Recuerdo de cuando me enamoré del cine

Cuando era adolescente y estaba en la secundaria, casi sin querer descubrí que amaba el cine. Más que la gente “normal” que disfrutaba sentarse a ver una película.

Había descubierto que podía ir sola al cine (aunque yo lo tenía lejos y abarcaba un viaje importante en colectivo) pero además mi padre solía copiarnos películas y cada fin de semana nos traía varias.

No tenía internet en ese momento en mi casa, por lo que no tenía acceso a cientos y miles de películas como ahora, así que siempre las veía a todas (ahora no tengo tiempo para ver todas las que tengo en mi disco y cuando lo haga probablemente el número de películas allí sin ver hubiese aumentado potencialmente).

Cuando veía alguna que lograba fascinarme, era capaz de verla muchas veces. A veces dos en el día, varias en la semana. Así me enamoré de Big Fish (El gran pez) de Tim Burton.

Vi esa película tantas veces que me aprendí cada línea, y siempre me emocionaba en las mismas partes, no importaba que ya supiera todo lo que venía.

Unas compañeras de la escuela que también disfrutaban de ver películas me habían pedido una recomendación. O quizás yo se las hice sin que la pidieran, confiando en que la disfrutarían (casi) tanto como yo. Bueno, eso no pasó. Cuando me dijeron que la vieron, les pregunté a las dos hermanas mellizas qué les había parecido. “Sí, está bien”, sin ser muy expresivas. Y mencionaron lo gracioso que les había parecido la escena en que nace el bebé.

Yo no lo podía creer. De una película tan perfecta, llena de emociones, de situaciones tan originales, profunda, enorme… ellas se habían quedado con un gag menor.

Y así fue la primera vez que se me rompió el corazón. No fue un chico que me gustaba y no me dio bola.

Hoy creo que quizás por eso terminé, sin haberlo planeado, haciendo crítica de cine. Para expresar esas cosas tan increíbles que ciertas películas me generan. Hoy también ya estoy acostumbrada, especialmente en ciertos ámbitos, a recomendar películas y que la devolución luego no fuera ni cercana a la esperada. Ya no me suele afectar así, salvo si justo recomiendo con unas ganas alguna película a alguien que conozco (o creo conocer) mucho y no me puedo imaginar que no pueda apreciarla como yo. Ahí es otra historia.

Pero siempre tendré la posibilidad de sentarme a escribir, probablemente acá, y que alguien lea, o no. Al menos yo lo saqué de adentro.

Anuncios

No todo lo que brilla es glitter

Si hay una película que me tiene fascinada desde la primera vez que la vi por casualidad hace varios años por algún canal de cable, es Velvet Goldmine.
Un joven Christian Bale es Arthur, periodista que en la época del glam rock fue un adolescente que se sintió identificado con toda esa movida, y echado de su casa al no ser aceptado.
Jonathan Rhys Meyers es Brian Slade, el máximo ídolo de la época, cuya carrera terminó cuando fingió su propia muerte en el escenario.
Ewan McGregor es Curt Wild, alguien que enloquece con el sonido de la guitarra eléctrica.
Jonathan Rhys Meyers también es David Bowie. Ewan McGregor también es Iggy Pop. Y la película retrata la supuesta relación entre ellos dos.
Todd Haynes nos regala una película que, con la estructura de Citizen Kane, nos retrata una época llena de glitter, buena música y libertad sexual. Y lo hace de la mano de artistas como Thom Yorke, Jonny Greenwood (Radiohead), Andy MacKay (Roxy), Ron Asheton (The Stooges), Thurston Moore, Steve Shelley (Sonic Youth) y Paul Kimble (Grant Lee Buffalo), que interpretan canciones de la época y algunas nuevas que encajan a la perfección.
Cabellos de colores, glitter, plumas, plataformas, mucho maquillaje. Todo vale.

Disfruten:

Amor es…

Sacártelo de la cabeza pero que el destino busque la forma de volver a encontrarlo y que todo suceda otra vez. Se borra de la cabeza, no del corazón.

Cruzar los océanos del tiempo para encontrar tu amor perdido hace siglos, pero decidir que la amás demasiado como para condenarla.

Conocer a alguien durante cuatro días y que cambie tu vida por completo; estar en el aeropuerto y tener la epifanía de que la elipsis que consideraste es tonta y que no importa que estemos fucked up, queremos pasar el resto de nuestra vida con esa personita.

Encontrar por fin alguien que te entiende, te acepta como sos, y es la única persona que puede darte aquello que buscás, y a quien uno espera entregar toda su voluntad, sin importar cómo lo vean los de afuera.

Conocer al amor de tu vida, que el tiempo se detenga, luego avance rápido y la pierdas de vista. Trabajar duro para conocerla y luego aparecerte frente a su casa con ciertos de sus flores preferidas.

Pero lamentablemente el amor también es algo que con el tiempo puede desgastarse hasta desvanecerse por completo.

Mejor dicho, no sé qué es el amor, no creo que se pueda describir. Sólo sé que love is all you need.

La mejor película de Tim Burton


Mi película preferida de Tim Burton es aquella que se agarra de una persona, Ed Wood Jr., para hablar sobre el cine de una época, de bajo presupuesto, pero sobretodo habla de hacer aquello que a uno le gusta, más allá de lo que difícil que puede ser.

Entonces, Burton, en lugar de burlarse del ‘peor director de la historia’, lo muestra como un soñador y perseverante. Aquel con tantas ansias de filmar que hace de todo para poder conseguirlo.
Sin duda, la mejor parte de la película es aquella en la que se ve desbordado cuando deja de tener el control a manos de quienes le daban el dinero para filmar. En un bar, un poco deprimido, se encuentra con su gran ídolo, Orson Wells. Se le acerca, le habla y él lo aconseja. Y le dice que para él, la película que más disfrutó hacer fue Citizen Kane; aunque no haya sido la más exitosa, él hizo la película que quiso hacer.
Filmada en blanco y negro, con la estética de las películas de aquella época, Burton le da a Johnny Depp el papel de este hombre tan particular, que además tiene fetichismo por la ropa de mujer y de hecho le gusta transvestirse. Su mujer por aquella época, Lisa Marie, interpreta con gran sutileza y belleza a la gran Vampira. Bill Murray, Sarah Jessica Parker complementan el elenco. Pero quien se lleva todos los laureles es Marin Landau, en el papel del gran Bela Lugosi, el primer Drácula de la historia del cine, y el ídolo de Ed Wood, quien se transforma en su amigo e intenta hacerlo volver a la fama mientras el resto del mundo lo tiene olvidado pensando que ya había muerto.
La actuación de Landau es brillante. No me puedo olvidar de aquella escena en el hospital donde Ed sabe que a falta de seguro médico ya no se puede quedar; le dice que se tienen que ir, él lo mira y le pregunta si ya se curó, a lo que él le responde que sí. ‘Pero no me siento curado’ le dice Lugosi.
Y si bien ésta, probablemente la película menos conocida y vista de Tim Burton, es mi preferida, hay otra que no puedo dejar de mencionar. Es por eso, que Tim Burton sigue estando entre mis directores preferidos. Porque por más que a veces haga películas no tan geniales (y bueno, malas) no me puedo olvidar que entre otras buenas películas, hizo dos obras maestras.
Y por supuesto hablo además de Big Fish, película que vi incontables veces (en una época la veía todas las semanas). Una película que invita a ver la vida con otros ojos. Y bueno, de la cual ya hablé.

P.D: Quiero a alguien que me quiera aunque sea una partecita de lo que Edward Bloom ama a Sandra Templeton.

Nunca pasa como en las películas


Allí, dos personas se conocen y sólo pueden necesitar horas, días para enamorarse. Yo me enamoro así de rápido y soy considerada loca.

Eso, sumado a que ni siquiera suelo ser correspondida. Muchas veces en realidad ni me entero si tenía oportunidad por quedarme callada. Pero una vez que abro la boca, mejor dicho, mi corazón, tampoco sucede.
Todo se parece demasiado a lo que se supone es la vida. No a las películas. Uno siempre cae en lo seguro, en lo fácil, en lo conocido. Yo también podría hacerlo si quisiera, pero no quiero. No me siento bien así.
Quizás vivo demasiado en ese mundo de fantasía que no dejo de alimentar, con historias, películas, cosas que escribo, que imagino, que sueño. Quizás todavía no termino de descubrir qué carajo es la vida, cómo funciona.
Ojo, tampoco hablo de las típicas comedias románticas, o drama del estilo The Notebook. Hablo de esas historias tipo Garden State, o Eternal Sunshine of the Spotless Mind, o Before Sunrise. ¿Cuánto tiempo necesitaron para enamorarse? ¿Tan imposible es que eso suceda en la vida real? ¿Existe el amor a primera vista? Cada vez creo menos en el amor.
Venía tanto necesitando una historia así y casi, casi, creí encontrarla. Hasta que terminó antes de empezar. No me eligieron. Y esta vez sí tuvieron la oportunidad de hacerlo.

Películas que me cambiaron la vida: Big Fish

Con Tim Burton tengo una relación rara. La verdad, en una época me encantaba, estaba entre mis directores preferidos. Pero con el tiempo, me ha ido decepcionado. No obstante no lo odio ni nada por el estilo. ¿Por qué? Porque me regaló dos de las películas más maravillosas que vi en mi vida. Mi preferida es Ed Wood, a la cual ya me dedicaré en su momento. Y la segunda, es Big Fish.


‘El gran pez’ es una película maravillosa, una adaptación de una novela que no leí. Protagonizada por el siempre genial (hay pocos actores que logren tal versatilidad en cualquier tipo de personaje que le toque interpretar) Ewan McGregor. Junto a él, la gran Jessica lange, el correcto Billy Crudup, una por ese momento desconocida por mí francesita que me enamoró Marion Cotillard, el gran Albert Finney, la infaltable Helena Bonham Carter y varios nombrecitos más por ahí muy interesantes.

Pero lo que rescato de esta película, es no sólo la historia preciosa y la forma en que está contada esta gran aventura, sino el momento en el que llegó a mi vida. Fue después de ver esta película cuando me di cuenta que lo que yo quería hacer estaba en el cine.

Hay una frase de Daney en su texto ‘El travelling de Kapo’ que se me viene inmediatamente:

Y en el anden del subterráneo me doy cuenta de que esa pregunta odiosa que nunca había sabido contestar (“¿Qué vas a hacer de tu vida?”) por fin tiene respuesta. Más tarde, de una forma u otra, será el cine (…).

Y así fue. Así nació mi amor por este séptimo arte. De la mano de Tim Burton. Por eso nunca lo voy a odiar. Simplemente prefiero quedarme con su obra un poco más temprana, aunque la película que menciono está un poco en el medio. De hecho, después de esta película, creo que Burton nunca logró ninguna cosa parecida a obra maestra como con muchas de sus anteriores. De su etapa posterior, sólo rescato Corpse Bride. Algunas no son tan malas pero ya no es lo mismo.

Pero como para no hablar sólo de mí y hablar un poco de la película en sí, me voy a quedar conla idea de que la vida misma puede ser una aventura. Y voy a volver a citar, a Alejandro Dumas esta vez.

La vida es maravillosa. Sólo hay que mirarla con las gafas correctas.

 

Un contador de las historias más increíbles que se distancia de su hijo cuando éste cree que no lo conoce, porque todas esas historias son mentira, sólo buscan entretener. Pero cuando él enferma y sabe que puede perderlo, comienza un viaje que lo lleva a descubrir que no todo era mentira, que simplemente había sido dibujado un poco para ser más interesante. A esta historia de padre-hijo se le suma la preciosa historia de amor de sus padres. En fin, un film muy rico por donde se lo mire. En mí provoca muchas cosas y claro, algunas lágrimas también confieso.

Lo mejor del 2010: The Ghost Writer

La última película del gran director Roman Polanski (al carajo lo que concierne a su vida ¿privada?) es un gran thriller con un cuarteto raro pero efectivo como elenco: el siempre genial Ewan McGregor, el atractivo y sexy aunque pasen los años Pierce Brosnan, la despampanante Kim Cattrall y la hermosa e infravalorada a veces Olivia Williams.

Un thriller político, la película trata sobre un ex primer ministro que contrata a un escritor fantasma para terminar sus memorias, cuyo trabajo estaba haciendo otro hombre que fue asesinado. Además de escritor, de ha poco se va convirtiendo en investigador para descubrir las trampas que lo rodean.

Pero de la película en sí no voy a hablar más. Sino de una escena en particular, la escena final. Por lo tanto, aunque es obvio decirlo, aquí viene un SPOILER.

Ese final tan perfecto en todo sentido. Ewan McGregor sale con sensación triunfante porque finalmente descubrió el secreto. Camina por la calle pero desaparece del plano. Se escucha un choque. Y de repente las hojas comienzan a volar y siguen volando a través de los créditos.

Lo mejor del 2010: I love you, Phillip Morris


Porque a veces necesitamos algo extremo en nuestras vidas para saber quiénes somos y qué queremos.

Porque el amor aparece donde uno menos lo espera, pero con la intensidad que esperábamos.

Porque podemos ser capaz de cualquier cosa por aquel a quien amamos.

Pero sobretodo porque de vez en tanto aparecen estas películas. Estas películas que a simple vista son un delirio, absurdas, divertidas, sí. Pero son mucho más si uno sabe mirar.

Jim Carrey y Ewan McGregor, ambos brillan. Jim Carrey toma lo mejor de sí, sus dos opuestos para ser uno solo: la comedia y el drama, el gracioso y el serio. Ewan McGregor vuelve a convertirse en el personaje que interpreta para hacernos creer que realmente es ese personaje.

Una película que desde principio advierte que está basada en una historia verdadera, pero al poco tiempo nos hace pensar que era un chiste. No, no lo es. La vida a veces puede ser tan alocada, divertida, triste y engañadora.

Juro que creo que Jim y Ewan hicieron una de las parejas más hermosas del año en la ficción.
té de flor

lettering, bullet journal, infusiones, libros, labiales y lugares.

Bitácora de pensamientos

Lugar donde entierro las palabras y sentimientos que surgen de la voz de mi inconsciente, la cual es sutil, pero no descansa hasta ser escuchada.

Letrologias

Aqui danzan las palabras, formando galaxias de inspiracion, donde habitan millones de letras buscando sentido a su existencia...

Nada es real

Mi visión particular de las cosas

caminando...

mirando hacia adelante, buscando mi destino

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

En un viaje hacia mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.