hijos, que no entiende por qué uno se larga a tener hijos. Tiene que ver con eso de que puede ser que no sea fácil ser padre, pero nunca se habla de lo difícil que es ser hijo. A la película que me remontó fue a The Life Aquatic With Steve Zissou, cuando Steve le dice a quien cree que puede llegar a ser su hijo “Porque odio a los padres, y nunca quise ser uno”.
La otra película a la cual me hizo acordar [sí, es también a una de Wes Anderson, probablemente porque son las que más grabadas tengo en mi cabeza, y más presentes en mi vida siempre] es a The Darjeeling Limited. En El Abrazo partido, el hijo no entiende por qué su padre tiene la necesidad de irse a Israel y salvar no sé a cuántos judíos, en lugar de quedarse a cuidar de su hijo. ¿No es algo así lo que sucede con Patricia Whitman? Ella parece tener la vocación de ayudar a los niños menos afortunados de la India, pero no puede estar con sus hijos, los abandona, se la pasa escapándose de ellos. En fin, no es tanto lo que tienen en común, sólo estoy mencionando lo que pasó por mi mente en ese momentito de la película.
Como sea, quizá sea yo la que no puede dejar de pensar en esas cosas. En esas relaciones tan fucking complicadas y que me hacen pensar en no querer tener hijos, o por lo menos no hasta que sepa que realmente voy a poder darles [y no hablo sólo en cuestiones materiales] aquello que se merecen. En fin, me fui por las ramas. Mis malditas entradas espontáneas.

La última película entonces que vi anoche de este especial fue Los Suicidas. Si hubiese sido una película un poco más interesante, más entretenida, más sólida en su/s trama/s seguramente le dedicaría varias líneas más. Pero lo único que me llamó la atención de la película fue el tema. No obstante, no me voy a poner a dar mi opinión sobre lo que pienso del suicidio o de cómo está planteado en la película porque no me gustó y por lo tanto no tengo ganas. Así que punto final para esta entrada.

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

El Surrealista, Absurdo y Excéntrico Mundo de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir... "Iä! Iä! Sibarel fhtagn!"

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Mamiga Blog

By La Pelu

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."