You had to love someone else just to know your worth

No puedo ser muy objetiva cuando se trata de la serie “Girls”. Me devoré su primera temporada en dos días y con el resto las seguí a tiempo, y nunca tuve que juntar dos episodios porque no pasaba más de un día o dos desde que se emitía hasta verlo. Y soy horrible viendo series porque soy lo menos constante, pero con ellas siempre estoy. Y esta última temporada está terrible, en el mejor de los sentidos. Cada personaje, no sólo las protagonistas, siguen revelando capas y capas de su personalidad. La serie está mucho más madura y así también sabe pegar, sabe moverte todo. A continuación, todo con spoilers, sorry.

I don’t know what the fuck is wrong with me.

Marnie es un personaje que, a diferencia de muchos, me gustó cuando se le cayó la imagen de muchachita perfecta y su vida comenzó a ser…un desastre. Es cierto que hubo momentos (si lo sabremos quienes seguimos la serie) en que daba un poco de vergüencita ajena su personaje, que realmente se ponía ella misma en situaciones embarazosas. Confieso que me molestaba más cuando era en público, que en la intimidad, como aquel momento que alguna vez cité en mi blog. ¿Por qué? Porque quién no, supongo. En fin…

Por un lado, desde que Lena Dunham decidió pegarle a su personaje, nunca dejó de hacerlo. Es como que servía para demostrar que podés ser la más linda, pero eso no implica que tengas la vida resuelta. Todo lo contrario. Marnie depositaba esperanzas en quien le diera un poquito de atención, con falsas expectativas de convertirse en una famosa cantante, y claro, ser la esposa de alguien, como alguna vez Charlie le dijo y ella lo recuerda al encontrárselo, unas temporadas después, en alguna calle de Nueva York, casi irreconocible ya. Sí, se convirtió en la esposa de alguien en ese tiempo, de un alguien que fue un extraño, que nunca la trató bien, pero que era parte de un sueño más al que no quería renunciar.

En Panic at the Central Park, el último capítulo emitido de la que probablemente sea mi serie preferida del momento y casi de la vida, me atrevería a decirlo, ese reencuentro inesperado (para ella y para nosotros) con Charlie, trae muchas cosas consigo. En menos de media hora, nos pasa todo.

Mientras refleja lo que podría ser casi cualquier encuentro con un ex con el que nunca dejaron de pasar cosas, o con quien algo no se resolvió y por lo tanto eso latente en el aire sigue provocando sensaciones, mientras se depositan esperanzas de un volver a empezar, o de un borrar lo que pasó (What if we ran away? What if like, the last few years were just a bad dream, and we ran away?), cerca del final aparece aquello que nos suprime toda esperanza de algo lindo, luminoso, bueno.

Pero entonces, otra vez, nos obligan a transitar por distintas sensaciones y cuando una entristece por aquello que no fue y no será, que no puede ser, no como queremos que sea, al menos tiene su razón de ser. De todo lo  malo sale algo bueno, y Marnie por primera vez enfrenta a Desi, lo deja, decide irse, ser ella por primera vez quien maneje su vida, ser una mujer que no dependa de un hombre, de alguien más. I don’t need any of my stuff.

I just don’t know who I am right now. I’m like, a ghost of myself. I don’t know what I’m doing here or anywhere else.

Por otro lado, mi corazoncito aún no puede superar a Charlie, a todo eso que podría haber sido, lo diferente que podrían haber sido las cosas si otras hubiesen sido las decisiones. Pero supongo que así es la vida, somos el resultado de nuestras decisiones, nuestras, las mías y las tuyas. Y el pasado pesa pero no nos pisa, no aplasta. El what if es lo que más pega, quizás. Todo final tiene razón de ser, probablemente.

Best party ever

De esta serie, podría citar muchas, muchas líneas que bien podrían salir de mi boca. Claro, con menos gracia e ingenio. A lo que voy, que pienso como ellas muchas veces.
Extraño a las chicas. Por un lado, el final de la temporada anterior me descolocó, no me terminó de gustar, pero por el otro, ellas ya son parte de mi vida y las extraño. Por suerte en casi un mes las tenemos de vuelta. Disfrutémoslas mientras las tengamos porque no habrá más de siete temporadas.

Y así decido empezar mi journal…

Me gusta escribir. No es novedad. Y si bien últimamente he decidido escribir mucho en formato digital (y cuando digo mucho realmente quiero decir mucho pero también es cierto que escribo más que nada para mí y nadie más que yo), siempre amé escribir a mano.
Tengo cantidad enorme de cuadernos que me compré sólo porque eran bonitos y la mayoría están sin uso porque ya no se me ocurre en qué usarlos. Y amo los artículos de librería por lo que cada dos por tres salgo de Librerías Levalle (me gusta porque es como un shopping, aunque sólo me gustan cuando no me preguntan los vendedores constantemente qué estoy buscando, sobre todo porque nunca busco nada en particular) con una bolsita llena de biromes, marcadores, lápices de colores y alguna cosa más.
Hace  poco mi novio me regaló, como para inspirarme a escribir, la Antiagenda de Keri Smith. La verdad es que nunca había comprado  nada de ella porque en general me parecen un poco estúpidas sus propuestas (bueno, sabía más que nada de Wreck this journal y no me interesaba en lo absoluto aunque después descubrí que tiene muchas cosas y puede que alguna otra me interese un poquito). Lo cierto es que es una divertida manera de escribir, a veces cosas profundas e importantes (me sirvió como desahogo en un momento reciente que tuve de crisis -una de mis tantas) y otras más intrascendentes o aleatorias, como listas de cosas. Y además su diseño es tan bonito que me permite hacer otra de las cosas tontas que me gusta hacer: colorear.
Pero como últimamente no sé por qué me he sentido más inspirada que de costumbre, y tenía un bellísimo cuaderno lata que me compré como producto de uno de mis tantos impulsos, decidí que era hora de empezar mi diario.
No es mi primero y seguramente no será el último, pero hace muchísimo que no escribo oficialmente en un diario. Sí llevo siempre un cuadernito conmigo por si a veces estoy fuera de casa y necesito escribir, pero esos cuadernitos terminan siendo un rejunte de notas sin mucho sentido entre sí.
Así que hoy me propongo empezar este diario y ser constante, algo que en mi vida me cuesta y mucho, quizás por lo rápido que cambio de opinión o que me aburro de las cosas. Y lo firmo acá por escrito así en caso de abandonarlo cuando entré a leer esto me sienta mal, como cada vez que leía las resoluciones que hacía a fin de año (que decidí dejar de hacer y listo) y nunca las había cumplido.
Este es el viaje que empiezo hoy.

Dos importantes lecciones por Lena Dunham

+ It’s not brave to do something that doesn’t scare you.
 
+ You’ve learned a new rule and it’s simple: don’t put yourself in situations you’d like to run away from.
 

La voz de una generación

Creo que puedo ser la voz de mi generación, bueno, al menos de una generación.

¿Por qué nos gusta Girls? ¿Por qué la queremos a Lena/Hannah?

Las “chicas” son jóvenes que todavía intentan encontrarse a sí misma, saber qué quieren, crecer y entender el mundo en el que están. Luchan día a día contra el mundo y contra ellas mismas. Asumir responsabilidades, desligarse de los padres, aprender a no caerse después del fin de una relación, descubrir su vocación y poder hacer lo que les gusta aún cuando tienen un deadline que las aterroriza… y vivir. Pero siguen siendo chicas, inmaduras, espontáneas, impulsivas.

Quizás porque rondan mi edad y porque a veces me siento igual de perdida que ellas. Porque aún vivo con mi madre, hace años que no tengo una relación estable y gasto más de lo que gano, siendo un desastre total con mis finanzas, porque en el fondo sé que en la calle no me voy a quedar. Porque si me hablan de hijos o matrimonio huyo despavorida. Porque a veces no termino de saber qué quiero, o cómo hacer para lograrlo.

Hannah se convirtió en alter ego, en referente, seguramente de más de una. Con sus kilitos demás y sus innumerables escenas humillantes. Y aunque a veces no podamos comprender por qué tras conseguir lo que quería con Adam (que sea su novio) luego decide terminar todo incluso llamando a la policía. Tal vez porque una misma nunca sabe de lo que es capaz hasta que no sabe cómo actuar. Pero Hannah encontró a su Adam, lo perdió, pero como dijo él mismo en ese hermoso final de temporada que nos regaló Judd Apatow, “yo siempre estuve aquí”. Y es que así fue, Adam nunca se fue, o sí, se alejó, pero no por motus propio. Él hubiese estado siempre ahí, junto a Hannah, molestándola, cargoseándola, histeriqueándole, y sometiéndola en la cama. Porque si algo había entre Adam y Hannah era entendimiento. Aunque ellos no se dieran cuenta, se entendían. Por eso no funcionan de otro modo. Adam no funciona con otra “chica bonita y perfecta”. Adam necesita a Hannah. Y Hannah, devastada por un deadline que no logra cumplir y que hace traer un TOC que parecía haber quedado atrás de vuelta, necesita cortarse el pelo en medio de su crisis y luego pedir ser rescatada. Aunque no lo diga textualmente, ése es el llamado que le hace a Adam, un llamado de emergencia. Y él lo capta inmediatamente. “Siempre estuve aquí”.

Y es un gran final de temporada, no sólo por ese reencuentro, sino porque quiere decir que todavía Hannah no maduró, no pudo hacerse por sí misma, y podremos seguir siendo testigos de sus intentos en la próxima temporada.

Mi nueva adicción

Hoy vi mi primer capítulo de “Girls“. Y luego de él, 5 capítulos más. Y a la noche, antes de cenar, uno más. Y me detuve, porque sino no me va a quedar nada más para ver, ya que la segunda temporada acaba de empezar.

También vi el primer capítulo de “The Carrie Diaries“, pero no me terminó de enganchar. Sólo me pareció atractivo lo que tenía que ver con Manhattan. Será que a esta edad ya me cuesta empatizar con alguien de 16 años :p. Y allí volvemos al por qué me enganché tanto con “Girls“, porque tienen mi edad y…detesto decirlo, pero encontré muchas cosas en común con dos de las protagonistas, y no digo más. Son chicas reales con problemas reales.

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Enseño, aprendo y escribo

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

El mundo de Juana

Escritura sanadora

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Pinta y Troquela

Pinta y troquela es mi blog, en el que ire colgando algunos de mis trabajos de scrap.

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

Chica Latinoamericana

crónicas de una vida nómada