Mini diario Bafici 2017

Para variar, como casi siempre o peor que nunca, vi muchas películas. En Visión del cine encontrarán mis críticas (cubrí toda la Competencia de Vanguardia y Género, la más extensa pero al mismo tiempo mi favorita, por lo distintas que son unas de otras), pero acá dejo unas pocas impresiones sobre todo lo que vi.

People Power Bombshell. O cómo empezar el BAFICI con una de esas películas aburridas e inentendibles.

Las cinéphilas. Iba a verla otro día pero decidieron ponerme hora y media de tiempo libre entre las dos películas de prensa de la competencia que seguía… así que terminé viendo ni más ni menos que siete películas ese primer día (ya sé, estoy enferma). Mi futuro está en Las cinéphilas, yo voy a ser una de esas señoras, sépanlo (la que viaja a Mar del Plata, ya soy mucho ella).

Demonios tus ojos. Amo las historias retorcidas pero esta parece una telenovela que quiere ser jugada.

All this panic. Un documental sobre unas adolescentes en Brooklyn y su traspaso a la supuesta adultez. Sencilla, chiquita, al principio una cree que no van a salir de los “white people problems” pero la verdad es que se va tornando cada vez más profunda y cercana.

Cinema futures. Amar el cine y querer saber más sobre él. Un documental sobre el inminente futuro del fílmico con geniales aportes de personas como el gran Scorsese.

Rock’n’roll… of corse. Un documental sobre el carismático Henry Padovani, primer guitarrista de The Police, que lo muestra en todas sus facetas, inspirador y al mismo tiempo reflejo de una hermosa época musical.

Golden exits. Amo a Alex Ross Perry pero como, a excepción de Impolex, ya había visto todas sus películas, sólo fui a ver esta. Quería además verlo a él, pero fui la primera función, estaba muy cansado, y no hizo q&a post función (sí respondió algunas preguntas antes, porque la intención la tuvo). Igual como soy tímida nunca pregunto nada por más que sí tenga preguntas. Golden exits me gustó bastante, me pareció la faceta más madura del director (como cineasta, lo mejor es que sus personajes siempre se alejan de los cánones), con un tono perfecto entre el drama y la comedia. No es Listen Up Philip (su mejor peli) ni Queen of Earth, sino algo entre el medio.

Lilith’s awakening. Quería que me gustara mucho, pero lo cierto es que falla bastante. Llena de buenas ideas, y sin embargo se termina tornando algo ridícula.

The intestine. Me sorprendió que en mi competencia hubo varias canadienses. Ésta es interesante, aunque no mucho más, expone temas copados pero no todos los termina de desarrollar.

Une vie. Estaba entre dos francesas, una con Isabelle Huppert o la nueva de Stephane Brize… y ganó él porque vino como invitado y me interesaba presenciar alguna de sus funciones (también, las otras que daban las había visto todas menos una). Lindo drama de época, muy francés, como me gustan a mí.

Suspiria. La sola idea de ver en pantalla grande una de mis películas favoritas de uno de mis directores favoritos ya me fascinaba. Lo llevé a #novio que nunca la había visto pero todos sabemos que era una excusa, en realidad yo quería volver a verla. Y no hice más que confirmar que es una gran, gran película.

The void. Una de esas novedades que prometía mucho y sin embargo resultó algo decepcionante. La trama comienza a recargarse cada vez más hasta ya perder el interés. Una pena.

Correspondencias. En la función de prensa, un señor al que no vi porque estaba sentado detrás de todo en la otra punta de la sala donde estaba yo, se durmió tan profundo que roncó muy, pero muy fuerte. Al principio generó risas, pero cuando el ronquido seguía, una chica tuvo que levantarse y despertarlo. Creo que después se fue, pero lamenté no haber visto quién era, si lo conocía. Es cierto, la película es larga, dura poco más de dos horas, y a veces entrar a ver una película así a las diez de la mañana no es lo mejor, pero a mí de todos modos me gustó, aunque sí sentí su duración.

Santoalla. Un pequeño y modesto documental que se torna cada vez más atrapante. La historia parece de película pero es real.

Todo sobre el asado. Salí de verla y le mandé un mensaje a mi novio, que la veía esa noche: “Odié Todo sobre el asado. Necesito que la veas para saber si soy yo”. Si bien a él después le gustó algo más que a mí, coincidió conmigo en que trata muy mal a sus entrevistados. Queriendo ser gracioso (que encima a mí no me pareció en lo absoluto eso), se termina burlando de ellos hasta un modo exasperante. Su tono cancherísimo me puso de muy mal humor.

Zoology. Muy curiosa, con una trama atractiva (una mujer a la crece una cola), el film no termina de encontrar su tono. Divertida por momentos, dura por otros, es rarísima.

Mario on tour. Una de esas pequeñas grandes sorpresas que tiene el festival. Película argentina protagonizada por Mike Amigorena, acá en su mejor faceta, interpretando a un cantante que no encuentra otra solución momentánea para vivir que haciendo cóvers de Sandro. En el medio, enfrentar la reciente muerte de su madre, reencontrarse con su pequeño hijo, y seguir manteniendo a flote esa amistad con su agente. Hermosa y muy divertida, al mismo tiempo conmovedora sin caer en lugares comunes más allá de lo que uno podría esperar de su trama, que a la larga historias como estas han sido contadas tantas veces…

Adios entusiasmo. Otra de esas pequeñas sorpresas. Amo los retratos familiares que se pasean entre la drama y la comedia y terminan dejando un sabor agridulce. Algo así, pero de manera más curiosa, sucede con esta película.

Have a nice day. Una película animada a lo Tarantino que, de todos modos, me terminó aburriendo un poco.

Prank. Otra de las canadienses, en este caso una buena película con un par de recursos narrativos muy interesantes: la inclusión de pequeñas historias que dan lugar luego a las bromas que realizan sus protagonistas, y la representación ilustrada de películas de culto que el cinéfilo del grupo ama narrarle a sus amigos.

El candidato. La nueva de Daniel Hendler, una comedia que no es tan graciosa como una esperaría, pero más real de lo que uno quisiera. Si bien siento que le faltó un poco de fuerza, está bastante bien.

Higanjima: Vampire Island. La fui a ver por el tiempo que tenía libre, y porque estaba la palabra Vampire en el título. Me aburrí, creo que me dormí un poco incluso. Es bizarrísima y berretísima. Y algo que no sabía: es secuela, de una trilogía. O sea que es una historia que vi empezada, y de la cual aún no conozco su final.

Sambá. Iba a entrar a ver Wind, de la Competencia Internacional, pero por confiar en mi memoria me metí a la sala de al lado. Terminé viendo Sambá, de la Latinoamericana, que de todos modos me gustó mucho. Una historia contada mil veces, una redención a través del boxeo, pero que de todos modos se siente muy auténtica y el final está bueno porque no cae en lo esperable.

Toublanc. No leí nada de Juan José Saer y esta película pretende homenajear su obra. El film tiene lindos momentos y escenas, pero para mí nunca terminó de funcionar. Hay una trama principal, y casi nunca está, la de la investigación, mejor dicho la de dos investigaciones. Ninguna interesa, lo más interesante es el retrato de dos personajes solitarios.

O ornitólogo. Una película que va transformándose, así como su protagonista.

Therapy. Película de terror francesa a lo found footage. Odio el found footage pero ésta tenía de interesante que en realidad la trama giraba sobre unos policías que encontraban unos videos y a medida que los van viendo, se van acercando a la identidad de este asesino. Pero no tienen mejor idea de utilizar esto que a través de escenas repetidas que preguntan, “¿Tienes el siguiente video? Buenísimo. Veámoslo”. Y eso es todo. La otra trama, la de terror, la que está dentro de esos videos, cae en todos los lugares comunes del género, y algunas inconsistencias más del guión hicieron que no pudiera más que odiarla.

Pornocratie: Les Nouvelles Multinationales du sexe. Un documental con una temática muy interesante. La idea de una industria, la del porno, que consume todo el mundo y que sin embargo está muriendo. La realizadora Ovidie (ex actriz porno, ahora escritora, directora e ícono feminista) de introduce en lugares desconocidos para muchos, pero lamentablemente se nota que no pudo, que no le permitieron acceder del todo, y la resolución se siente apresurada.

La loi de la jungle. Divertidísima y absurda comedia francesa. Leí después que la Cahiers Du Cinema la había elegido entre las mejores películas del 2016. Muy recomendable.

La vida sin brillos. Lo que más me llama la atención es que los directores sean dos muchachos tan jóvenes,  que seguramente no vivieron las épocas de mayor gloria de las mujeres a las que les dedican el film. Las extinguidas, íconos de belleza de los 80s en su regreso al teatro, y al mismo tiempo un retrato íntimo sobre cada una de estas personas y personajes.

Ojalá vivas tiempos interesantes. Buena premisa pero mal desarrollado el guión. Si bien toma un tono cada vez más interesante, todo parece suceder porque sí y se torna larga (dura dos horas, y eso es mucho para este tipo de película).

Porto. Me enamoré. Me enamoré perdidamente de esta película y es probable que luego escriba algo más sobre ella en mi blog. Una historia de amor que dura sólo una noche pero de esas que se quedan con uno de por vida. Y sí, claro que ver a Anton Yelchin provoca muchas sensaciones, porque siempre se lo va a extrañar.

Dark Night. Una película a nivel visual hermosísima, pero nada más. Su director sabía mucho qué quería retratar, y la película es un conjunto de escenas sobre determinados personajes, estereotipos, de norteamericanos hoy en día. Una mirada oscura, oscurísima para un final que ya conocíamos. En el medio, una hora y media de escenas reiterativas que se agotan rápidamente.

El bar. Había muchas expectativas para lo nuevo de Alex de la Iglesia. Lo cierto es que empieza muy arriba, con buenos personajes, una locación y un conflicto aunque no claro lo suficientemente potente. No obstante, a lo último ya se la siente reiterativa y cansina, y la resolución resulta poco inspirada. Es divertida, sí, pero podría haber sido algo mucho más interesante.

Ceux qui font les revolutions a moitie n’ont fait que se creuser un tombeau. La sola idea de entrar a las diez de la mañana a ver una película de tres horas de duración me tuvo de malas varios días. Hasta que fui a verla y me terminé encontrando con una muy buena e interesante película, oscura y algo pesimista, pero muy potente. Al final, terminó ganando en la Competencia de Vanguardia y Género.

Rudzienko. La nada misma. En realidad, si uno sabe cómo fue rodada y por qué, se torna algo mas interesante. Pero si uno no tiene esa información, se encuentra con un film de largas y estáticas escenas que a veces no dicen nada. Y cuando hablan sus personajes, no tienen subtítulos para aparecer después esas líneas pasando sobre una pantalla negra.

The love witch. La estética del film es hermosa y perfecta, está en cada detalle su realizadora (de hecho cumple mil papeles además de directora, escritora de guión, vestuarista, escenarista, editora…). La trama está buena, quizás esperaba algo más pero cumple.

The Mole Song – Hong Kong Capriccio. Uno lee Takashi Miike y ya quiere. Bueno, ésta es una secuela y me enteré después, de todos modos se re puede ver por sí sola (tiene un breve resumen al comienzo). Una de acción muy divertida y bizarra. No decae nunca.

Dhogs. Una española que podría haber sido re interesante y termina cayendo en unas pocas e impactantes (y largas) escenas de gore. Lo mejor de la trama queda relegadísimo, en su lugar mejor mostrar el morbo. No me gustó.

Mimosas. Otra de esas películas pretensiosas y aburridas.

La región salvaje. Película mexicana sobre los peligros de dejarse llevar por el placer… en este caso, el placer que provoca un extraño alien. Para mí no termina de funcionar lo que nos quisieron contar.

Cemento – el documental. La historia del rock nacional pasa por acá y hoy está reflejado además en este documental. Muchos y valiosos testimonios.

I tempi felici veranno presto. Cuando empezó una señora se sentó al lado mío y no sé por qué, antes de irse, tuvo la necesidad de comentarme “esta película es un bodrio”. Yo la miré con cara de “y bueno, ¿qué se le va a hacer?”. Mi trabajo era verla, estaba entre la competencia que cubrí, así que me quedé (siempre me quedo, nunca me voy de las películas, ni de aquellas que entro a ver por mí misma), y si bien en la segunda mitad se pone más interesante, no me gustó.

My entire high school sinking into the sea. Una película animada, con una estética bastante psicodélica por momentos, y con voces de gente que quiero como Jason Schwartzman y Lena Dunham. Es una historia re chiquita, sobre adolescentes en medio de una situación catastrófica. Me gustó bastante.

Bliss. Película griega que tiene buen punto de partida pero para mí falla en su resolución. La actriz principal la rompe, como una mujer que cada vez se está volviendo más loca (me recordó por momentos a Queen of Earth).

SHOT! The Psycho-Spiritual Mantra of Rock. Obviamente lo amé. Amo las fotografías de Mick Rock, quien pudo adentrarse en la mejor época musical de la historia, que para mí es el glam rock. Además está contado de una manera muy atractiva, y cuando empezó me hizo acordar a 20.000 days on Earth, porque la ficción se introduce (en este caso, el propio Mick se ve a sí mismo años atrás cuando estuvo cerca de la muerte). Recomendadísimo, tiene todo lo que me gusta y seguro a todo el mundo también. Bowie, Iggy Pop, Lou Reed, Queen…

Merry Christmas Mr. Mo. Tenía que verla a la mañana pero por querer ver a toda costa My entire high school sinking into the sea, tuve que clavarme hasta las once de la noche para ver la que correspondía, la que tenía que ver para poder escribirla. Así que la estaba odiando de antemano por eso y al final me encontré con una película re linda. Hay que dejar de prejuzgar, tengo que dejar de prejuzgar.

Killing ground. Una australiana sobre una parejita que se va a pasar unos días tranquilos a un lugar casi desolado… y claro, no la van a pasar muy bien. El film juega con dos historias en distintos tiempos, pero rápidamente se pierde lo interesante de esa día. Tiene algunos buenos momentos, pero no mucho más.

Las malcogidas. Una comedia boliviana que, más allá de caer en algunos lugares comunes, resulta muy linda y refrescante. Hay algunas secuencias musicales que están geniales.

The assignment. Michelle Rodriguez como un tipo al que convirtieron contra su voluntad en mujer. Una de acción, dirigida por Walter Hill (quien hizo la gran Streets of fire, que gracias al Bafici pude ver en pantalla grande hace un par de años, también con la excusa de “voy a llevarlo a mi novio que no la vio” cuando todos sabíamos que yo quería volver a verla). Cumple.

Estiú 1993. La que ganó, por eso la vi, la verdad, muy linda. Chiquita pero profunda.

Medea. Crudísima.

The girl with all the gifts. Pensaba ver algo más el último día, pero me pudo la fiaca. Ya luego de haber cumplido con las críticas que me faltaba, me decidí tomar un día de relax en casa, y sólo me fui a ver esta película a la noche. Una de zombies interesante dentro de un género que ya no parece tener mucho para ofrecer.

 

Bueno, a todas estas películas se le han sumado litros de café y tabletas de actron, y calorías por montones. Y se le han quitado muchas horas de sueño. Los números de mi BAFICI fueron 51 películas y 21 críticas. Y eso que me quedé con ganas de ver mucho, mucho. Pero entonces me digo a mí misma, “tranquila, Jessi, no se puede ver todo en el mundo”.

Anuncios

Balance 2016: películas

Publicado y escrito originalmente para Visión del Cine, les dejo mi listado de las que yo considero han sido las películas del año. El top 10 está compuesto por estrenos comerciales en Argentina, y el agregado de cinco películas, aquellas que han pasado por algún festival pero no lograron, aún (alguna no lo hará nunca) su estreno en circuitos comerciales. No hace falta decir que es todo muy subjetivo y, por otro lado, el orden es en gran parte un poco aleatorio; los primeros puestos son los más claros para mí. Los links que dejo son a críticas mías, que no todas tienen.

1. Zootopia

2. Carol

3. Nocturnal animals

4. Viaggio Sola

5. Julieta

6. Arrival

7. Rogue One

8. La larga noche de Francisco Sanctis

9. Before I wake

10. Anomalisa

(Hay varias que pertenecen al año pasado, como Carol, que incluso creo que acá la mencioné como LA película del año 2015 y por eso en el 2016, en que no pude volver a mencionarla, la relegué a un segundo puesto)

No estrenadas

1. La reconquista

2. Paterson

3. L’avenir

4. The lure

5. Sing street

No sé

Si hay algo para lo que no sirvo es para la constancia. Constante es una palabra que nunca me definirá en la vida. Así que no voy a titular este post como un “Volví”, o “Estoy de vuelta”, o cualquier cosa por el estilo. Porque va a pasar una y mil veces, es así.

No me pasa sólo con este blog, sino con todo en la vida. Quiero hacer mil cosas y todo lo termino abandonando. Veo muchas películas y no veo casi series porque me da paja ver muchos capítulos, al menos la película termina así, en dos, tres horas como mucho.

Y porque veo muchas películas es que anduve desaparecidísima. Me interné en el BAFICI, porque más allá de los comentarios que cada uno quiera hacer al respecto, políticos o sobre si la gente va porque es cool, yo sólo sé que amo encerrarme en el cine. Amo darme panzadas de películas.

Este año, incluso, dije que me lo iba a tomar con calma. Que no me iba a desesperar por querer verlo todo porque es imposible, o sea, son 400 películas… y vi 43. En diez días. Es cierto que cubrí toda una competencia completa, ni más ni menos que mi preferida, la de Vanguardia y Género, que es hermosa por su variedad pero que por sí sola tiene casi veinte películas.

Pero ése es sólo uno de los motivos por el cual no he estado escribiendo mucho acá. Los otros, no los conozco todos. El principal es el que mencioné al principio: soy poco constante.

Sol, arena y mar… y cine

Si me dan a elegir entre playa y cine, elijo cine. En realidad, si me dan a elegir entre casi cualquier cosa y cine, elijo cine. Por suerte, el Festival Internacional de Cine de Mar del Plata comenzó con mucho frío, así que no se me miraba con cara rara por elegir pasarme todo el día de sala en sala. Bueno, por suerte nunca se me ve con cara rara en estos lugares que junta a mucha gente como una. Mis días consistían en levantarme muy temprano para poder ver la Competencia Internacional (después debía encontrar el tiempo para escribir al respecto y lo hice siempre y cumplí muy bien). El resto del día, lo utilizaba a gusto y piacere.

#30MDQfest aquí vamos.

A post shared by Jessica Johanna (@enjoyjessica) on

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 7 de Nov de 2015 a la(s) 1:33 PST

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js (Ese día en la Fonte d’oro me pedí el único de los cafés “raros” que podían gustarme -ya que no me gusta la leche- y era nada menos que una bomba: café, dulce de leche, crema y chocolate)

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 4 de Nov de 2015 a la(s) 6:06 PST

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js (Los panchitacos de Raza Pancha no pueden faltar además, en serio, es un lugar donde se come muy bien y muy barato)

Volvamos al cine, lo importante. Vi unas 28 películas. Repetí una: “The Devil’s Candy”, que es increíble, una de terror a puro metal, del director de “The loved ones”, película que vi en algún momento y me había gustado mucho también, director ya fichado por mí. Me perdí muchas, en especial cine argentino; al dedicarme tanto a la competencia internacional no pude ver casi nada de las otras. Camino a la paz, Paula y Hortensia son las que más me interesaban ver y no pude conseguir. Vi Kryptonita (a las 12 de la noche), que era muy esperada por todos y la vi de casualidad porque cuando saqué la entrada me equivoqué de horario y me di cuenta en el momento y las entradas se agotaron de manera veloz.

Mi top 5 (aunque sin orden específico) de películas del festival es el siguiente:

Tangerine. La única de la competencia internacional que logró enamorarme. Sí, vi algunas buenas, algunas malas, algunas no tan malas pero demasiado pretensiosas para mi gusto, en fin, de todo, pero ninguna se quedó conmigo como esta, del director de mi querida Starlet.
– The Devil’s Candy. Claro, por algo repetí. Es buenísima y en serio.
– Lace crater. Es increíble, tiene como uno de sus protagonistas al fantasma más tierno del cine. Por momentos es bizarra, pero por otros se pone más profunda. A la larga se trata sobre una mina que tiene sexo casual y sin protección (con un fantasma) y a partir de ahí comienza a sufrir las consecuencias, entre otras, las miradas poco afectivas de quienes se suponía que eran sus amigos.
Anomalisa. Una sola oportunidad había de ver la última película de Vharlie Kaufman, en la cual se mete con temas que ya trató, pero a través del stop motion. El resultado es hermoso, desolador, agridulce.
– Me and Earl and the dying girl. Sí, me gusta el cine norteamericano indie, por si no se dieron cuenta las cinco películas provienen de ahí. Esta película suele ser comparada con “The fault in our stars” pero lo cierto es que salvo que tiene como protagonista a unos adolescentes, y que ella tiene cáncer, es bastante distinta. Más divertida, original y además con mucho amor por el cine. Sí, en algún momento se llora. En mi último fin de semana en Mar del Plata incluso me compré el libro y en menos de 24 hs ya lo había terminado.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 8 de Nov de 2015 a la(s) 5:40 PST

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Por último, Mar del Plata durante el festival es también sinónimo de encuentro con amigos. A veces incluso los veo más allá que acá. También es viajar con alguna amiga (este año no fui con quien sí los años anteriores, y la que vino iba al festival por primera vez y eso estuvo bueno).

Y sí, algo de arena, sol y mar. Aunque siempre llevo a pasear la bikini (nunca me animo a ponérmela), no importa que algún día sí esté para meterse al mar.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 7 de Nov de 2015 a la(s) 8:50 PST

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Cuando me quise dar cuenta, se me había terminado y tocaba volver. Los recuerdos siempre quedan afortunadamente.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 7 de Nov de 2015 a la(s) 7:28 PST

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Mar del Plata, te veo el año que viene.

Otro año a la playa para ver cine

En tres días comienza una nueva edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Y por tercer año consecutivo estaré allí cubriendo parte de su grilla para Visión del Cine.

En mis valijas además de mucha ropa (porque además de ser mujer y ser indecisa y llevarme de todo “por si lo quiero usar”, el clima extraño hace que no sepa si apostar más a la ropa de invierno o a la de media estación/calorcito) irán libros y cuadernos porque quiero hacer todo en esos diez días. Seguramente, como me pasa todo el tiempo, y como dice Celine, “Hay muchas cosas que quiero hacer y al final no hago nada”.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 9 de Ago de 2015 a la(s) 7:27 PDT

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Ando muy metida en el #journaling (escribir, escribir es mi mejor catarsis) y no quiero dejarlo siquiera durante esos diez días. De libros me llevo el de Ed Wood, “La sangre se esparce rápidamente”, y el último que me pedí de David Foenkinos, “Los recuerdos”.

En cuanto a lo que más me concierne, el cine, hay más de treinta películas que estoy intentando meter en mi grilla con calzador (me está costando y mucho y no estaría queriendo aceptar dejar ninguna de ellas afuera) y éstas son algunas de ellas: link.

Una foto publicada por Jessica Johanna (@enjoyjessica) el 23 de Oct de 2015 a la(s) 10:03 PDT

//platform.instagram.com/en_US/embeds.js Nos vemos de nuevo en la playa, arena que apenas piso y sol que nunca me ve con la bikini que llevo a pasear, no importa el calor que pueda hacer algún día. Lo mío es de encerrarme en salas de cine, soy como un vampiro pero mi fuente de vida no es la sangre sino el celuloide. Sí, soy un poco enfermita también.

Victoria baila sola

Victoria es una joven española que vive en Berlín, y todavía no ha logrado hacerse amigos en una ciudad que la hace sentir un poco sola y alienada. Por eso cuando unos jóvenes de quienes aún no sabemos mucho pero nos los imaginamos un poco chantas, se le acercan a hablar ella no puede evitar seguirlos, especialmente a uno de ellos, el que le da más temas de conversaciones.

“Victoria” (película) respira de la trilogía de Richard Linklater por la que tanto amor sentimos. Aquí también sitúa a dos desconocidos a encontrarse y conocerse y, probablemente, en una sola noche cambiar sus vidas.

“Victoria” empieza así, como una película indie con tintes románticos. Pero es mucho más que lo que uno podía suponer a primera vista y en algún momento se produce un quiebre y la película se transforma en un thriller. Un thriller que los sigue teniendo juntos a los dos protagonistas, juntos hasta el final, ese final que no queremos (o tememos) que llegue.

La película dirigida por Sebastián Schipper ya fue reseñada por quien les escribe cuando tuvo la oportunidad de verla en el BAFICI, donde compitió en Vanguardia y Género. Y la verdad es que no pude sacármela de mi cabeza. Pero no sólo por el detalle no menor con el que todo el mundo se queda: la película son 134 minutos filmados de corrido en un plano secuencia increíble que deja a obras más pretensiosas como Birdman como vanos intentos.

¿Por qué hoy decido sentarme a escribir esta película? Porque actualmente hay un festival de cine alemán que se está dando en Village Recoleta y Village Caballito que la tiene en su programación. Y es una película que me gustaría recomendar.

Les dejo la programación (sí, ya empezó pero aún queda más de la mitad para ver) y la semana que viene pienso ir a ver un par más. Por un lado, “Laberinto de mentiras”, que funcionó como la apertura del festival y por el otro, “About a girl”, porque tiene muchas temáticas y referencias (Kurt Cobain, por si no la notaron desde el título) que sin dudas me llaman.

Imperdibles del Bafici 2015

Les recomiendo estas películas que ya vi y abajo incluyo las que yo quiero ver a las que le tengo fe.

What we do in the shadows
De las mejores películas que van a ver en el año.
It follows
La vida de alguien
Dead ringers
Blue Velvet

The Hunger

Quiero ver con muchas ganas
A girl walks home alone at night
Incompresa
Queen of Earth
Seymour: An introduction
Starry Eyes

Edit I: Compilado de películas recomendadas (con alguna inclusión que sumé después): Visión del Cine

Edit II: Cinco películas recomendadas para Crónicas de moda

Mi mes favorito

¿Cuál es el motivo por el cual abril es mi mes favorito? No lo sé. Primero, tengamos en cuenta que tiene un bello nombre, quizás mi nombre favorito (no sé si conté acá que tengo una obsesión con ese nombre y que cuando escribo ficción mi protagonista siempre se llama así). Además está enmarcado por el bello otoño en su comienzo, cuando el clima comienza a ser por fin más agradable (mi temperatura ideal es un poco fresca, me gusta tener que abrigarme aunque sea un poco), y las calles de a poco comienzan a teñirse de color ocre. Amo el otoño.

Y también amo el cine. Y en abril veo mucho cine. Desde hace unos años que acudo (y en cantidades) a Les Avant Premieres, en realidad desde que descubrí que existía, cuando estaba en Patio Bullrich. Porque el cine francés está siempre entre mis preferidos. Y este año no veo más de 10 películas porque las restantes ya las vi.

Claro, después está el BAFICI. Ese festival que con los años se torna más popular (supongo que eso es algo bueno) y donde puedo internarme a ver película tras película. Soy tan enfermita que este año hasta me permití tomarme una semana para poder aprovechar la acreditación sobre todo (sino las funciones de prensa no me sirven para nada), lo que la convertirá no en una semana de vacaciones sino que apenas dormiré, porque veré películas desde la mañana (hay funciones a la mañana hasta el domingo!) hasta la noche y además tengo que encontrar tiempo para escribir. En el medio, hacer tiempo comiendo algo rico, ya sea algún lugar de merienda, como Pani o Tea Connection, entre mis preferidos, como de comida.

Ahora también descubrí (bah, descubrir, es la primera edición que hacen acá!) que existe un tal BAIFF. Festival de “Fashion Films”, es obvio que quiero ir pero me enteré tarde y se me junta con Les Avant Premieres por lo que tendrá que ser el año que viene.

Disfruto de este mes, me encanta, me deja agotada, sí, pero no me quejo.

Lo que dejó Mar del Plata.

Resumiendo:
Vi lindas películas (también varios bodrios, pero bueno, eso siempre pasa en estos lugares).
Me vi en pantalla grande y aunque eso me daba terror la experiencia fue muy agradable.
No sé por qué eligieron mi foto para ilustrar nota en el diario impreso de La Nación:
Al igual que el año pasado, fui a la playa sólo cuando terminó el festival y hacía frío. Cuando el tiempo estaba lindo, me la pasé encerrada en el cine.
En total vi 31 películas.
Me levanté todos los días para ver funciones de prensa a las 9 de la mañana. Así de bien trabajo para Visión del cine.
Ya quiero volver a ver Mommy, de Dolan, porque me voló la cabeza, me enamoraron sus protagonistas y amé cómo utiliza canciones obvias y súper archi mega hiper conocidas pero con una emoción y un timing perfectos.
Dos de las más agradables y divertidas sorpresas fueron Confetti of the mind, de Nacho Vigalondo, y What we do in the shadows, un falso documental de vampiros, sí, así de genial como suena.
Comí como gorda, como sólo yo sé hacerlo. Las papas fritas se convirtieron en una constante guarnición.
Me encontré con amigos y conocidos a los que acá no veo casi nunca y allá estaban por todos lados.
Seguí escuchando hasta el hartazgo a Lana del Rey, hasta el punto de acostarme a dormir con los auriculares puestos y despertarme un par de horas antes de levantarme y apagarlos.
Y me saqué una foto con Aragorn antes de que entrara volando al hotel.
Hasta el año que viene, Mar del Plata.
Fotos: mi instagram @enjoyjessica

Cuando se trasciende lo virtual

A mí internet me cambió la vida. En un principio no parecía que fuera para bien. Cuando me pusieron internet en mi casa, tras estar varios años caminando hasta algún cyber (¿todavía existen esos lugares?), no supe cómo manejar de repente tener todo tan accesible. Es incluso aterrador hoy en día para mí pensar en todo lo que hay en ese lugar virtual, la cantidad de información y de personas.

De manera compulsiva (creo ésa que es una de las palabras que mejor me define) me encerraba en mi casa sólo para poder pasar todo el día allí dentro, o sea, enfrente a la computadora. Me alejé de la vida social, mi vida social era ésa, se sucedía ahí dentro de esa caja cuadrada. A veces es más fácil hablar con gente que no conocés. Lo sabe Lisbeth Salander, lo supo Cielo Latini (perdón, acabo de terminar de leer Abzurdah y quizás ese libro me trajo a mi cabeza aquella etapa de mi adolescencia no tan adolescente, porque la mía duró un poco más de lo normal), y lo supe yo y lo deben saber miles de personas más.

Con el tiempo, tras un fallido paso por la facultad en una carrera elegida casi de manera azarosa, decidí estudiar cine. Ése fue el comienzo de algo que todavía no sabía bien qué iba a ser. Lo cierto es que me hice amigas (amigas de verdad, amigas que años después veo seguido y con quienes hablo casi a diario, a diferencia de muchas otras que pasaron antes por mi vida, que eran más bien compañías momentáneas) y descubrí que sí, que mi pasión estaba en el cine. No sabía bien en qué parte, haciendo qué, pero podía refugiarme en una película en lugar de en algún chat o foro con gente tan perdida como uno.

Pero como las cosas siguen avanzando, como la vida, hubo un momento en que todo se unió en un lugar perfecto. Y allí pienso en un blog de cine que una chica a la que apenas estaba empezando a conocer comenzó a escribir, seguramente sin imaginarse en todo lo que derivaría y, sobre todo, que iba a funcionar como punto de encuentro de gente que también necesitaba conectarse de otro modo y más que nada a través del amor por el cine. Y pienso en Cinescalas, blog por el cual conocí a mucha gente que hoy por hoy considero amigos de por vida. Y yo nunca me caractericé por ser una persona muy amistosa.

Y por eso me enorgullece saber que en unas semanas, en ese festival de cine que no sólo cuenta con un prestigio muy importante, sino que se convirtió en una cita obligada para mí año a año, la gente va a poder ser testigo de lo que pasa ahí dentro, al menos una parte de eso, pero lo que más orgullo me da es saber que soy aunque sea una pequeña parte de eso. Y si bien me aterra la idea de verme en pantalla grande, no puedo dejar de imaginarme con la mejor de las sonrisas qué se va a sentir cuando las luces de la sala se apaguen y la pantalla dé lugar a esta película que es mucho más que una película. Me trajo muchas cosas. Ganas de seguir respirando cine, amistades que sé que van a perdurar toda la vida, y una relación que pensé que nunca iba a ser capaz de tener.

Hoy más que nunca siento que no estoy sola en esto.
Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

El Surrealista, Absurdo y Excéntrico Mundo de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir... "Iä! Iä! Sibarel fhtagn!"

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Mamiga Blog

By La Pelu

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."