Recuerdo de cuando me enamoré del cine

Cuando era adolescente y estaba en la secundaria, casi sin querer descubrí que amaba el cine. Más que la gente “normal” que disfrutaba sentarse a ver una película.

Había descubierto que podía ir sola al cine (aunque yo lo tenía lejos y abarcaba un viaje importante en colectivo) pero además mi padre solía copiarnos películas y cada fin de semana nos traía varias.

No tenía internet en ese momento en mi casa, por lo que no tenía acceso a cientos y miles de películas como ahora, así que siempre las veía a todas (ahora no tengo tiempo para ver todas las que tengo en mi disco y cuando lo haga probablemente el número de películas allí sin ver hubiese aumentado potencialmente).

Cuando veía alguna que lograba fascinarme, era capaz de verla muchas veces. A veces dos en el día, varias en la semana. Así me enamoré de Big Fish (El gran pez) de Tim Burton.

Vi esa película tantas veces que me aprendí cada línea, y siempre me emocionaba en las mismas partes, no importaba que ya supiera todo lo que venía.

Unas compañeras de la escuela que también disfrutaban de ver películas me habían pedido una recomendación. O quizás yo se las hice sin que la pidieran, confiando en que la disfrutarían (casi) tanto como yo. Bueno, eso no pasó. Cuando me dijeron que la vieron, les pregunté a las dos hermanas mellizas qué les había parecido. “Sí, está bien”, sin ser muy expresivas. Y mencionaron lo gracioso que les había parecido la escena en que nace el bebé.

Yo no lo podía creer. De una película tan perfecta, llena de emociones, de situaciones tan originales, profunda, enorme… ellas se habían quedado con un gag menor.

Y así fue la primera vez que se me rompió el corazón. No fue un chico que me gustaba y no me dio bola.

Hoy creo que quizás por eso terminé, sin haberlo planeado, haciendo crítica de cine. Para expresar esas cosas tan increíbles que ciertas películas me generan. Hoy también ya estoy acostumbrada, especialmente en ciertos ámbitos, a recomendar películas y que la devolución luego no fuera ni cercana a la esperada. Ya no me suele afectar así, salvo si justo recomiendo con unas ganas alguna película a alguien que conozco (o creo conocer) mucho y no me puedo imaginar que no pueda apreciarla como yo. Ahí es otra historia.

Pero siempre tendré la posibilidad de sentarme a escribir, probablemente acá, y que alguien lea, o no. Al menos yo lo saqué de adentro.

Anuncios

Jo jo jo Feliz Navidad!

En el post anterior cometí una terrible omisión, me olvidé de otra gran película para ver por estas épocas.

 

Jack Skellington y yo (?) les deseamos una feliz Navidad.

Lo que nos dejó el 2012

¿Balances personales? Olvídense. Creo que lo dije el año pasado, me deprimen. Me encuentro año tras año haciendo las mismas resoluciones.

También quiero destacar que últimamente ando escribiendo poco acá. No paso mucho tiempo en casa y me encuentro todo el tiempo recordando que quiero escribir sobre tal película o sobre tal otra, pero sin la posibilidad de poder sentarme frente a mi laptop, tranquila, con un café (o un jugo, un licuado o una Coca, si hace mucho calor) e inspirada.

El 2012 fue un año raro para mí. No se terminó el mundo, no conseguí novio (¿les conté lo mal que me va en tema relaciones?), no cambié de laburo, no me escapé a ningún lado y no me pasó nada terrible. Sí puedo decir que se me pasó volando.

En fin… ¿por qué sigo hablando de mí? Porque si hay algo que me sale bien, es divagar.

Volvamos al cine, a ese mundo que tanto me gusta, a mi modo de escape de una realidad tediosa…

“Kara (Hayward) is a big reader. I suggested some books that relates to her character, books like ‘Bridge to Terabithia’ and Madeleine L’Engle, but she’d already read them. There was one that she hadn’t read — ‘Over Sea, Under Stone’ by Susan Cooper. They’re all fantasy books like her character reads in the movie.”

El 2012 para mí estuvo marcado por el regreso de dos de mis cineastas preferidos. El primero ni es necesario que lo mencione después de la incontable cantidad de posts que le he dedicado, pero lo voy a nombrar de todos modos: él, Wes Anderson, y su Moonrise Kingdom. El hombre que me volvió a enamorar con una historia de puro amor, entre dos niños que se portan como adultos en un mundo en que los adultos se portan como niños. Ésa es MI película del año. Porque me hizo sonreír, me emocionó, me hizo enamorarme y suspirar.

Sparky is a devoted and playful bull terrier whose sense of curiosity is matched only by his beloved owner, Victor. Sparky enjoys chasing after balls and being the star of Victor’s homemade movies. He exudes tons of energy and enthusiasm, which even his untimely death doesn’t diminish.

El otro gran regreso para mí fue el de Tim Burton. Si bien su regreso fue doble, me olvido de su primer estreno del año y paso directamente a su última obra maestra, Frankenweenie. Porque cuando pensamos que Burton estaba cada vez menos inspirado, volvió al stop motion para regalarnos una película en la cual refleja su amor por el cine, por las mascotas y por los personajes raros y tan aterradores como queribles.

Otra de las películas que más me llegó este año, fue The perks of being a wallflower, porque si bien no logra transmitir todo lo que el libro, supo conmoverme hasta las lágrimas, hacerme sonreír y ponerme la piel de gallina.

Ruby Sparks fue la película que nos trajeron los productores de Little Miss Sunshine junto a la parejita conformada por Paul Dano y Zoe Kasan, quien además escribe. El amor ideal que no existe. Pero mágico al fin.

Como les conté varias veces, me encanta el género de terror pero no siempre veo películas que me gusten lo suficiente como para incluirlas en un “lo mejor del año”, pero creo que este año puedo poner a Sinister en esta categoría, porque logra crear climas de suspenso y terror, con un Ethan Hawke al que no estamos acostumbrados y un final muy atractivo.

En Shame me enamoré de Fassbender. Pero no sólo eso. Sufrí y me ahogué con su protagonista y lloré con la versión de New York, New York que interpreta Carey Mulligan.

Seven Psychopaths fue el regreso de Martin McDonagh, quien me compró totalmente con su In Brudges. Aquí, el humor negro se multiplica y un Sam Rockwell increíble se come la película.

Tinker Tailor Soldier Spy nos trajo a un fascinante Gary Oldman y un final rarísimo pero bellísimo.

Dentro del cine argentino, si hay una película que este año logró fascinarme, fue El último Elvis. Una película de la cual o no esperaba mucho o bien no sabía que esperar, pero que me conmovió muchísimo.

Otra película nacional que me gustó y mucho es La Araña Vampiro, que después de su paso por el Bafici tuvo su estreno comercial (por lo que aproveché y la volví a ver en pantalla grande). Un film que no entra dentro de ningún género, pues abarca un poco de cada uno.

De los festivales de cine, me quedo con la historia de amor juvenil de Un Amour De Jeunesse; Electric Children, sobre una niña que cree embarazarse de una canción de rock; y Masks, un gran homenaje alemán a la película cumbre del director Dario Argento, Suspiria.

Pero no todo lo que brilla es oro (ni toda la gente errante anda perdida), y entre lo peor del año encuentro películas como The Raven (horrible lo que hacen con mi querido Edgar Allan Poe), las secuelas Taken 2 (ridícula) y The Bourne Legacy (ridícula 2, no importa cuánto banque a Jeremy Renner), Cosmopolis (aunque Cronenberg esté entre mis directores preferidos, logró aburrirme y mucho acá), Rock of Ages (un musical con más Glee que rock), Snow White and the Huntsman (¿una secuela? ¿en serio? ¿es necesario? ¿otra vez Kristen Stewart?) y The Hobbit (perdonen a quienes les haya gustado, pero me aburrí y no me provocó nada más que sueño).

Volvió ese Tim Burton

Volvió el Tim Burton del cual me enamoré. Ese Burton enamorado del cine. Con sus personajes de ojos saltones que son o extremadamente delgados o muy gordos. Con esa mirada aniñada hacia la vida. Con sus referencias a los clásicos del terror. Con las colaboraciones de gente como Winona Ryder, Martin Landau y Catherine O’Hara (no todo es Johnny Depp y Helena Bonham Carter, señores). Volvió ese Tim Burton. Y con la novedad (bueno, ya no a esta altura, no es mucha novedad) del 3D.

Victor es un poco como Tim Burton. Al igual que lo era Vincent (el protagonista del corto que contaba con la voz protagonista del gran Vincent Price, el niño que llevaba una vida normal pero su imaginación le permitía sumergirse en mundos oscuros, terroríficos, y hermosos, como los de Edgar Allan Poe). Es un niño que no tiene amigos, excepto su perro. Por eso cuando éste muere no sólo se sumerge en una tristeza profunda, sino que ante la mínima idea encuentra la posibilidad de revivirlo. Porque él no quiere sólo llevarlo en su corazón, sino tenerlo a su lado.

Uno de los personajes que más me gustó es aquel al que le pone la voz el gran Martin Landau, un profesor que recuerda bastante a su interpretación de Bela Lugosi, su modo de hablar, su presencia fuerte, su aire misterioso y medio terrorífico. Es quien defiende la ciencia.

Y ni hablar de la niña rara, con sus ojos saltones y siempre acompañada de su gato peludo.

Referencias hay muchas (sí, desde el vamos la más clara es la de Frankenstein). Desde los apellidos, como el de la familia de Victor (Frankenstein) o el de su vecina Elsa (Van Helsing). El peinado de la perra de la que se enamora Sparky, Persephone (bien digno de la novia de Frankenstein). La imagen de Christopher Lee en la tv interpretando al mítico vampiro en “Horror of Dracula”. Jurassic Park. Gremlins. Aquí les dejo unos pósters que les darán unas ideas de las películas a las que homenajea Burton.

Escrita por su colaborar habitual, John August, la película cuenta con la dosis justa de emoción, humor y acción. Es quizás el padre de Victor quien tiene las frases más sabias. “A veces los adultos no sabemos de lo que hablamos”. “Es fácil prometer lo que sabemos que no podemos cumplir”.

Les recomendaría que no pierdan tiempo y vayan a verla, subtitulada. Ya no hay muchas funciones en su idioma original y sí, son todas de noche. Hagan el esfuercito. Háganme caso.

Amor es…

Sacártelo de la cabeza pero que el destino busque la forma de volver a encontrarlo y que todo suceda otra vez. Se borra de la cabeza, no del corazón.

Cruzar los océanos del tiempo para encontrar tu amor perdido hace siglos, pero decidir que la amás demasiado como para condenarla.

Conocer a alguien durante cuatro días y que cambie tu vida por completo; estar en el aeropuerto y tener la epifanía de que la elipsis que consideraste es tonta y que no importa que estemos fucked up, queremos pasar el resto de nuestra vida con esa personita.

Encontrar por fin alguien que te entiende, te acepta como sos, y es la única persona que puede darte aquello que buscás, y a quien uno espera entregar toda su voluntad, sin importar cómo lo vean los de afuera.

Conocer al amor de tu vida, que el tiempo se detenga, luego avance rápido y la pierdas de vista. Trabajar duro para conocerla y luego aparecerte frente a su casa con ciertos de sus flores preferidas.

Pero lamentablemente el amor también es algo que con el tiempo puede desgastarse hasta desvanecerse por completo.

Mejor dicho, no sé qué es el amor, no creo que se pueda describir. Sólo sé que love is all you need.

Las sombras tenebrosas de Tim Burton

No sé si alguna vez lo conté, pero Tim Burton fue mi primer director preferido. Fue el primero al que empecé a seguir ante darme cuenta que más películas suyas veía, más me gustaban. Aunque es cierto que ya no logra películas como Ed Wood o Big Fish, mis preferidas. Aún así, las noticias de sus próximas películas siempre me llenan de emoción. A veces no está tan bueno. Seguramente, muchos cuando nos enteramos que Burton iba a dirigir Alicia en El País de las Maravillas, creímos que ya era hora, que parecía haber nacido para hacer esa película. Pero entonces se estrenó y fue bastante decepcionante. La próxima novedad que tuvimos fue que iba a dirigir una de vampiros y, para variar, protagonizada por Johnny Depp.

 
 
 
If I can’t have you, my love, I’ll destroy you! 
 
Dark Shadows está basada en una serie (que no he visto) que retrata la historia de Barnabas Collins, un vampiro a causa de una maldición, que despierta dos siglos más tardes y debe aggionarse al mundo moderno y a la realidad de lo que es su familia (o lo que quedó de ella) actualmente (mientras antes eran los más poderosos de un pueblo que incluso ayudaron a construir, hoy unos pocos descendientes viven en la casi abandonada mansión y casi no quedan rastros de aquel linaje poderoso que alguna vez fueron). La trama de la película es muy interesante. No es una típica película de vampiros, tampoco es una película de terror. Es una comedia negra, con el amor (bueno, pueden llamarlo obsesión si así les gusta más) como tren de la historia, ya que Barnabas ha sido maldito por la bruja Angelique (una increíblemente hermosa y rubia Eva Green), que al no poder tenerlo, quiere destruirlo.
 
La primera mitad de la película me pareció brillante. Es muy divertido ver a Barnabas en un mundo que no conoce a la vez que intenta sobrevivir como la criatura en la que se ha convertido. También los miembros de la familia son atractivos, más que nada la hija rebelde (divina Chloe Moretz) y la psiquiatra ebria (la siempre magnífica Helena Bonham Carter). Pero ya más cerca del final, la película desborda. Suceden demasiadas cosas y muchas no parecen encajar. También vale la pena destacar cierta aparición que ya adelantan desde los créditos iniciales y es la de Alice Cooper.
 
Resumiendo, la película de Tim Burton es buena. La estética inigualable y el uso de la música hacen su aporte también. Aún así, hay motivos para seguir expectantes ante la carrera del director, ya que este es un año en que lo tenemos multiplicado por dos. Más cerca de fin de año (el estreno estaba previsto para octubre pero recientemente lo pasaron al 22 de noviembre), se estrena Frankenweenie, la versión largometraje del corto del director. Y yo creo que en el stop motion es una de las técnicas en las que el director más parece inspirarse. Así que de las dos películas de este año, es la que más ansiosa venía esperando.
 
 

La mejor película de Tim Burton


Mi película preferida de Tim Burton es aquella que se agarra de una persona, Ed Wood Jr., para hablar sobre el cine de una época, de bajo presupuesto, pero sobretodo habla de hacer aquello que a uno le gusta, más allá de lo que difícil que puede ser.

Entonces, Burton, en lugar de burlarse del ‘peor director de la historia’, lo muestra como un soñador y perseverante. Aquel con tantas ansias de filmar que hace de todo para poder conseguirlo.
Sin duda, la mejor parte de la película es aquella en la que se ve desbordado cuando deja de tener el control a manos de quienes le daban el dinero para filmar. En un bar, un poco deprimido, se encuentra con su gran ídolo, Orson Wells. Se le acerca, le habla y él lo aconseja. Y le dice que para él, la película que más disfrutó hacer fue Citizen Kane; aunque no haya sido la más exitosa, él hizo la película que quiso hacer.
Filmada en blanco y negro, con la estética de las películas de aquella época, Burton le da a Johnny Depp el papel de este hombre tan particular, que además tiene fetichismo por la ropa de mujer y de hecho le gusta transvestirse. Su mujer por aquella época, Lisa Marie, interpreta con gran sutileza y belleza a la gran Vampira. Bill Murray, Sarah Jessica Parker complementan el elenco. Pero quien se lleva todos los laureles es Marin Landau, en el papel del gran Bela Lugosi, el primer Drácula de la historia del cine, y el ídolo de Ed Wood, quien se transforma en su amigo e intenta hacerlo volver a la fama mientras el resto del mundo lo tiene olvidado pensando que ya había muerto.
La actuación de Landau es brillante. No me puedo olvidar de aquella escena en el hospital donde Ed sabe que a falta de seguro médico ya no se puede quedar; le dice que se tienen que ir, él lo mira y le pregunta si ya se curó, a lo que él le responde que sí. ‘Pero no me siento curado’ le dice Lugosi.
Y si bien ésta, probablemente la película menos conocida y vista de Tim Burton, es mi preferida, hay otra que no puedo dejar de mencionar. Es por eso, que Tim Burton sigue estando entre mis directores preferidos. Porque por más que a veces haga películas no tan geniales (y bueno, malas) no me puedo olvidar que entre otras buenas películas, hizo dos obras maestras.
Y por supuesto hablo además de Big Fish, película que vi incontables veces (en una época la veía todas las semanas). Una película que invita a ver la vida con otros ojos. Y bueno, de la cual ya hablé.

P.D: Quiero a alguien que me quiera aunque sea una partecita de lo que Edward Bloom ama a Sandra Templeton.

Nunca pasa como en las películas


Allí, dos personas se conocen y sólo pueden necesitar horas, días para enamorarse. Yo me enamoro así de rápido y soy considerada loca.

Eso, sumado a que ni siquiera suelo ser correspondida. Muchas veces en realidad ni me entero si tenía oportunidad por quedarme callada. Pero una vez que abro la boca, mejor dicho, mi corazón, tampoco sucede.
Todo se parece demasiado a lo que se supone es la vida. No a las películas. Uno siempre cae en lo seguro, en lo fácil, en lo conocido. Yo también podría hacerlo si quisiera, pero no quiero. No me siento bien así.
Quizás vivo demasiado en ese mundo de fantasía que no dejo de alimentar, con historias, películas, cosas que escribo, que imagino, que sueño. Quizás todavía no termino de descubrir qué carajo es la vida, cómo funciona.
Ojo, tampoco hablo de las típicas comedias románticas, o drama del estilo The Notebook. Hablo de esas historias tipo Garden State, o Eternal Sunshine of the Spotless Mind, o Before Sunrise. ¿Cuánto tiempo necesitaron para enamorarse? ¿Tan imposible es que eso suceda en la vida real? ¿Existe el amor a primera vista? Cada vez creo menos en el amor.
Venía tanto necesitando una historia así y casi, casi, creí encontrarla. Hasta que terminó antes de empezar. No me eligieron. Y esta vez sí tuvieron la oportunidad de hacerlo.

Películas que me cambiaron la vida: Big Fish

Con Tim Burton tengo una relación rara. La verdad, en una época me encantaba, estaba entre mis directores preferidos. Pero con el tiempo, me ha ido decepcionado. No obstante no lo odio ni nada por el estilo. ¿Por qué? Porque me regaló dos de las películas más maravillosas que vi en mi vida. Mi preferida es Ed Wood, a la cual ya me dedicaré en su momento. Y la segunda, es Big Fish.


‘El gran pez’ es una película maravillosa, una adaptación de una novela que no leí. Protagonizada por el siempre genial (hay pocos actores que logren tal versatilidad en cualquier tipo de personaje que le toque interpretar) Ewan McGregor. Junto a él, la gran Jessica lange, el correcto Billy Crudup, una por ese momento desconocida por mí francesita que me enamoró Marion Cotillard, el gran Albert Finney, la infaltable Helena Bonham Carter y varios nombrecitos más por ahí muy interesantes.

Pero lo que rescato de esta película, es no sólo la historia preciosa y la forma en que está contada esta gran aventura, sino el momento en el que llegó a mi vida. Fue después de ver esta película cuando me di cuenta que lo que yo quería hacer estaba en el cine.

Hay una frase de Daney en su texto ‘El travelling de Kapo’ que se me viene inmediatamente:

Y en el anden del subterráneo me doy cuenta de que esa pregunta odiosa que nunca había sabido contestar (“¿Qué vas a hacer de tu vida?”) por fin tiene respuesta. Más tarde, de una forma u otra, será el cine (…).

Y así fue. Así nació mi amor por este séptimo arte. De la mano de Tim Burton. Por eso nunca lo voy a odiar. Simplemente prefiero quedarme con su obra un poco más temprana, aunque la película que menciono está un poco en el medio. De hecho, después de esta película, creo que Burton nunca logró ninguna cosa parecida a obra maestra como con muchas de sus anteriores. De su etapa posterior, sólo rescato Corpse Bride. Algunas no son tan malas pero ya no es lo mismo.

Pero como para no hablar sólo de mí y hablar un poco de la película en sí, me voy a quedar conla idea de que la vida misma puede ser una aventura. Y voy a volver a citar, a Alejandro Dumas esta vez.

La vida es maravillosa. Sólo hay que mirarla con las gafas correctas.

 

Un contador de las historias más increíbles que se distancia de su hijo cuando éste cree que no lo conoce, porque todas esas historias son mentira, sólo buscan entretener. Pero cuando él enferma y sabe que puede perderlo, comienza un viaje que lo lleva a descubrir que no todo era mentira, que simplemente había sido dibujado un poco para ser más interesante. A esta historia de padre-hijo se le suma la preciosa historia de amor de sus padres. En fin, un film muy rico por donde se lo mire. En mí provoca muchas cosas y claro, algunas lágrimas también confieso.

Decepciones del 2010: Alice in Wonderland


¿Qué anda pasando con Tim Burton? En una época era mi director preferido. Si él es el responsable de genialidades como el corto Vincent y películas como Beetlejuice, Ed Wood (sin dudas mi preferida), Sleepy Hollow y Big Fish.

Sabemos que el fuerte de Burton siempre ha sido la estética, oscura, gótica. Pero aquí ha caído tanto en la imagen, que parece haber olvidado el resto. Su creatividad ha caído notablemente en los últimos años. Yo creo que después de Big Fish, la única película que hizo realmente buena e interesante fue Corpse Bride.

Cuando salió la noticia de que Burton haría su versión de Alicia en el País de las Maravillas, todos creímos que era la pareja perfecta. La historia es digna de ser contada a lo burtoniano. Y el elenco sólo sorprende por su Alicia, Mia Wasikowska, y quizás Anne Hathaway como la Reina Blanca, porque para el resto se agarra de viejos amigos como Johnny Depp y Helena Bonham Carter.


¿Qué falló con la película? Varias cosas seguramente.

Primero y principal, la trama. Del principio hasta al final no hay una evolución lo suficientemente fuerte, nada cambia demasiado hasta unos minutos antes de rebelarse contra la reina, y ahí sí un punto fuerte: Helena increíble como la Reina Roja.


Johnny Depp parece destinado a interpretar caracteres excéntricos y no le sale mal. Pero cuando el personaje no tiene el suficiente peso y toda esa excentricidad parece bastante injustificada, no sirve demasiado.


Sobre la adaptación no puedo hablar demasiado, porque confieso no he leído ninguno de los dos libros sobre Alicia.

El resto de las actuaciones, son en general también, bastante pobres. La verdad, Anne Hathaway está preciosa pero nada más.

Es una pena que Burton pareciera un poco perdido, intentando retomar su rumbo. Sólo esperamos lo logre prontito porque a alguien que fue capaz de hacer películas tan geniales no se le puede agotar el talento así como así.

té de flor

lettering, bullet journal, infusiones, libros, labiales y lugares.

Bitácora de pensamientos

Lugar donde entierro las palabras y sentimientos que surgen de la voz de mi inconsciente, la cual es sutil, pero no descansa hasta ser escuchada.

Letrologias

Aqui danzan las palabras, formando galaxias de inspiracion, donde habitan millones de letras buscando sentido a su existencia...

Nada es real

Mi visión particular de las cosas

caminando...

mirando hacia adelante, buscando mi destino

Un gato mas en la ciudad

To bit or not to bit

Espacio de imágenes y palabras

El arte... Expresión de sensaciones, sentimientos, fantasías, ideas...

Junior

Un niño hecho hombre y va en solitario, con humildad.

Luna Paniagua

Escritura y lectura

VIENDOFOTOS

CarlosGF fotografía

Icástico

"Una cosa es ser solidario y otra serlo a cambio de nada" (Mariano Rajoy, quién sino)

ClemSinOxígeno

Escritora que vuela a un centímetro del suelo.

Todos los dias un viaje ~ Blog

Una mirada sobre el mundo. Viajes. Lugares. Gentes. Arte y Cultura.

Letras Desordenadas

Un blog sobre libros, escritores y lectores.

Mis historias y otros devaneos

Blog de Lídia Castro Navàs

Cafés para el alma

mientras sigo perdida entre palabras

A la Sombra de la Luna

Verdades que parecen Mentiras & Mentiras que parecen Verdades.

Ana Centellas

En un viaje hacia mi aventura literaria

Viajera Indómita

Relatos y fotografías itinerantes

ColorFul World by Magda

Magdalena Esparza

Some Films and Stuff

Sometimes I watch films and write stuff down.

No tienes idea

¿Piensas que me conoces? ... Créeme, no tienes idea

Reading and Living

Un blog 70% literario y 30% cotidiano.

SOY_FURTIVAA

de todo un poco!!!

Tinta, Pluma y un Chai

No sabia por donde empezar, y empecé por mi

Singularette

No solo soltera, sino singular

Una chica trotamundos

CONSEJOS E HISTORIAS DE UNA CHICA VIAJERA

Un pedacito de Mar

un espacio para echar a navegar ideas...

Zambullida's Blog

Sobre la belleza de lo humano

Abrazoscompartidos

...porque las palabras también abrazan

Atardecer en blanco y negro

Aspiro a respirar sin recordar el olvido

Luciano Escribe

Ficción - Cuentos - Historias - Poesía - Cartas - Reflexiones - Alegorías

Escritura Creativa

Desvaríos de una hija del trópico, amante del mundo.

La caricia del gato negro

Blog literario de Andoni Abenójar

enalma fotografías

Reflejo de un instante de vida

El Café de Nicanor

-en la mesa más redonda-

Camino al andar

Blog de viajes

Mi camino buscandoT

...y os encontré.

Cerdo Venusiano

Tocino, ciencia ficción y chistes prosaicos.