Nadie se puede reemplazar

Yo siento que nunca puedo olvidar a alguien con quien he estado porque cada persona tiene sus propias características. Uno no puede reemplazar a nadie. Lo que se perdió, se perdió. Cuando termino cada relación me lastima mucho. Nunca me recupero del todo. Por eso tengo mucho cuidado al involucrarme porque me duele mucho. Incluso cuando sólo me acuesto con alguien, en realidad no hago eso, porque extrañaré las cosas de esa persona. Me obsesionan las cosas pequeñas.

Tal vez estoy loca.

Cuando era una niña, mi mamá me dijo que siempre llegaba tarde a la escuela. Un día ella me siguió para saber por qué. Yo me quedaba viendo las castañas caer de los árboles y rodar por la vereda, o a las hormigas cruzando el camino, la sombra de una hoja proyectarse en el tronco del árbol… cosas pequeñas.

Creo que lo mismo pasa con la gente. Veo en ellos pequeños detalles, muy propios de cada uno, que me conmueven y que extraño, y que siempre extrañaré.

Nadie se puede reemplazar porque todos están hechos de detalles hermosos y específicos.

Hoy no escribo. Hoy la cito. Palabras de Celine en la que quizás sea la mejor de la trilogía protagonizada por Ethan Hawke y Julie Delpy y dirigida por Richard Linklater. Palabras que siempre sentiré propias.

Mis parejas favoritas del cine

San Valentín es una fecha que para mí, no significa nada. Ya lo dijo Joel (Jim Carrey) en Eternal Sunshine of the Spotless Mind:

Fotos: Tumblr

Es exactamente eso, una fecha comercial. Si se utiliza como excusa para hacer algo lindo por alguien a quien amamos, bienvenido sea, pero no tiene por qué ser una obligación.

Así que en mi caso la utilizo como excusa para citar algunas, sólo algunas, de mis parejas favoritas que nos ha dado el maravilloso mundo del cine.

Margot y Richie y ese amor que se declaran en una carpita mientras suenan los Rolling Stones. Un amor que lo sienten imposible porque son hermanos, aunque adoptados.

Drácula y Mina, ese amor eterno. “He cruzado los océanos del tiempo para encontrarte”. Es que, como leí por algún lado alguna vez, sólo los vampiros pueden amarte para siempre.

Lee y el original Sr. Grey. Dos personas que se aman y se entienden y se necesitan.

Jesse y Celine. Porque han logrado plasmar en cada película una etapa del amor, de la manera más realista posible. El encantamiento de un amor nuevo, las desesperanzas tras haber desaparecido pero nunca ido de nosotros, y el trabajo que conlleva el llevar una pareja adelante, un trabajo de a dos y que nunca cesa.

Charlotte y Bob, y eso que se queda ahí, en un hotel, en Tokyo, en un susurro. Dos personas perdidas que sólo pudieron encontrarse con el otro.

Podría citar muchas más pero me limito a mencionar sólo cinco, como un Top Five pero sin orden aleatorio (aunque Margot y Richie sí son y siempre serán mi primer puesto).

  • Las películas son: The Royal Tenenbaums, Bram Stoker’s Dracula, Secretary, la trilogía Before Sunrise/Sunset/Midnight y Lost in Translation.

Mi top 10 de las películas del año

Lista confeccionada para Visión del Cine pero aquí expreso el por qué de cada una de mis elecciones.

1. The Grand Budapest Hotel. Porque que Wes Anderson llegue al cine siempre es razón para festejar pero además su última película es una oda al cine, llena de amor por sus peculiares personajes y con un elenco enorme que, aún en los pocos minutos que tienen algunos actores secundarios, le permite a cada uno brillar. De esas películas que causan risas y emoción, y te dejan con el corazón contento. Y no es poco.

image

2. Boyhood. Porque Richard Linklater hizo algo más que filmar una película durante doce años con los mismos actores. Se dedicó a seguir a una familia, en especial al niño, con una naturalidad y honestidad, pero sobre todo mucho corazón, que parece que uno viera su propia vida reflejada, no importa cuántas cosas tengamos en común con ellos. Al fin y al cabo, expuso miles de las sensaciones universales (como la adolescencia y el no saber exactamente qué va a ser de tu vida, o el dolor del momento en que una madre ve a su hijo irse de su casa, por ejemplo).

3. Palo Alto. Porque apareció otra personita del clan Coppola demostrando que sus ganas de hacer cine vienen con conocimiento. Con cuentos de James Franco como base, Gia Coppola refleja la adolescencia como sólo alguien con una intuición tan precisa puede hacerlo, como aquel momento de caos a veces menos contenido que otros, lleno de incertidumbres y con las hormonas a flor de piel. Y con una Emma Roberts más linda que nunca.

4. Only lovers left alive. Porque los vampiros nunca fueron tan cools. Hermosos y sexy, sí, dos palabras que se asocian fácilmente al vampirismo. Pero acá Adam y Eva se aman desde hace una eternidad y aun así caminan de la mano, o se apoyan uno en el hombro del otro. Escuchan música o leen libros, mientras los humanos se destruyen o se convierten poco a poco en zombies.

5. Mommy. Porque odiamos a Xavier Dolan por tener sólo 25 años y hacer películas tan incuestionablemente interesantes. En este caso, con esta relación tan intensa entre una madre y un hijo problemático, en un formato cuadrado y con canciones pop hiper conocidas pero que uno al cantar entiende exactamente por qué suenan en cada uno de esos momentos.

image

6. Begin Again. Porque además de las lindas voces de Keira Knightley y Adam Levine especialmente, la nueva película del director de “Once” es menos agridulce, más alegre aunque con su momento de melancolía y su final inevitable. “Pero somos todos estrellas perdidas tratando de iluminar la oscuridad”.

image

7. Guardians of the galaxy. Porque últimamente blockbusters y películas basadas en cómics de Marvel o DC los hay por montones. Pero no todos logran no sólo contar una historia interesante, sino hacerla amena y llenarla de personajes queribles y simpáticos, y buena música marcada especialmente por la nostalgia. Porque todos somos Groot.

8. Aire Libre. Porque a veces es así, y una pareja no logra ser lo mismo que era cuando comenzaron. Y eso Anahí Berneri logró reflejarlo con mucha eficacia en esta película en la que pone a los dos bonitos de Celeste Cid y Leonardo Sbaraglia pero a discutir, a mirarse sin soportarse, a tocarse sin pasión y hasta a cantar “Provócame” de Chayanne en una versión mucho más cool.

9. Frank. Porque el sexy Michael Fassbender demuestra de nuevo ser algo más que una cara bonita, y en este caso no podía ser más literal: se pone una cabeza gigante durante el 90% de la película y aun así logra transmitir miles de emociones, casi queriéndonos hacer creer que podemos ver unos ojos tristes en los mismos que hace un rato vimos alegría al interpretar la música.

10. God help the girl. Porque vuelvo a lo mismo que ya varias películas mencionadas previamente me enseñaron: la música salva. Stuart Murdoch de Belle & Sebastien se animó a dirigir un musical con personajes ingenuos y encantadores, que en medio de sus soledades y tristezas se encuentran y comienzan a hacer música.

Me quedan muchas que no vi, no vi tanto cine argentino como me hubiese gustado por ejemplo, y muchas de las películas que más se mencionan para la época de premios acá no llegaron. Y no hace falta aclarar que es una lista muuuuuuuuuuuuuy subjetiva, ¿verdad?

Retrato de una etapa

Si hay un momento en la vida difícil de transitar, de describir, de recordar, de retratar, de todo, es la adolescencia. En el Festival de Cine de Mar del Plata de la última edición tuve la oportunidad de ver “Teenage“, un documental que no se preocupaba por entenderla, sino más bien por contar cómo fue que se originó el término, que se la empezó a reconocer como tal, porque no podía ser todo tan simple como pasar de la niñez a la adultez así como si nada, es más bien un homenaje que un análisis. “I loved being 17. I wish I could stay this age for a while. Seventeen is that perfect spot between adolescence, wish means you’re going somewhere, and adulthood, which means you’re on the downgrade”. Pero si buscamos películas que retraten aquel caótico momento de nuestras vidas, cuando no nos sentimos niños pero tampoco adultos, las responsabilidades nos aterran y creemos que nos podemos llevar el mundo por delante, sin escuchar nada ni a nadie, yo siempre elegía “Dazed and confused” de Richard Linklater. Esa película siempre sentí que reflejó mejor que nunca ni nadie aquellos años, perdidos. Relaciones intrascendentes, noches eternas de hacer nada, la necesidad de diferenciarse del resto, alcohol como medio para todo.

Y de repente aparece Gia Coppola, nombre que ya conocía porque, claro, quién no conoce su apellido. Pero como yo a ciertos miembros de esa familia los admiro con devoción, es que ya sabía que ella era sobrina de Sofia Coppola, como saben, una de mis realizadoras favoritas. Bueno, además sabía que había dirigido algunos cortos, incluso subí uno hace tiempo con la música de Rooney, la banda de otro miembro de la familia que me gusta mucho, Robert Schwartzman, y que acá en la película a la cual le dedico principalmente este post está a cargo de la banda sonora de la película. También conocía el video musical que dirigió de Coconut Records, el proyecto musical del hermano de Robert, mi amadísimo Jason Schwartzman (a mí que me gusta relacionar todo, les cuento que es uno de los que ponen la voz al documental mencionado arriba). Y entonces llega su primer largometraje.

Palo Alto” está basada en un libro de historias cortas escrito por James Franco (sí, el multifacético James Franco adicto a instagram), que además acá colabora con el guión. Como no puedo conmigo misma, antes de ver la película quise leer el libro. Por suerte existe Book Depository (el único que sufre es mi bolsillo) y por suerte los libros, en este país donde uno no puede comprarse nada en el exterior para que te llegue por correo, llegan sin problemas. Con respecto al libro me pasó que tuve sensaciones encontradas. Varias historias no me terminaban de gustar y la idea de que todas quedaran tan inconclusas, terminaran tan de repente me irritaba un poco. Pero entonces llegué a aquellos relatos que hicieron que no pudiera parar de leer y eran aquellos que tenían como protagonistas a, entre otros, Abril, Teddy y Fred. Y de manera muy inteligente es que en esos relatos está basada mayormente la película.

Gia es una directora principiante, sí, pero no sólo viene del rubro de la fotografía, sino que, como aclaré en un principio, de una familia de cine. A nivel técnico se le puede reprochar caprichos pero nada desde lo formal.

image

El guión no se enfoca en un conflicto en particular, sino en retratar esta etapa a través de algunos personajes. Un joven (Nat Wolff) que sólo parece causar problemas, que está lleno de preguntas y pocas respuestas. Otro (Jack Kilmer, sorprendiendo con su actuación) que se enamora de una chica a la que apenas le habla pero se deja arrastrar por la “más rapidita” aunque no signifique nada, que tiene problemas con el alcohol y por culpa de éstos, con la ley . Esta chica que sólo puede relacionarse con los hombres ofreciendo sexo y esperando algo más, que nunca le van a dar. Y la chica virgen, a la que le coquetea su entrenador (personaje que James Franco se reserva para sí) y cuyo affaire no hace más que ilusionarla con esas palabras de que ella es algo bueno y real, y destrozarla, porque es en esa edad en la que el amor duele más, y porque se dice a sí misma “I wasn’t good. I was regular. Or worse” (cita textual del libro). “Desearía que nada me importara, pero todo me importa demasiado”. Y como si fuera poco, ninguno parece tener atisbo de qué va a hacer o suceder de él en el futuro. “¿Qué querés hacer?”. ¿Acaso hay pregunta más aterradora que esa? ¿Tengo que volver a citar esa película que seguramente no vio casi nadie porque apenas pasó por un festival de cine como el de Mar del Plata, sin pena ni gloria, “Everyone’s going to die“? “Todos te dicen ‘haz algo que ames’, ‘encuentra aquello que amas’”. ¿Qué amas? “No tengo idea. En realidad no me importa. Sólo quiero que la gente deje de preguntármelo”. Las figuras adultas casi  no aparecen y si lo hacen son más bien caricaturas de sí mismos.

Para algunos quizás “Palo Alto” se quede a medio camino. Para mí, la idea es no llegar a ningún lado. Ellos no llegan a ningún lado, y probablemente no lo hagan nunca. El final es casi el mismo final que tienen todos los relatos de James Franco, algo que termina porque tiene que terminar no porque sucede algo que debería darle fin.

Recomendadas BAFICI día 2, 3 y 4: 20.000 days on Earth, Shield of Straw y Double Play

Esta es la película que no me puedo sacar de la cabeza. Una película que no es ni enteramente un documental ni enteramente ficticia. Con el gran Nick Cave en el centro. Donde imágenes hermosas se fusionan con la música del artista o con sus palabras, igualmente bellas.

Lo nuevo de Takashi Miike, un film enfocado más que nunca en contar una historia y en ponernos en el lugar de reflexionar sobre quiénes tienen el poder de decidir acabar con la vida de alguien, por más que sepamos lo mucho que se merezca morir por el daño que ha hecho, e incluso quizás hará si sigue vivo. La cinematografía de la película es impecable.

Y para seguir enamorados del cine, esta conversación entre Richard Linklater y James Benning. “El cine es lo que me salvó”, dice Linklater quien habla del cine con un amor que es imposible no sentirme identificada.

Se viene una nueva edición del BAFICI

Y esta es la primera vez que estaré acreditada como prensa, ya que estaré cubriéndolo para Visión del Cine, por lo que si les interesa lo que vea y tenga para decir al respecto, deberán seguirlo.

Mientras tanto les cuento, como todos los años hago, aquello que tengo planeado ver. Hay muchísimas películas, los horarios no me permiten ver tanto como quisiera pero aun así intentaré aprovecharlo lo mejor posible.

Estas son algunas de las que más me interesa ver.

Sí, lo nuevo de Jarmusch, obvio. Porque me gusta su director, me gustan las historias de vampiros y amo a Tom Hiddleston, cómo no aprovechar para verla en unas semanas!
The wait. Película que tiene como protagonistas a Jena Malone y Chloe Sevigny haciendo de hermanas que se ven en el medio de un drama con su madre muerta. Competencia Internacional.
Tengo un crush importante con Juno Temple, de no ser así el año pasado no  habría entrado después de la 1 de la mañana a ver una película sólo por ella. No sé si tiene la mejor pinta esta película pero al menos tiene una temática que me atrae.
Lo nuevo de Kelly Reichdart y con Jesse Eisenberg y Peter Sarsgaard como protagonistas.
Un documental sobre la amistad entre los realizadores James Benning y Richard Linklater.
Me gustan las películas de terror, lo saben seguro. Y Ti West dirige esta que encima está producida por mi querido Eli Roth.
Protagonizada por uno de los rostros más bellos e importantes del cine francés, y del cine en general, Lea Seydoux, y dirigida por Rebecca Zlotowski, quienes ya trabajaron juntas en Belle Epine.
Porque siempre es una buena razón ver a Louis Garrel, en este caso con una película dirigida y protagonizada por Valeria Bruni, hermana de Carla.
Sí, van a proyectar esta gran película ochentosa, no se la pierdan, si no la vieron y si lo hicieron, seguro coinciden conmigo en que hay que ir.
Entre las películas nacionales tengo ganas de ver Algunas chicas, Anagrama, El Mudo, Necrofilia en 3d y Cosano: La vida secreta de un vestido, entre otras. también quiero ver la función de apertura pero no me copa que sea al aire libre, The Congress, con Robin Wright.

Lo que dejó el 2013: las películas del año

Primero y principal, porque Sofia Coppola nos trajo su quinta película. Y si bien en general parece que no convención ni al público ni a la crítica, a mí no me interesa, pues me encantó. La directora se encarga de plasmar la decadencia de los jóvenes de LA, que se creen que se llevan la vida por delante y, que más allá de su vida acomodada, siempre quieren más. Viven pisando la frontera del peligro, no aprenden de sus errores y sólo se basan en apariencias y en bienes materiales. Hay que amarla u odiarla a la hija del legendario Coppola, yo elijo amarla.

El puesto por MI película del año está bien peleado por estas dos, una la ya mencionada, y la otra, la tercer parte de una de las historias de amor más bellas que dio el cine. Esta vez, más cansados, menos soñadores, y más agridulces que nunca, Jesse y Celine se encuentra vacacionando en Grecia, con sus dos hijas mellizas y miles de cosas que no se dijeron en este tiempo y parecen salir a flote todas en ese cuarto de hotel. La fantasía se volvíó una imperfecta realidad.

Hubo otras películas del año para quien les escribe, pero ya las pueden chequear acá, y próximamente, con algún aditivo (incluyendo lo peor también) en El Espectador.

Realidad vs. fantasía

Siempre fui fantasiosa. No quiere decir que no haya aprendido a separar la realidad de la fantasía. Lamentablemente, las diferencio muy bien. Pero nunca dejé de armarme historias en mi cabeza que lejos estaban de algo que alguna vez podría llegar a suceder. Era común en mí irme a la cama, cerrar los ojos, y “escribir” una historia, en general, siempre la misma, que continuaba noche a noche. A veces, las volcaba al papel, pero otras tantas mi mente iba tan a prisa contándola que la mano no daba a basto, y decidía simplemente dedicarme a disfrutarla. Así como era, irreal.

(Acá es cuando empiezo a divagar sobre Before Midnight y recomiendo no leer si no la vieron)
Celine y Jesse también se alimentaron de una fantasía. Ojo, la de ellos tenía un poco más de razón de ser que las mías. Celine le dice a Jesse en París que idealizó aquella noche. Pero no es la única vez que lo hace él, porque años después, sobre su reencuentro en París, volcado esta vez en un nuevo libro, también vuelve a relatarlo de un modo en que no se percibe real, sino producto de quien siente que su fantasía se ha hecho una realidad. Pero como me cansé de decir, ninguna fantasía es real, para convertirse en real se pierde la fantasía, y pasa a ser real. ¿Y cómo es esa realidad? Imperfecta. Porque la perfección no existe, no importa cuánto aspiremos a encontrarla, nunca vamos a hacerlo.

Que Jesse y Celine se aman no hay dudas. No importa cuánto se hieran con palabras. “¿Crees que arruiné tu vida?” le pregunta ella, y él le asegura que no, en un momento de una discusión de varios y largos minutos en un hotel donde deberían estar pasando una hermosa noche romántica a solas. Pero en otro momento, más adelante, le dice una de las líneas a mí parecer más simples y fuertes de toda la película: “Me encanta tu forma de cantar. Arruiné toda mi vida por tu forma de cantar”. Lo que pasa es que ambos esperaban otra cosa. Los cuentos de hadas que les leen a sus hijas, en los que siempre se termina con un casamiento también parecen haberlos afectado a ellos. Pero Jesse está un paso adelante. Él idealizó las primeras noches junto a Celine, pero hoy es quien entiende que esto no puede ser de otro modo. “No es perfecta, pero esta vida es real” le dice a una Celine casi en lágrimas, aquella feminista y activista que se cree un Quijote de la Mancha (“Estoy cansada de luchar contra molinos de viento”, dice casi al comienzo de la película”). Por eso, la pareja que conforman Jesse y Celine se parece tanto a alguna relación que hayamos tenido, o que vayamos a tener, o que tienen nuestros hermanos, o amigos, o padres. Porque se la percibe real, honesta, con todo lo que conforma el llevar adelante una relación y una familia. Porque creer que sólo con amarse es suficiente es mentirse y no afrontar los problemas verdaderos. Por suerte, más allá de ser la más agria de las tres entregas, es también la más necesaria.

“Así es. Así es como la gente comienza a separarse”. Que se escuche eso casi al comienzo de la película es un indicio triste, así como el hecho de que la película se suceda en Grecia no es azaroso. Pero afortunadamente para nosotros y para los seguidores y enamorados de esta parejita, el final es optimista. Sin ser explícito, digno de un buen final de Linklater, y con una posibilidad latente de que regresen en nueve años, se despiden con el “Bueno, debe ser una tremenda noche la que vamos a pasar” de Celine, antes de la medianoche.

Still there. Still there. Still there. Gone.

Me conocen si me leen y saben que suelo obsesionarme con ciertas películas. Creo que Before Midnight tendrá el record de película vistas mayor cantidad de veces en el cine por mí, ya que se estrenó ayer y cuento con mucha ventaja (ya la vi tres).

Necesaria

Sí, esta tercer entrega es necesaria. Porque así como Celine le repite a Jesse tras reencontrarse con él nueve años después, idealizó esa noche. Tenía que pasar. Tenían que demostrarnos que esa historia de amor que tanto nos había cautivado no era más que una fantasía y que al concretarse todo pasaría a ser real, y por lo tanto, imperfecto.
image
Así, honesta, directa, agridulce, es Before Midnight. Una historia de amor entre dos seres imperfectos que se enamoraron pero que hoy tienen que vivir con todo lo que conlleva ser una pareja. Es distinta a las dos entregas anteriores, pero igual de excelente.
En una semana, mi reseña para El Espectador Avezado.

UPDATE: Ya pueden encontrar el link a la reseña, haciendo clic ahí mismo (es la segunda).

El amor según pasan los años

Ellos tenían veintitantos cuando se ven por primera vez en un tren y se enamoran a primera vista. Sí, desde la primer mirada se percibe. Y la conversación posterior sólo comprueba esa conexión, esa electricidad, ese lazo invisible que sintieron al cruzarse uno enfrente del otro. Se bajan del tren y durante unas horas viven un amor más grande que el que muchos podrían llegar a tener algún día.

Se besan por primera vez una romántica tarde con la puesta de sol y con la vista de Viena. Hablan de la vida, del amor, de sus relaciones, de sus sueños, de sus pensamientos. En una misma noche pasan por todas las etapas, incluso por su primera discusión. Pero se mienten a ellos mismos diciendo que deben ser adultos y racionales, y por eso aceptan que no podía durar más que aquellas horas todo esto que les pasaba. Que después cada uno debía volver a su vida, uno en Estados Unidos, ella en París. Tienen miedo a decir lo que sienten, que en realidad la conexión es tan fuerte que bien podrían adaptarse a las distancias, ella incluso viajaría hasta allá, no importa cuánto tema viajar en avión.

Pero recién en los últimos minutos que tienen juntos se dan cuenta que eso no podía terminar así, era demasiado cruel. Y prometen volver a verse. En un año, no, mejor en seis meses, no importa el frío que haga durante esa época, y que sin duda la estación que siempre elija acompañarlos sea el verano.

Se van, cada uno por su lado. Ninguno puede dejar de pensar en todo aquello que vivió, fueron sólo horas que alimentarían años de pensamientos y recuerdos. Y es que no se volvieron a ver. Ella escribió una canción, quizás para llevarlo siempre con ella. Él, un libro. No sólo para no olvidarla, sino para encontrarla. Y es por eso que nueve años después se vuelven a encontrar. Podría haber sido antes, ¿no es cruel el destino?

No, no es lo suficientemente cruel. Porque afuera el mundo es un desastre pero hoy ellos dos se encontraron y se permiten por un rato recordar una noche que nunca pudieron olvidar, ponerse un poco al tanto, y terminar confesando sus miedos y frustraciones. Él no la quiere dejar. No puede entender  por qué fueron tan idiotas de no intercambiar teléfonos. Cómo quisieron jugar a ser adultos y en realidad fueron estúpidos. Todo podría haber sido diferente. Hoy se miran y es casi como si el tiempo no hubiese pasado, como si aquello que vivieron hubiese sido hacía sólo unos meses. Hace nueve años paseaban de la mano, abrazándose y besándose. Ahora se miran simulando ser grandes amigos.

¿Ya es tarde? Sí, él está casado, tiene un hijo, pero no puede lidiar más con esa vida, con ese matrimonio, con ese hogar. Ella hace algo, se mueve, no se queda sólo en la queja. Pero por dentro está rota. Sufrió demasiadas desilusiones que ya no se permite ilusionarse en el amor, es un rincón de su cuerpo que tiene entumecido.

Él no se disuelve cuando ella lo abraza. Permanece ahí, quieto, sin saber cómo reaccionar, con su mirada brillante, como si no pudiera creer que sí, que ella está ahí, frente suyo, tan linda como hacía nueve años. Se va a ir el avión, no importa, él quiere que se vaya. Quizás el tren no pasa una sola vez en la vida.

Mañana temprano veré la continuación de esta hermosa historia de amor que me acompañó durante tanto tiempo. El 27 de junio la estrenan, y ese mismo día volveré a sala. Jesse y Celine son parte de mi vida.

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Enseño, aprendo y escribo

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

Iniciando mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.

Cuaderno de Murúa Niño

los recuerdos son realidad, son ficción, son un invento, son yo

Historias malditas, malditas historias

Historias, cuentos y relatos que no fueron a ningún sitio.

CORAZÓN DE FANTASMA

Todo termina siendo una psicofonía. Yo sólo las escribo.

Los microcuentos de Dark Sibarel

Lo único constante es el cambio... estos cuentuitos, microcuentos, cuentos cortos y micro sagas, son un destilado de mi mente preparándose para lo que habrá de venir...

La lagartija, el blog de Luis Juli Aydillo

Sobre motivación, liderazgo y regeneración

Juana UCm

Juana, Julie & Julia

VIAJES AL FONDO DEL ALSA

“Quizás viajar no sea suficiente para prevenir la intolerancia, pero si logra demostrarnos que todas las personas lloran, ríen, comen, se preocupan y mueren, puede entonces introducir la idea de que si tratamos de entendernos los unos a los otros, quizás hasta nos hagamos amigos” – Maya Angelou

Inhalando líneas

"Y si leo, si compro libros y los devoro, no es por un placer intelectual —yo no tengo placeres, sólo tengo hambre y sed— ni por un deseo de conocimientos sino por una astucia inconsciente que recién ahora descubro: coleccionar palabras, prenderlas en mí como si ellas fueran harapos y yo un clavo, dejarlas en mi inconsciente, como quien no quiere la cosa, y despertar, en la mañana espantosa, para encontrar a mi lado un poema ya hecho."

El mundo de Juana

Escritura sanadora

Sexticles (+18)

Short sex stories for adults. Breves relatos eróticos para adultos.

Pinta y Troquela

Pinta y troquela es mi blog, en el que ire colgando algunos de mis trabajos de scrap.

ZONNE

Stay sunny, stay zonne.

Chica Latinoamericana

crónicas de una vida nómada