Dulce y melancólica

Hoy cumple años ella.

La que supo enamorara Heath Ledger, a Jason Segel, y le rompió el corazón a Ryan Gosling (bueno, en la pantalla). La bruja buena, la mujer que no se puede ir de tus sueños ni aún muerta, la joven que decide lo mejor para su mejor amiga, su perra, y no es cerca de ella. Quien incluso se metió en la piel de Marilyn Monroe. Ni más ni menos que ella, Michelle Williams.

Iba a hacer un post sobre las que yo creo que fueron sus mejores interpretaciones, pero sería hacer otro post sobre “Blue Valentine” antes que nada y ni da, en este momento, hablar sobre una película que te tira abajo las ilusiones del amor.

Anuncios

Amor es…

Sacártelo de la cabeza pero que el destino busque la forma de volver a encontrarlo y que todo suceda otra vez. Se borra de la cabeza, no del corazón.

Cruzar los océanos del tiempo para encontrar tu amor perdido hace siglos, pero decidir que la amás demasiado como para condenarla.

Conocer a alguien durante cuatro días y que cambie tu vida por completo; estar en el aeropuerto y tener la epifanía de que la elipsis que consideraste es tonta y que no importa que estemos fucked up, queremos pasar el resto de nuestra vida con esa personita.

Encontrar por fin alguien que te entiende, te acepta como sos, y es la única persona que puede darte aquello que buscás, y a quien uno espera entregar toda su voluntad, sin importar cómo lo vean los de afuera.

Conocer al amor de tu vida, que el tiempo se detenga, luego avance rápido y la pierdas de vista. Trabajar duro para conocerla y luego aparecerte frente a su casa con ciertos de sus flores preferidas.

Pero lamentablemente el amor también es algo que con el tiempo puede desgastarse hasta desvanecerse por completo.

Mejor dicho, no sé qué es el amor, no creo que se pueda describir. Sólo sé que love is all you need.

Una semana con Michelle

Si me preguntan, nunca supe decir quién podría haber sido Marilyn Monroe para mí de las actrices que hay hoy en día. Scarlett Johansson fue uno de los nombres que más sonó y, si bien físicamente estaba bien, no podía verla interpretando a alguien así sin ser demasiado sexy, demasiado voluptuosa, demasiado.

Cuando escuché el nombre de Michelle Williams, si bien es una actriz que siempre adoré, me dio un poco de miedo. Pero entonces vi una foto, la primer foto promocional de la actriz en el papel de la ya mítica Marilyn. Y me quedé sin palabras.

Y entonces supe que no se habían equivocado.

Odio el hecho de que no tiene fecha de estreno en nuestro país y de que ni siquiera sabemos si se estrenará (aunque me dijeron que hay una fecha estimativa en mayo), porque me hace tener que verla en mi casa. Últimamente no me copa la idea de ver películas en mi casa, no sabría decirles por qué, pero quiero todas en el cine. Así es que todavía me debo unas cuantas, claro, no llego a verlas todas. Tampoco da el presupuesto.

La película es un drama ligero y dulce. Un film decente. No es una biopic por supuesto, es el relato de una persona que quería ser parte de la industria del cine, aunque sea una pequeña parte, y un día ella se cruza en su camino. No sólo está en el parecido. La interpretación de Michelle es sublime, aparece hermosa y sexy pero de un modo muy sutil. Y así como enamora a todos, al protagonista también. Y ella, que es such a beautiful mess, le rompe el corazón.

No me puedo imaginar esta película con ninguna otra actriz en su lugar. Ya dije que yo le hubiese dado el Oscar a ella.

Pocas sorpresas en la noche del cine independiente

Anoche se entregaron los Independent Spirit Awards, los premios que premian al cine independiente.

Y para variar, la gran ganadora de la noche fue, The Artist. No hablé aún sobre esta película (empecé a escribir un post que aún está en los borradores), sólo puedo decirles que me gustó bastante. Aún así me parece está demasiado inflada y me molesta que se lleve TODOS los premios, como si fuese lo único bueno y novedoso que nos entregó el año pasado en materia de cine. Mejor director, mejor actor, mejor fotografía y mejor película fue para ellos.

Una linda sorpresa fue el de Mejor Guión a la película de Alexander Payne, The Descendants, película pequeña, agridulce, que disfruté muchísimo.

Pero lo que más alegría me dio fue que Michelle Williams se alzara como la ganadora a Mejor Actriz por su interpretación de Marilyn Monroe en esa película que muero por ver y lamento mucho el hecho de que no creo llegue a ser estrenada aquí: My Week With Marilyn.

En cuanto a la ceremonia, con la conducción de Seth Rogen, a quien banco muchísimo, me resultó aburrida y difícil de seguir, seguramente más que nada por el doblaje horrible.

Quiero que ganes I

Se viene la entrega de los Oscars, y como todo año, está en boca de todos. Nunca llego a ver todas las películas nominadas y esta vez no es la excepción.

Aún así me permito, no adivinar, sino expresar mis deseos.

Como Mejor Actriz Protagonista, las nominadas son Meryl Streep, Viola Davis, Glenn Close, Rooney Mara y Michelle Williams.

Si me preguntan, creo que se lo va a llevar Meryl. Ahora, ¿qué quiero yo?

Si bien también me gustaría verla a Rooney Mara recibiendo una estatuilla, mi corazoncito está con otra actriz. Y es aquella que en esta ocasión se puso en la piel de Marilyn Monroe. No he visto la película aún, me encantaría la estrenaran pero dudo lo hagan.

Michelle Williams ya ha estado nominada por dos grandes performances: en Brokeback Mountain y en mi amada Blue Valentine.

Para mí, Michelle, así chiquita, joven, con su carita redondita, es una de las actrices más grandes que hay hoy en día. Y sueño con que el Oscar este año se lo den a ella.

De todos modos estoy acostumbrada a que la Academia premie de la manera contraria en la que yo lo haría.

Lo mejor y peor del 2011

En cuanto a cine, obvio. Basta de balances personales.

Voy a mencionar las películas que más me llamaron la atención. No sé si hubo mayor cantidad de mejores películas (siempre en cuanto a mi parecer) o es simplemente que aquellas que no me gustan las olvido rápidamente y no me inspiran a escribir demasiado. Resalto también que pongo películas que han sido estrenadas aquí este año, aunque no todas sean del 2011.

Mi película de este año no creo sea una sorpresa para quienes me vinieron leyendo, porque la mencioné en más de una ocasión y siempre explayándome en lo mucho que la había disfrutado, a mi manera, sufriéndola. Y es Blue Valentine. Aquella película que me llegó en el momento justo (o no) y quizás también a eso se deba todo lo que provoca en mí. Pero aún separándome de todo eso, me encuentro con un film extremadamente realista, honesto y sobretodo brillantemente actuado por esos dos jóvenes grandes actores que son Michelle Williams y Ryan Gosling. Esa estructura interesante que permite no sólo saltar de una historia a otra, sino contrastarlas fuertemente hasta llegar a un final inevitable.

Este año también pudimos ver en el cine lo último de una de mis directoras preferidas, Sofia Coppola. En Somewhere nos encontrabámos con una joven Sofía (aunque no se llame así) interpretada por una Elle Fanning estupenda, natural, hermosa y sutil, que irrumpe en la vida caótica (aunque en la película reine el ritmo lento) de su padre famoso, un gran Stephen Dorff. Una película que retrata más emociones que acciones, el cine de Sofía en su máximo esplendor.
Otra linda sorpresa la tuve cuando vi en el BAFICI pero no mucho después llegó también a los cines comerciales, Copie Conforme, con una Juliette Binoche más hermosa que nunca. La película retrata un encuentro (¿o reencuentro?) entre un hombre y una mujer al mejor estilo Before Sunrise, enmarcada en la bella Toscana italiana. Una película romántica, divertida, llena de diálogos geniales y la frescura que hace a Binoche aún más hermosa de lo que es.
Linda fue también la sorpresa de que, cuatro años después, llegaba a nuestros cines Les Chansons d’Amour, una película de Christoph Honoré, un musical romántico, protagonizado por Louis Garrell, Ludivine Sagnier y Chiara Maistroianni. Una película donde sus protagonistas cantan sus sentimientos, se enamoran, sufren, pierden, se pierden, se vuelven a enamorar y se encuentran.
También tuvimos oportunidad de ver en el cine Last Night, una película que si bien no es del todo perfecta (insisto en que hay una línea argumental ahí que no me termina de convencer) es capaz de provocarnos sensaciones, recuerdos quizás. Una película sobre las decisiones que tomamos en nuestras vidas, que a veces no son las mismas que nos dicta el corazón.
Volvió y con todo Lars Von Trier y nos trajo su hermosa Melancholia. Este hombre que se deprime y hace películas, y nos deprime también, aquí nos cuenta una historia de dos hermanas y sus dos visiones sobre el apocalipsis que se aproxima, todo con un conjunto de hermosas imágenes hermosamente musicalizada. ¿Repetí mucho la palabra hermosa? Es una de las que mejor define para mí esta película.

Dentro del cine nacional, aún me quedan varias por ver. El Estudiante por ejemplo recibió gran cantidad de críticas favorecedoras y todavía siguen dándola (y prometo que la voy a ir a ver). Vaquero fue otra bien recibida. Aballay la vi y si bien creo está bastante bien la película no llegó a maravillarme. Revolución, el Cruce de los Andes también me pareció buena. Pero yo me quedo con una película más pequeña: Medianeras. Por su modo interesante de contar una historia que no es historia hasta el final y por cómo retrata nuestra caótica y querida Buenos Aires, por esos personajes tan particulares y cercanos.
Y por último, película que no llegó a las salas pero fue una muy linda sorpresa, Submarine. Prácticamente todo lo que me gusta del cine está ahí. Personajes singulares y aniñados (sean niños o adultos), situaciones absurdas, linda música, en este caso de Alex Turner, e historias de amor y de familia que se mezclan y entremezclan, que una afecta a la otra. Imposible no encontrar la influencia de mi director preferido, Wes Anderson, en ella.

Películas malas, o que a mí no me hayan gustado, también las hubo. Creo que en mi primer puesto está La Profecía del 11-11-11. Una película de terror, horriblemente filmada, sin sustos verdaderos, con un protagonista bastante cliché (escritor de terror que ya no cree) para una película que trata sobre la religión y un final forzado que pretende tirar por la borda todo lo que se contó en los minutos anteriores de la película. Un poco como pasa en la primer Saw, del mismo director, el final llega de manera rápida para develarnos lo ‘impredecible’. Bastante aburrida, se hace más larga de lo que parece.
El género de terror y suspenso me encanta, pero es donde más fácil es hacer una película mala. Carlos Sorín se introdujo en este género de lleno y estrenó El Gato Desaparece. Sólo puedo rescatar de esta películas las actuaciones de sus dos protagonistas y que, cada tanto, se generan buenos climas. Pero la historia, a simple vista interesante, no termina siendo muy fuerte y la película pasa de un falso susto a otro (que ni siquiera creo puedan llamarse sustos) hasta un final que ni bien empieza la película nos piden no contemos después de verla, muy innecesario.
Steven Soderbergh nos trajo otra película con un elenco súper estelar y una historia que habla sobre la paranoia que se genera ante la aparición de cierto virus que se propaga rápidamente. Kate Winslet, Marion Cotillard, Matt Damon, Gwyneth Paltrow y Jude Law son algunos de los actores que se pasean por la película, cada uno con su propia trama, que o nunca termina de empezar, o nunca se termina de cerrar. Personajes con los cuales no se genera empatía. Tampoco logra los climas suficientes para generar tensión entre tanta paranoia. Bastante decepcionante.
También tuvimos la oportunidad de ver a dos actores hermosos haciendo de pareja en The Tourist. Si años atrás me hubiese enterado que iban a protagonizar una película juntos, probablemente me hubiese desmayado de la emoción. Bueno, cuando lo hice me emocioné bastante. Pero lamentablemente ni Angelina Jolie ni Johnny Depp son los mismos. Ambos tienen un pasado más salvaje, que los hace más sexies también. No sé si es el paso de los años, la madurez de cada uno, o simplemente que parecen no gustarse en absoluto, pero lo cierto es que, entre otros tanto, el gran fallido de esta película es la poca química que hay entre ellos, que siempre parecen fríos y distantes, haciendo aún de esas escenas con beso romántico, algo muy sobreactuado. Hay algún gag efectivo, una linda fotografía (bueno, unas hermosas locaciones), y varias escenas de acción. Hay también personajes secundarios desaprovechados, escenas súper clicheadas, y el típico final ‘impredecible’.
De Nicolas Cage, que se la pasa estrenando películas, sólo he visto recientemente Seeking Justice. Una película que parte de la premisa de la venganza para derivar en una historia con varias vueltas de tuerca, una película de acción con grupo que se parece bastante a Los Simuladores, pero bastante más malos. Más malos porque son malos, asesinos; y más malos porque mientras los simuladores hacían todo de manera cuidada y por lo tanto ‘perfecta’, acá cometen bastante tropezones. Por momentos parece un delirio y más que un conjunto de ‘buenas escenas de acción’ no le encontré.
Por último, como modo de balance, menciono mi experiencia con el final de la saga Harry Potter. La menciono porque hasta el día de hoy me siento un poco decepcionada con tal.
Y algunos grandes regresos emparentados al cine de terror. El de dos directores emblemáticos, John Carpenter y George A. Romero, y el de la saga Scream.
No deja de ser un año interesante para el cine, entre tant0 3d, ¿no?

Which makes you insane


Ya hablé de esta película. Pero que después de tantas idas y vueltas finalmente la estrenaran en salas comerciales de nuestro país, me hace no sólo querer volver a verla y reiteradas veces, sino hablar de ella.

Hablar de una película que me encanta. Que me fascina. Que la sufro. La vivo. La siento tanto.
Conocer a alguien. Enamorarse rápidamente. Intentar conquistarla. Conocerla y enamorarse más aún. Enfrentar cosas difíciles. Estar siempre, en los momentos difíciles. Y hacerse cargo incluso de cosas que no deberías o que no tenés la obligación, sólo por amor. Por amor a esa jovencita que te conquistó con su sonrisa, con su raro sentido del humor, con su bailecito, con su belleza y su locura.
La primera de las dos historias que Blue Valentine cuenta es una linda historia de amor. La segunda, es más de algo que se opacó, se desgastó, se apagó y hoy no es más que la sombra de algo que alguna vez se pareció mucho al amor.
Estar juntos por una pequeña niña. Intentar reconquistarla. Emborracharse. Desconocerse. No tolerarse. Gritarse. Vivir un presente cuyo futuro se ve reflejado en el cuarto de un hotel. Y separarse.
La película pasa por todos estos estadíos pero no lo hace en modo cronológico. Sí, cada historia tiene su cronología, pero se alternan entre ellas. Todo para contrastarlas, para que nos cueste entender cómo una pareja que parecía destinada a estar juntos por siempre, de repente no puede verse.
Todo esto de la mano de dos grandes jóvenes actores: Michelle Williams y Ryan Gosling, que todavía no entiendo cómo no fue nominado al Oscar, mención que ella sí tuvo. Ambos dan vida a estas parejas, la misma, pero que parecen diferentes.
Pero no lo son. Y si bien nunca vemos algo específico que quiebre esta relación, tampoco lo necesitamos. No, porque la película se percibe todo el tiempo muy honesta, muy realista. Y no podemos no vernos reflejados ahí. Todos nos enamoramos, idealizamos, cometimos locuras para conquistar a aquella persona. Y todos nos alegramos cuando ésta por fin nos correspondió y empezamos a hacer planes a futuro. Pero también todos sentimos que quizás fue el tiempo, o quizás no, pero algo hizo que todo eso se esfumara, poco a poco, de manera tan gradual, que no se puede identificar ese ‘algo’ que lo comenzó.
Voy a aprovechar su estreno comercial y me pasaré un par de veces al cine a verla, con diferentes compañías. Y probablemente llore, aún queriendo evitarlo.

Mi Bafici Día 3

En realidad es el cuarto día pero como ayer sábado no vi nada, no voy a poner Mi Bafici Día 3: vacío. Hoy, bien variadas las opciones.

She Monkeys
Esta película sueca nos cuenta la historia de Emma, disciplinada, obsesiva, acróbata iniciándose, que conoce a Cassandra, la compañera de la escuela donde comienza a practicar sus acrobacias con caballos, una rubia hermosa que hace algo así como la de líder del grupito de acróbatas. Comienzan una amistad que termina en una rara relación, con juegos psicológicos (entre ella y a veces incluyendo a alguien del exterior) y algunos peligrosos, además de la competividad que sus pasiones abarca. A esto se le suma la subtrama de su hermanita menor, una niña confundida, que parece querer crecer de golpe, que juega con su sensualidad, está enamorada de su primo, y hay muchas cosas que todavía no entiende y nadie parece explicarle.
Es una película interesante, fría, intensa y que no pasa desapercibida.
Meek’s Cutoff

La nueva película de Kelly Reichdart es un western que se sucede en 1845 en la ciudad de Oregon. Trata sobre una pequeña comunidad que, guiada por Meek, recorren un territorio virgen en busca de una tierra prometida. Con una mirada más femenina que de costumbre en el género, la comunidad se debate entre seguir con este tal Meek que les prometió un atajo pero viene más retrasado que lo que había prometido y confiar en un nativo que se les cruza en el camino, del cual si quiera entienden su lenguaje. Preciosamente filmada, muy bien actuada, la película puede resultar a un público más general bastante aburrida por lo lento de la narrativa.
Blame
Un thriller australiano que prometía mucha tensión. Y cumple en ese sentido. Es cierto que atrapa desde un principio. Pero tiene demasiadas vueltas de tuerca y no todas funcionan por igual. Algunas están buenas, otras son predecibles, y otras muy forzadas. Hay personajes más ricos que otros. Como thriller, no aporta demasiado al género. Sí está muy bien realizada. Es probablemente la más accesible para un público no acostumbrado demasiado al cine independiente, porque no sé percibe demasiado como tal.

Una historia de amor.

I didn’t want to be somebody’s husband and I didn’t want to be somebody’s dad, that wasn’t my goal in life. But somehow it was. I work so I can do that.

‘Una historia de amor’ reza uno de los taglines del film. Blue Valentine es una película que no te puede dejar indiferente. Es una película hermosa pero agria. El modo en que está retratado el proceso de enamoramiento apasionado hasta el desvanecimiento de todo sentimiento, es precioso, crudo y realista.

Es imposible no verse reflejado, pero es también doloroso. Ya a la mitad de la película hay una escena que me hizo desvanecerme en lágrimas y desde ahí me costó detenerme.
La película nos cuenta dos historias de la misma pareja. Una es una hermosa historia de amor, en la cual los protagonistas parecen dos seres destinados a estar juntos por el resto de su vida. Ryan Gosling es Derek, un gran hombre, romántico, sencillo que, si bien nunca pensó ni imaginó estar casado con hijos, cuando conoce a Cindy, interpretada magistralmente por Michelle Williams, cambia de opinión para darse cuenta que quiere tener una familia con ella. La otra historia es la de unos años después, en la cual los dos protagonistas siguen juntos pero sin una pizca del brillo que tenían antes como pareja. Intentan vanamente obligarse a recomponer lo que se perdió, sobretodo Derek que insiste e insiste ante una emocionalmente frustrada Cindy, para poder seguir con esa familia que formaron. Las historias se entrelazan entre sí, contrastadas.
A simple vista uno no podría entender cómo una pareja que alguna vez se amó tanto de repente se encuentre tan deteriorada. Pero lo hacemos. Lo hacemos porque sabemos de qué se habla, porque hemos estado en esos zapatos, sufriendo y llorando como los dos protagonistas lo hacen.
Hay una clara ruptura entre las escenas del apogeo de la relación y las del deterioro (se divide en el casamiento). Están claramente filmadas de manera distintas (las primeras en Super 8 y luego en RED), están filmadas cronológicamente y la caracterización de los protagonistas es (en Michelle más sutil) distinta.
En fin, es una experiencia agria, dura pero a la vez necesaria y hermosa. De las películas que vi nominadas para los Oscars (me faltan un par aún), me pareció de las mejorcitas y más interesantes propuestas.

Golden Globes 2011: Las peores vestidas de la noche

En mi opinión, éstas son las que opciones que menos me gustaron.

Difícil creer que ella sea una top model. Heidi Klum tiene un gusto bastante malo a la hora de vestirse para la red carpet. Esta vez, eligió este Marc Jacobs, que, como si fuera poco, acompañó con un make up recargado y horrible.

Jennifer Love Hewitt en un Romona Keveza que parecía un vestido de novia. Demasiado blanco, demasiado tight, y con un peinado muy alto.

Michelle Williams en un Valentino que no sería tan mala opción si no fuera porque está recargado de margaritas. No sólo el estampado, sino los breteles con más flores. Too much.

Christina Hendricks es hermosa y despampanante. Pero, ¿había necesidad de utilizar un vestido así cuando se tiene semejante delantera?

té de flor

lettering, bullet journal, infusiones, libros, labiales y lugares.

Bitácora de pensamientos

Lugar donde entierro las palabras y sentimientos que surgen de la voz de mi inconsciente, la cual es sutil, pero no descansa hasta ser escuchada.

Letrologias

Aqui danzan las palabras, formando galaxias de inspiracion, donde habitan millones de letras buscando sentido a su existencia...

Nada es real

Mi visión particular de las cosas

caminando...

mirando hacia adelante, buscando mi destino

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

En un viaje hacia mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.