Mi top 10 de las películas del año

Lista confeccionada para Visión del Cine pero aquí expreso el por qué de cada una de mis elecciones.

1. The Grand Budapest Hotel. Porque que Wes Anderson llegue al cine siempre es razón para festejar pero además su última película es una oda al cine, llena de amor por sus peculiares personajes y con un elenco enorme que, aún en los pocos minutos que tienen algunos actores secundarios, le permite a cada uno brillar. De esas películas que causan risas y emoción, y te dejan con el corazón contento. Y no es poco.

image

2. Boyhood. Porque Richard Linklater hizo algo más que filmar una película durante doce años con los mismos actores. Se dedicó a seguir a una familia, en especial al niño, con una naturalidad y honestidad, pero sobre todo mucho corazón, que parece que uno viera su propia vida reflejada, no importa cuántas cosas tengamos en común con ellos. Al fin y al cabo, expuso miles de las sensaciones universales (como la adolescencia y el no saber exactamente qué va a ser de tu vida, o el dolor del momento en que una madre ve a su hijo irse de su casa, por ejemplo).

3. Palo Alto. Porque apareció otra personita del clan Coppola demostrando que sus ganas de hacer cine vienen con conocimiento. Con cuentos de James Franco como base, Gia Coppola refleja la adolescencia como sólo alguien con una intuición tan precisa puede hacerlo, como aquel momento de caos a veces menos contenido que otros, lleno de incertidumbres y con las hormonas a flor de piel. Y con una Emma Roberts más linda que nunca.

4. Only lovers left alive. Porque los vampiros nunca fueron tan cools. Hermosos y sexy, sí, dos palabras que se asocian fácilmente al vampirismo. Pero acá Adam y Eva se aman desde hace una eternidad y aun así caminan de la mano, o se apoyan uno en el hombro del otro. Escuchan música o leen libros, mientras los humanos se destruyen o se convierten poco a poco en zombies.

5. Mommy. Porque odiamos a Xavier Dolan por tener sólo 25 años y hacer películas tan incuestionablemente interesantes. En este caso, con esta relación tan intensa entre una madre y un hijo problemático, en un formato cuadrado y con canciones pop hiper conocidas pero que uno al cantar entiende exactamente por qué suenan en cada uno de esos momentos.

image

6. Begin Again. Porque además de las lindas voces de Keira Knightley y Adam Levine especialmente, la nueva película del director de “Once” es menos agridulce, más alegre aunque con su momento de melancolía y su final inevitable. “Pero somos todos estrellas perdidas tratando de iluminar la oscuridad”.

image

7. Guardians of the galaxy. Porque últimamente blockbusters y películas basadas en cómics de Marvel o DC los hay por montones. Pero no todos logran no sólo contar una historia interesante, sino hacerla amena y llenarla de personajes queribles y simpáticos, y buena música marcada especialmente por la nostalgia. Porque todos somos Groot.

8. Aire Libre. Porque a veces es así, y una pareja no logra ser lo mismo que era cuando comenzaron. Y eso Anahí Berneri logró reflejarlo con mucha eficacia en esta película en la que pone a los dos bonitos de Celeste Cid y Leonardo Sbaraglia pero a discutir, a mirarse sin soportarse, a tocarse sin pasión y hasta a cantar “Provócame” de Chayanne en una versión mucho más cool.

9. Frank. Porque el sexy Michael Fassbender demuestra de nuevo ser algo más que una cara bonita, y en este caso no podía ser más literal: se pone una cabeza gigante durante el 90% de la película y aun así logra transmitir miles de emociones, casi queriéndonos hacer creer que podemos ver unos ojos tristes en los mismos que hace un rato vimos alegría al interpretar la música.

10. God help the girl. Porque vuelvo a lo mismo que ya varias películas mencionadas previamente me enseñaron: la música salva. Stuart Murdoch de Belle & Sebastien se animó a dirigir un musical con personajes ingenuos y encantadores, que en medio de sus soledades y tristezas se encuentran y comienzan a hacer música.

Me quedan muchas que no vi, no vi tanto cine argentino como me hubiese gustado por ejemplo, y muchas de las películas que más se mencionan para la época de premios acá no llegaron. Y no hace falta aclarar que es una lista muuuuuuuuuuuuuy subjetiva, ¿verdad?

Anuncios

Oscars 2014: Mejor Actor de Reparto

Este año, las categorías dedicadas a los actores parecen ser las más predecibles. Si bien todo puede pasar, precisamente en la de Mejor Actor de Reparto, las tendencias y los premios de la temporada, todos coinciden en un solo nombre. Y yo también. Y es el de él.

Jared Leto por Dallas Buyers Club. Regreso del actor y músico al cine. Caracterización física no sólo referida a un cambio de peso sino a un excesivo uso de maquillaje. Jared Leto es Rayon, un transexual con VIH que ayuda a Ron a montar un negocio en el que se terminan jugando la vida. Sublime, sin caer en sobreactuaciones, nos convenció a todos.

Jonah Hill por The wolf of Wall Street. Si hay un nombre que podría llegar a hacerle pelea es el de él. Porque por momentos incluso lo opaca al propio Di Caprio, y eso es decir mucho.

Bradley Cooper por American Hustle. Parece que sentían la obligación de nominarlo sólo por actuar en una de David O. Russell. Yo creo que incluso Jeremy Renner estaría mejor en este lugar. Lo queremos a Bradley Cooper, pero en esta película no brilla.

Michael Fassbender por 12 years of a slave. Fassbender ya ha demostrado ser más que una cara bonita (pero qué lindo que es!) y, si me preguntan, es el único que me gustó en esta película que, ya me explayaré en los siguientes posts, no me gustó nada. Porque el actor sabe entregarse por completo al papel que le toca y porque McQueen sabe dirigirlo. Podría pelearle a Leto, pero sigo viendo poco probable que otro se lo arrebate al Oscar.

image

Barkhad Abdi por Captain Phillips. Este actor ex conductor de limusina es capaz de ponerte la piel de gallina y exasperarte en la nueva película de Paul Greengrass. Si bien se llevó el BAFTA, acá es el que menos posibilidades tiene de llevarse el Oscar más allá de su electrificante performance.

Misterioso como el amor

Todo lo bueno, auténtico y fuerte que poseo siente el impulso de correr hacia él.

Jane es desdichada. Vive con una familia que no la quiere y que la hace sentir como una carga. La tratan mal, la acusan de ser violenta y la encierran hasta provocarle pesadillas. Luego, se deshacen de ella llevándola a un internado. Pero Jane aguanta, sabe que en algún momento iba a llegar algo más.

Y entonces se transforma en institutriz y va a parar a la casa del Conde Rochester. Y allí empieza la historia verdadera. Una historia de amor, pasión y misterio.

Debo, pues, repetirme hasta la saciedad que nunca estaremos juntos… y reconocer que, mientras sea capaz de pensar y de respirar, no dejaré de amarle.

Confieso que sólo he visto la adaptación cinematográfica del 2011, pero la menciono sobre todo porque me parece que está muy bien adaptada y además, muy bien interpretada. Mia Wasikowska es Jane Eyre. El Sr. Rochester es Michael Fassbender. La historia de amor, que parece la de un amor prohibido hasta que por fin todo indica que el sueño de Jane se va a hacer realidad… pero como todo lo bueno dura poco, aquello misterioso y siniestro que rondaba, que no se sabía si era real o producto de la imaginación, aparece, como algo más que un ente, como algo que pone en evidencia una historia pasada y oscura del Sr. Rochester, y también sus mentiras y engaños. Y Jane no puede con eso, y se va corriendo.

Pero él siempre está. No físicamente, pero sí con ella, en pensamiento y sentimiento. Ella nunca puede dejarlo. Nunca va a poder.

Por eso tiene que pasar mucho tiempo y muchas cosas. Pero regresa. Y se encuentra con otro Rochester,  uno en ruinas, apagado.

Sí, la novela es una crítica, sobre la sociedad, el dinero, la independencia personal, el feminismo, pero sobre todo es una novela romántica. Porque el amor que sienten Rochester y Jane es puro, honesto, se percibe desde el vamos y provoca más de un suspiro.

La fiebre de 50 sombras

Confieso que me llamó la atención saber que había una nueva trilogía que tenía como tema el bdsm. Luego enterarme de sus orígenes me la tiró para abajo incluso antes de leerla. Pero la curiosidad pudo conmigo.

Hasta el momento sólo he leído los dos primeros tomos, aunque no me compré ninguno. Es que me ha decepcionado bastante. Sí, es atrapante, pero la historia es tan típica novela rosa… sí, algunas escenitas eróticas pero a grandes rasgos es la típica historia que parece escrita incluso por una adolescente. El hombre rico y poderoso, frío en sus relaciones amorosas, que de repente conoce a una joven inocente y se enamoran… aunque él es un ‘sádico’ (un amo, en realidad) y ella si quiere estar con él debe aceptar ser su sumisa. Redactada de manera un poco tediosa en primera persona y en presente histórico, llena de clichés y con personajes secundario horriblemente dibujados. Aún así pienso leer el final de la trilogía, porque insisto, me atrapó. Quiero saber cómo sigue.

En cuanto a una posible adaptación al cine… me da mucho miedo. Porque creo que sólo alguien que pueda alejarse un poco del libro podría llegar a hacer algo interesante, y en Hollywood no lo veo muy probable. ¿El cast? Muchos nombres han aparecido ya, pero ninguno confirmado. Si me preguntan, a Christian Grey yo lo veo como un Michael Fassbender, el tema es que Fassbender es varios años mayor que el protagonista de la historia. ¿Anastasia Steel? No lo sé pero por favor, no a Kristen Stewart.

No sé qué será de esto pero es obvio que lo van a explotar como puedan.

Con todas y con ninguna

Shame (Steve McQueen, 2011) es una película de la cual me va a costar escribir, por todo lo que ésta provocó en mí. Y porque no me la puedo sacar de la cabeza. Probablemente haya varios spoilers, advertidos están.

Film polémico, con muchas escenas de sexo, mucha desnudez en pantalla y que dio que hablar más que nada por su protagonista. Pero no es lo importante.

Cabe destacar que la interpretación que nos brinda Michael Fassbender es sublime. Acompañado de la no menor interpretación de Carey Mulligan que hasta canta y nos regala una hermosa y triste versión de “New York, New York”.

La película nos muestra a un personaje principal muy complejo. Brandon es un hombre soltero, exitoso, buen mozo. A simple vista parecería tenerlo todo. Vive en su propio departamento de Nueva York, tiene un trabajo importante y se la pasa saliendo y conociendo mujeres. Sin embargo tiene una enorme imposibilidad para entablar lazos. Se entrega compulsivamente al sexo y éste nunca parece ser suficiente. Las escenas de sexo, lejos de ser sexies o sensuales, son más bien tristes, mecánicas, apagadas, frías. Porque el protagonista usa el sexo para rellenar esos huecos vacíos que su soledad, tan buscada como temida, le dejan.

La monotonía de su vida se ve interrumpida con la llegada de su hermana Sissy, otro personaje interesantísimo. Aspirante a cantante, que anda de aquí para allá, muy necesitada de afecto y atención. Ambos comparten un pasado doloroso que quieren olvidar, del cual quieren salir. “No somos malas personas. Sólo venimos de un lugar malo“.

Sissy llega a su vida y todo poco a poco va a ir desmoronándose para Brandon. Desordenada y despreocupada, un poco perdida, atenta contra el orden y las costumbres que tiene su hermano en su lugar.

Brandon, que parece nunca sentir nada, escucha a su hermana cantar y no puede evitar que las lágrimas broten de sus ojos al escuchar esa versión tan opuesta al espíritu original de la canción de Frank Sinatra. La versión que hace Sissy del tema es realmente devastadora y así, preciosa.

Esa necesidad compulsiva que tiene Brandon de tener sexo todo el tiempo, poco a poco lo va llevando a la ruina. En su trabajo le descubren el disco que rebalsa de pornografía, su hermana lo encuentra en situaciones comprometedoras a solas en su departamento, y se permite conocer a una compañera de trabajo que parece poder eliminar parte de todo ese pasado y ese ser oscuro que es, pero al final no logra nada. Porque lo que él no puede es relacionarse con las personas. No puede tener sexo con personas que conoce.

Brandon y Sissy son dos personas rotas, dos almas heridas. Sissy, que no se arroja a las vías del subte (aquel subte en el cual Brandon viaja a la vez que parece pensar y replantearse aquello que acaba de sucederle -son los dos únicos momentos en los que hay flashbacks-) pero se corta las venas en el baño del departamento de su hermano. A Brandon, entregado cada vez más a sus ‘placeres’, que en realidad no lo placen en lo absoluto, su adicción lo va llevando poco a poco a lugares más oscuros. Hay algo del pasado de estos dos hermanos que nunca vamos a terminar de conocer, y por lo tanto entender. Algo que los avergüenza. Y que está siempre rondando en el aire.

Y al final sucede lo que tiene que suceder. Estalla. Michael Fassbender da una clase magistral de actuación.

Dice su director: Brandon en “Shame” es mi respuesta a estar perdido. Nunca he sido un adicto sexual pero sí he estado perdido.

Frío, opresivo, un film provocador, puede ser, pero sobre todo complejo, intenso y deslumbrante. No dejará indiferente.

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

En un viaje hacia mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

El Surrealista, Absurdo y Excéntrico Mundo de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir... "Iä! Iä! Sibarel fhtagn!"

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Mamiga Blog

By La Pelu

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."